Gobierno federal entrega $1.5 mil millones en ayuda de alquiler mientras se avecina una crisis de desalojo en EE.UU.

·7  min de lectura

El gobierno federal distribuyó más de mil 500 millones de dólares en asistencia para el alquiler solo durante el mes de junio, más ayuda de la que se distribuyó en los cinco meses anteriores combinados, por un total de aproximadamente 3 mil millones de dólares, según el Departamento del Tesoro de Estados Unidos.

Pero ese total representa solo el 6.5 por ciento de los más de $46 mil millones en ayuda en alquiler aprobada por el Congreso durante la pandemia de coronavirus, y los defensores de la vivienda han advertido repetidamente que terminar prematuramente con las prohibiciones de desalojo federales, estatales y locales sin brindar esa asistencia a los hogares vulnerables podría poner en peligro a millones de estadounidenses que se han atrasado en el pago de la renta.

Más de 11 millones de inquilinos están atrasados en los pagos de alquiler, según el Centro de Prioridades de Presupuesto y Políticas.

Más de 2.5 millones de esos hogares tienen ingresos anuales de menos de $25 mil y otro millón gana menos de $35 mil, según datos de la Oficina del Censo de EE.UU. recopilados por la Coalición Nacional de Vivienda para Personas de Bajos Ingresos.

Una moratoria federal sobre los desalojos a través de los Centros para el Control y la Prevención de Enfermedades de EE.UU. expirará el 31 de julio.

“Puedo entender por qué los contribuyentes estarían preocupados si corren el riesgo de ser desalojados. No hay duda al respecto”, declaró la secretaria de Vivienda y Desarrollo Urbano de Estados Unidos, Marcia Fudge, a un comité de la Cámara el 20 de julio.

“El dinero se retuvo porque no tenían la ayuda o la capacidad para sacarlo lo suficientemente rápido”, señaló. “Personalmente, he estado llamando a alcaldes y gobernadores y otros para decirles, ‘tenemos que sacar el dinero a través del sistema’. Lo que estamos viendo hoy es que la cantidad de recursos que están saliendo está aumentando exponencialmente cada mes.”

El número de hogares que recibieron asistencia creció un 85 por ciento en junio con respecto a mayo y casi se triplicó desde abril, informó el miércoles el Departamento del Tesoro. El mes pasado, 290 mil hogares recibieron ayuda.

Leer más: Los CDC extienden moratoria de desalojo por “última” vez mientras millones están en riesgo de crisis de vivienda

“Esto representa un progreso significativo, pero aún queda mucho trabajo por hacer para garantizar que los inquilinos y propietarios aprovechen los fondos históricos disponibles para ayudar a cubrir el alquiler, los servicios públicos y otros costos de vivienda y mantener a las personas en sus hogares”, advirtió la agencia en una declaración de la Casa Blanca.

A pesar de un número creciente de hogares que reciben asistencia para pagar meses de alquiler y costos de vivienda luego de las consecuencias económicas de la crisis de salud pública, los gobiernos estatales y locales han luchado para ponerla al alcance de todos.

La administración ha instado a los gobiernos estatales y locales, las organizaciones de asistencia legal, los sistemas judiciales y los grupos comunitarios a contribuir para crear conciencia sobre el apoyo disponible y acelerar la ayuda.

“Los fondos aún no fluyen lo suficientemente rápido para los inquilinos y propietarios”, declaró el Departamento del Tesoro. “El Departamento del Tesoro continúa con un esfuerzo total, en coordinación con la Casa Blanca y los socios interinstitucionales, para hacer correr la voz sobre la disponibilidad de asistencia para el alquiler y apoyar a los beneficiarios a intensificar sus esfuerzos”.

Una evaluación de Eviction Lab sobre los primeros seis meses de la moratoria informó sobre más de 163 mil solicitudes de desalojo de septiembre a febrero, un aumento del 44 por ciento de lo que la organización informaría en un año típico.

Esas presentaciones también incluyen ciudades y estados con fuertes protecciones contra los desalojos durante la pandemia. Se presentaron al menos 1.55 millones menos de casos de desalojo en todo el país durante 2020 que en un año típico, según Eviction Lab.

