El Gobierno hace un llamado a la oposición, gremios y empresarios con el objetivo de “bajar un cambio”

·5  min de lectura
Wado de Pedro con empresarios
Wado de Pedro con empresarios

Tras la conmoción que provocó el atentado contra Cristina Kirchner, el Gobierno trabaja en una “amplia convocatoria”, que incluya a la oposición, sindicalistas y empresarios. En esto está focalizado el ministro del Interior, Eduardo “Wado” de Pedro, que, con el guiño de la vicepresidenta y Alberto Fernández, se propuso hablar con referentes de los principales partidos políticos.

“A un año de cumplirse 40 años de democracia debemos recuperar la racionalidad y bajar un cambio”, dijo el ministro del Interior en un mensaje a toda la dirigencia. Según confió el funcionario, algunos líderes opositores, a los que prefirió no mencionar, se mostraron de acuerdo con que llegó el momento para dar una señal en conjunto a toda la sociedad. Sin embargo, altas fuentes de Pro negaron a LA NACION cualquier contacto con el kirchnerismo.

El ministro político, uno de los funcionarios más cercanos a la expresidenta ya habría conversado con opositores. “No vengo a señalar con el dedo a nadie. Vengo a proponer con humildad un debate necesario para reencauzar la convivencia democrática”, explicó a LA NACION De Pedro.

Guardia en casa Rosada.  Wado de Pedro
Guardia en casa Rosada. Wado de Pedro - Créditos: @Hernán Zenteno

Y agregó: “La disputa electoral tiene que ser propositiva, no generar más incertidumbres. La gente necesita tranquilidad y la dirigencia nacional tiene que generar certezas”.

El ministro, uno de los líderes de La Cámpora, calificó el ataque que protagonizó Fernando Sabag Montiel como “un punto de inflexión”. Según la mirada de De Pedro, llegó la hora de “hablar sobre qué tipo de convivencia democrática queremos en nuestro país”.

Una de las opciones que evalúan en la Casa Rosada es aprovechar el llamado que lanzó la Iglesia para el sábado para “rezar por la paz”. La cita, a la que invitó el intendente de Luján, Leonadro Boto, será el sábado en Luján. A eso se sumarán misas en todo el país.

“Desde hace días estoy conversando con algunas de las principales fuerzas políticas en este sentido: trabajar en una convocatoria amplia para reflexionar sobre cómo llegamos a esta situación y cómo seguimos construyendo una argentina que funcione”, graficó De Pedro.

Cristina Kirchner y Wado De Pedro
Cristina Kirchner y Wado De Pedro - Créditos: @Ministerio del Interior

Sin hacer mención a los “discursos del odio”, uno de los temas que generó debate entre oficialismo y oposición en los últimos días, De Pedro habló de “la necesidad abordar el tema de la intolerancia política en nuestra sociedad” y celebró “el repudio casi generalizado de los principales dirigentes al intento de asesinato de Cristina Kirchner”.

El ministro de Interior, que por pedido de la expresidenta fue parte de la mesa negociadora con el gobierno porteño durante el conflicto que se abrió por la instalación de las vallas en la puerta del domicilio de la expresidenta –días antes del atentado–, también hizo hincapié en la necesidad de sumar voluntades en la eventual convocatoria.

Ya anticiparon su presencia algunas organizaciones sociales y es posible que también se haga presente la cúpula de la CGT, por eso, para De Pedro, es fundamental que también estén representados los empresarios.

“En estos tres años de gestión tuve la oportunidad reunirme y de discutir con empresarios de todos los sectores un plan de desarrollo federal y lo que veo es que la mayoría de los empresarios y de los emprendedores, con los que charlé en todo el país, están pensando en cómo resolvemos los problemas que nos dejaron y cómo hacemos para crecer. Hay muy buena predisposición al diálogo en todos los sectores”, manifestó.

Eduardo "Wado" de Pedro en la zona del vallado durante la manifestación en apoyo a la vicepresidenta Cristina Fernández de Kirchner.
Eduardo "Wado" de Pedro en la zona del vallado durante la manifestación en apoyo a la vicepresidenta Cristina Fernández de Kirchner. - Créditos: @Marcos Brindicci

De Pedro fue moderando su posición con el paso de los días. El ministro pasó de un duro cuestionamiento a la oposición y los medios por el intento de magnicidio a una postura dialoguista, a tono con el perfil que viene construyendo desde hace tiempo.

“No es un loco suelto ni es un hecho aislado: son tres toneladas de editoriales en diarios, televisión y radios dándole lugar a los discursos violentos. Son los que sembraron un clima de odio y revancha, y hoy cosechamos este resultado: el intento de asesinato a Cristina Kirchner”, se despachó vía Twitter horas después del ataque. Un día después ya había cambiado el tono. “Seguimos siendo más los que elegimos vivir en una Argentina democrática, sin odios ni violencia”, escribió en redes sociales.

Esto es lo que pretende para el resto de la dirigencia. Pero la tarea que encabeza De Pedro también se ve amenazada por las internas de cada coalición. Es por eso que la estrategia del ministro del Interior es lograr de cerrar consensos sin exponer a los dialoguistas a los dirigentes más radicalizados.

Un ejemplo de esto es la postura que hizo pública hoy Horacio Rodríguez Larreta. “Nunca me podría poner de acuerdo con el kirchnerismo”, dijo el jefe de gobierno porteño, que así volvió a endurecer su posición. En la Casa de Gobierno no sorprendió el tono de Rodríguez Larreta y lo relacionan directamente con la presión interna que le genera Patricia Bullrich.

Pese a algunas reacciones, en distintas oficinas de Balcarce 50 son optimistas con la posibilidad de alcanzar un mínimo acuerdo, aunque saben que las posibilidades de alcanzar una fotografía de oficialismo y oposición juntos, como ocurrió el último jueves en el Senado, es muy difícil.