El Gobierno lanzó Súper Cerca, pero confirmó el fin del congelamiento de precios

·4  min de lectura
La Casa Rosada dio por terminado el programa Precios Máximos, resistido por las empresas
archivo

El Gobierno lanzó una nueva canasta “antiinflación” para comercios de barrio al tiempo que dio por terminado el programa Precios Máximos, la política de congelamiento de precios de más de 100.000 productos que se inauguró con la pandemia y que tenía en pie de guerra a las compañías de consumo masivo, que advertían por un fuerte desfasaje en los costos.

El Ministerio de Desarrollo Productivo presentó el programa Súper Cerca, una canasta de 70 productos de primera necesidad (alimentos, bebidas, limpieza y perfumería) que tendrá un precio fijo por 180 días y que estará disponible en los comercios de proximidad de todo el país (minimercados, autoservicios y comercios de barrio). La otra novedad es que los productos tendrán los precios impresos en el paquete.

El listado incluye 30 productos de almacén -como arroz, azúcar, fideos, harina, galletitas, yerba y pan rallado- y diez productos lácteos, entre los que se cuentan tres variedades de sachet de leche (a $74) y cuatro variedades de yogurt (de entre $44 y $94). También figuran cinco bebidas sin alcohol, seis productos de cuidado de la ropa, cinco productos de limpieza, dos variedades de pan, ocho productos de perfumería y pañales.

La canasta fue producto de una negociación con 24 empresas del sector, entre las que se cuentan Arcor, Unilever, P&G, Molinos, Quilmes, Danone, Nestlé y Mastellone. “Precios Cuidados ya está instalado con 160 productos en grandes supermercados, pero teníamos pendiente llegar a los comercios de proximidad. Esta es una canasta que estará a mano del consumidor y que dará previsibilidad hasta fin de año. Y es transparente porque el precio estará en el paquete”, dijo la secretaria de Comercio Interior, Paula Español, durante la presentación de la medida en Casa Rosada.

Así, a partir de ahora, el Gobierno sostendrá dos canastas de productos –una para supermercados y otra para comercios de proximidad– que surgen de una concertación con las empresas. Pero terminará con el programa Precios Máximos, la política compulsiva de congelamiento masivo que estuvo vigente por más de un año.

Así lo confirmó el ministro de Desarrollo Productivo, Matías Kulfas, ante una pregunta de LA NACION. “Precios Máximos fue una herramienta que presentamos al inicio de la pandemia, cuando había fuertes restricciones y gran incertidumbre. Dijimos que era una medida provisoria y comenzó a desarmarse a fines del año pasado. Con este nuevo escenario, donde habrá distintas canastas de precios protegidos, es que Precios Máximos finaliza el día de hoy”, dijo el funcionario en la sede de gobierno. Además, advirtió que no está prevista una quita del IVA en alimentos por fuera del beneficio de la Tarjeta Alimentar.

La decisión de no renovar Precios Máximos descomprime la conflictividad entre el Gobierno y las principales cámaras del sector alimenticio. Daniel Funes de Rioja, titular de la Coordinadora de las Industrias de Productos Alimenticios (Copal) y flamante presidente de la UIA, venía reclamando que se levantara ese programa de congelamiento y advertía sobre el desfasaje los costos logísticos y de las materias primas.

“Nosotros no estamos a favor, de ninguna manera, de congelamientos de precios o precios máximos. Sí estamos de acuerdo en Precios Cuidados”, dijo Funes De Rioja días atrás en declaraciones radiales.

Precios, al tope de la agenda

La batalla contra la inflación, como ya reconocen todos los accionistas del Frente de Todos, es la pelea de fondo que deberá dar el Gobierno de cara al turno electoral de este año. Las encuestas que leen en el oficialismo marcan una luz de alerta: la vacuna será crucial, pero insuficiente cuando lleguen las PASO en septiembre. El principal desafío que tendrá el Frente de Todos estará en los precios y el poder adquisitivo de los bolsillos.

Axel Kicillof junto al presidente Alberto Fernández
Axel Kicillof junto al presidente Alberto Fernández


Axel Kicillof junto al presidente Alberto Fernández

Por eso se espera que el Gobierno cope la agenda con sucesivos anuncios que apunten al bolsillo, mientras publicita el avance del plan de vacunación, que comenzó a fluir con mayor velocidad.

En el caso de los precios, en cambio, el panorama es más sombrío. La meta de inflación del 29% que Guzmán puso por escrito en el presupuesto ya quedó desdibujada en el primer cuatrimestre del año . Hoy Kulfas reconoció: “Es un problema complejo donde no hay soluciones mágicas ni voluntaristas”.

Y evaluó: “En 2021 nos encontramos con un shock de precios internacionales en las materias primas que tuvo un impacto significativo. La inflación es un fenómeno multicausal cuya solución involucra a las políticas del Ministerio de Economía, a las negociaciones salariales –para que el salario le gane a la inflación– y a los programas de apoyo que complementan esas estrategias”.

La canasta “Súper Cerca”, entonces, integra ese pack de herramientas “complementarias”. Un nuevo paliativo frente a un problema sin una solución de fondo a la vista.

Nuestro objetivo es crear un lugar seguro y atractivo para que los usuarios se conecten en relación con sus intereses. Para mejorar la experiencia de nuestra comunidad, suspenderemos temporalmente los comentarios en los artículos.