Gobierno gazatí eleva a 9.257 el número de palestinos muertos y a 23.516 el de heridos

Jerusalén, 3 nov (EFE).- El Ministerio de Sanidad de la Franja de Gaza elevó este viernes el número de palestinos muertos en la Franja desde el comienzo de la guerra a 9.257 y el de heridos a 23.516.

Según un comunicado del Ministerio, controlado por el brazo político del grupo islamista Hamás, entre las víctimas mortales hay 3.826 niños y 2.405 mujeres.

De acuerdo con la fuente, en las últimas horas murieron 196 personas en ataques israelíes. Asimismo, informó de que hay 2.100 personas desaparecidas, entre ellas 1.200 niños que podrían estar bajo los escombros.

Por otra parte, el Ministerio ha hecho un llamamiento internacional para que se abastezcan de combustible los hospitales de Al Shifa y el Hospital Indonesio "antes de que ocurra un desastre inminente".

Según la Portavocía de Sanidad, ambos centros médicos están operando con generadores de electricidad secundarios, después de que los generadores principales dejaran de funcionar.

El objetivo es "mantener el trabajo en solo tres servicios sensibles y cortar la electricidad al resto de los departamentos del hospital".

"Intentaremos conectar la electricidad solo 4 horas a las estaciones de oxígeno y esterilización, a las bombas de agua y a algunos servicios de apoyo", dijo el portavoz ministerial.

El Ministerio recordó que los cortes de electricidad afectarán a la capacidad de los equipos médicos de monitorear los signos vitales de los pacientes hospitalizados y a la de practicar operaciones quirúrgicas a su debido tiempo.

Asimismo, las autoridades sanitarias han pedido a la población gazatí que done sangre para atender a los heridos y ha urgido a la Cruz Ruja Internacional a que envíe bolsas de sangre para el mismo cometido: "salvar vidas"

Israel y Hamás están enfrentados en una guerra desde el 7 de octubre, después de que el grupo islamista palestino atacara el territorio israelí y dejara 1.400 muertos, unos 5.400 heridos y 230 rehenes que se llevó a Gaza.

(c) Agencia EFE