El Gobierno interino de Bolivia crea una comisión para la transmisión del mando

Agencia EFE
·2  min de lectura

La Paz, 26 oct (EFE).- El Gobierno transitorio de Jeanine Áñez creó este lunes una comisión que organizará los actos para la investidura del presidente electo, Luis Arce.

El Ministerio de Relaciones Exteriores estará a cargo de la citada comisión hacia la toma de juramento de Arce como nuevo presidente de Bolivia el próximo 8 de noviembre, dijo a los medios en La Paz el ministro interino de la Presidencia, Yerko Núñez.

Para que la transición sea "ordenada", el Ejecutivo transitorio ha pedido que el presidente electo acredite comisiones de hasta cinco personas por cada ministerio para la entrega de la correspondiente información documentada sobre el manejo de cada cartera de Estado, indicó.

"Con esta acción concluirá la labor del Gobierno constitucional de la presidenta Jeanine Áñez e iniciará el trabajo del Gobierno electo", sostuvo Núñez.

El ministro interino remarcó que en los once meses de la gestión transitoria se aunaron "esfuerzos" para cumplir con las tres metas que se trazaron: "pacificación, transición y gestión".

"Recibimos un país que ardía en algunos casos literalmente ante la ausencia de un Gobierno legítimo y legal. Gracias a la apertura y el diálogo, arribamos a consensos que nos devolvieron la calma", afirmó Núñez.

También mencionó la lucha contra la pandemia de la covid-19 y el respaldo brindado al órgano electoral para los recientes comicios generales entre las principales tareas encaradas.

Luis Arce, el exministro de Evo Morales, venció en las recientes elecciones con el 55,1 % de los sufragios, por encima del 50 % más uno que necesitaba para ganar en primera vuelta.

Las elecciones generales se repitieron prácticamente un año después de que se anularan las del 20 de octubre de 2019 entre denuncias de fraude a favor del entonces presidente, Evo Morales, que había sido declarado vencedor para un cuarto mandato seguido y que renunció denunciando que era forzado a dejar el poder por un supuesto golpe de Estado.

Los resultados de los recientes comicios fueron aceptados casi sin objeciones, a diferencia del proceso de 2019 que levantó sospechas de fraude de inmediato por una serie de irregularidades que son investigadas penalmente y que Morales niega.

(c) Agencia EFE