El Gobierno evitó condenar a Ortega y cuestionó la “injerencia” en los comicios en Nicaragua

·3  min de lectura
Santiago Cafiero junto a Juan Manzur
Santiago Cafiero junto a Juan Manzur

En un comunicado conocido al filo de la medianoche, y después de casi dos días de silencio público, el Gobierno evitó cuestionar el triunfo de Daniel Ortega y su nueva reelección en Nicaragua, en comicios cuestionados donde no participaron siete de los principales dirigentes de la oposición, encarcelados por el régimen o exiliados.

“Reiteramos nuestra preocupación ante la detención de dirigentes opositores, así como la necesidad de que el gobierno nicaragüense vele por el respeto de los derechos humanos de toda la población”, afirmó la cancillería en ese comunicado. En relación a las elecciones fue menos crítico: expresó que “a horas de haber finalizado el acto eleccionario, mantenemos nuestra tradición diplomática de no injerencia en cuestiones internas en otras naciones”. Un argumento que el propio presidente Alberto Fernández dejó de lado al reconocer a Pedro Castillo como presidente de Perú antes de terminado su pleito judicial con Keiko Fujimori, por dar sólo un caso reciente.

De este modo, la Casa Rosada no se sumó a la condena, encabezada por Estados Unidos, buena parte de la Unión Europea y hasta vecinos del Mercosur como Uruguay, que hablaron de “farsa” y llamaron a desconocer los resultados. Tampoco coincidió con sus “socios” Bolivia, Cuba o Venezuela, además de Rusia, que celebraron el triunfo sandinista sin tapujos y hasta hablaron, como Evo Morales, de la “derrota del intervencionismo yankee” en tierras centroamericanas.

La lenta transformación de “Wado”, una señal que se sigue con atención en la Casa Rosada

Ante el prolongado silencio del Gobierno, la oposición de Juntos por el Cambio sí cuestionó la legitimidad de los comicios en Nicaragua y le pidió a la Casa Rosada y la Cancillería que desconozcan los resultados, que arrojaron un triunfo de Ortega por más del 75 por ciento de los votos.

“Instamos al gobierno argentino a desconocer el resultado de la farsa electoral que ocurrió en Nicaragua”, afirmó el Pro a través de su secretario de Relaciones Internacionales, Fulvio Pompeo. “Nos sumamos al llamado de la comunidad internacional que reclama para que el régimen de Ortega-Murillo tome inmediatamente las medidas necesarias para restaurar la democracia y la libertad de los nicaragüenses”, agregó Pompeo, cuyas declaraciones vía Twitter fueron reproducidas por el expresidente Mauricio Macri y otros dirigentes de Juntos por el Cambio. “Es un error grave que no hayan condenado la elección y encima hace días estuvieron con Evo (Morales) que avaló ciento por ciento a Ortega”, agregaron fuentes de la oposición.

El presidente de Nicaragua, Daniel Ortega, y su esposa y vicepresidenta Rosario Murillo
El presidente de Nicaragua, Daniel Ortega, y su esposa y vicepresidenta Rosario Murillo


El presidente de Nicaragua, Daniel Ortega, y su esposa y vicepresidenta Rosario Murillo

Durante la jornada, desde los distintos despachos, sobre todo jefatura de gabinete y la portavoz, Gabriela Cerruti, delegaban la toma de posición en la cancillería argentina, que sin embargo se mantuvo sin declaraciones ni comentarios durante toda la jornada. El silencio se extendió también a sectores del kirchnerismo duro, con algunas pocas excepciones: la agrupación Populismo K, que tuvo a uno de sus dirigentes, Hipólito Yrigoyen, como “veedor” en los comicios, y que desde Managua se refirió a las elecciones “libres” y publicó en redes sociales fotos que daban cuenta de la “gran participación” en comicios seriamente cuestionados por organizaciones de derechos humanos, la OEA y distintos países de Occidente.

Solo en Off: la boda de una ministra Pro y un exalbertista porteño

También el exlegislador porteño y dirigente del Espacio Puebla, José Cruz Campagnoli, afirmó a LA NACION que estaba “conforme con el proceso electoral” en Nicaragua, por lo que apoyaba la continuidad en el poder de Ortega, que junto a su esposa Rosario Murillo maneja los destinos de ese país desde 2007. “Nicaragua. Daniel Ortega. 75% de votos en 65% de participación; España, Pedro Sánchez 2019: 28% de votos, con un 66.23% de participación; Chile, Piñera 2017: 36.64% de votos con 46.72% de participación; Colombia, Duque 2018 : 39.34% de votos de 55% de participación. ¿Quién tiene legitimidad para objetar el proceso electoral nicaragüense?”, se preguntó el dirigente kirchnerista, uno de los pocos en dar su postura sobre el cuestionado comicio nicaragüense.

Nuestro objetivo es crear un lugar seguro y atractivo para que los usuarios se conecten en relación con sus intereses. Para mejorar la experiencia de nuestra comunidad, suspenderemos temporalmente los comentarios en los artículos.