El Gobierno georgiano dice que no perderá el tiempo en caprichos de la oposición

Agencia EFE
·2  min de lectura

Tiflis, 1 abr (EFE).- El primer ministro de Georgia, Irakli Garibashvili, afirmó hoy que el Gobierno no "perderá más el tiempo en discutir los caprichos de la oposición", dando por cerrado el proceso de negociación con las formaciones opositoras que boicotean las labores del Parlamento.

"La oposición radical no trata se hallar una solución, no tiene la fuerza ni la sensatez para renunciar a sus reclamaciones infundadas", dijo Garibashvili en una reunión del Gabinete de Ministros retransmitida por la televisión local.

Según el jefe del Gobierno, la formaciones opositoras se han negado a firmar el documento presentado por el mediador de la Unión Europea, Christian Danielsson, e insisten en la repetición de las elecciones parlamentarias de octubre pasado, cuya legitimidad ha sido reconocida por la comunidad internacional.

"El Gobierno de Georgia a partir de ahora se concentrará exclusivamente en la solución de los problemas reales del pueblo y del país", afirmó Garibashvili, quien subrayó que en el documento presentado por Danielsson no hay la más mínima alusión a la celebración de elecciones parlamentarias anticipadas.

Insistió en que la oposición radical no está interesada en la solución de la crisis, para añadir: "No vamos a perder el tiempo en negociaciones absolutamente improductivas y vacías".

El primer ministro aseguró que Sueño Georgiano, la formación gobernante, hizo todo lo que estuvo en sus manos para alcanzar un compromiso en las dos rondas de negociación celebradas con la mediación de Danielsson, pero no fue posible por la intransigencia de la oposición.

La crisis política en Georgia se desató tras las elecciones parlamentarias de octubre, calificadas de fraudulentas por la oposición y en las que el Sueño Georgiano obtuvo 90 de los 150 escaños que conforman el Parlamento.

De los 60 diputados elegidos por las formaciones opositoras, solo seis se han incorporado a las tareas del Legislativo, mientras que los 54 restantes participan en el boicot.

La crisis georgiana se agudizó a raíz de la reciente detención del líder del MUN, Nikanor Melia, acusado de organizar hace dos años graves disturbios en la capital del país, tras lo cual la oposición anunció protestas indefinidas ante el Parlamento.

(c) Agencia EFE