Pero en los seis estados y 31 ciudades que rastrea el grupo, los propietarios solicitaron más de 444 mil desalojos durante la pandemia, incluidos más de 6 mil dentro de la segunda semana de julio, según su informe de estado.

“Si la moratoria de desalojo de los CDC expira o se anula antes de que se gasten esos fondos, millones de inquilinos estarían en riesgo inmediato de perder sus casas”, manifestó Diane Yentel, presidenta de la Coalición Nacional de Vivienda para Personas con Bajos Ingresos en un comunicado el mes pasado. “El resultado sería una ola histórica de desalojos, con consecuencias tremendas y dañinas para las personas, las comunidades y la salud pública de nuestra nación”.

La medida de los CDC se aplica a los inquilinos individuales que ganan $99 mil o menos y a las parejas que ganan menos de $198 mil o que habitan en “viviendas colectivas” declarando que no pueden pagar la vivienda debido a las dificultades relacionadas con covid-19 y se arriesgan a quedarse sin hogar si son desalojadas.

El American Rescue Plan de Joe Biden, un paquete de $1.9 billones para combatir la crisis, extendió la moratoria y proporcionó miles de millones de dólares en asistencia para el alquiler y la vivienda, aunque los defensores de la vivienda y los legisladores progresistas han buscado soluciones permanentes o de largo plazo a la crisis de la vivienda y han revivido la llama para cancelar los pagos de alquiler e hipoteca.

La moratoria se extendió varias veces durante la pandemia. Un juez federal argumentó recientemente que la orden no tiene la autoridad legal para imponer una moratoria a nivel nacional sobre los desalojos, según un fallo impugnado por el Departamento de Justicia de Estados Unidos.

El 24 de junio, el CDC extendió la moratoria por un tiempo “final”.

Si bien la congelación de los desalojos ha detenido una crisis inmediata, los legisladores, defensores de la vivienda y un grupo de alcaldes bipartidistas en 33 ciudades, entre otros, han advertido que las soluciones temporales no pueden abordar los impactos duraderos de la crisis de asequibilidad en la nación.

Si bien el programa de Asistencia de Emergencia para Alquiler está “ayudando a desarrollar una nueva infraestructura nacional para asistencia de alquiler y prevención de desalojos que no existía anteriormente” y está aumentando rápidamente, los datos disponibles han mostrado una respuesta desigual.

Illinois, señala el Departamento del Tesoro, “pasó de reportar cero asistencia desplegada en mayo a ser el segundo mayor proveedor de asistencia de alquiler entre todos los beneficiarios en junio”.

Los programas de asistencia de alquiler de emergencia en Texas y Virginia han ayudado a distribuir más de $137 millones y $155 millones en asistencia, respectivamente, mientras que Rhode Island no dispersó fondos hasta mayo, cuando pagó $100 mil para ayudar a seis hogares, según datos de la agencia.

El mes pasado, los funcionarios de Nueva Orleans informaron que los $42 millones que estaban previstos que recibiera en ayuda de alquiler cubrían solo la mitad del número de solicitantes.

Si bien las ventas de viviendas se han disparado durante la pandemia a pesar de los precios más altos, el auge ha bloqueado las disparidades raciales existentes y las cargas de costos más altas, según un informe reciente del Harvard Joint Center for Housing Studies.

Más del 80 por ciento de los inquilinos que ganan menos de $25 mil gastan más del 30 por ciento de sus ingresos en vivienda, y la mayoría gasta más de la mitad de su salario en su hogar, encontró el informe.

Mientras tanto, las tasas de personas sin hogar en todo el país han aumentado por cuarto año consecutivo, encontró el Departamento de Vivienda.

En una sola noche de enero de 2020, dos meses antes de la declaración de la pandemia, aproximadamente 580 mil personas, o aproximadamente 18 de cada 10 mil habitantes en los EE.UU., se encontraban sin hogar, un aumento de más del 2 por ciento desde 2019.

Relacionados

Biden revive las políticas contra la discriminación en la vivienda, de la era Obama y recortadas por Trump

La falta de vivienda en Estados Unidos era “devastadora” antes de la pandemia; el COVID probablemente empeoró la crisis

EEUU: Desestiman demandas por desalojo de protesta en D.C.

Nuestro objetivo es crear un lugar seguro y atractivo para que los usuarios se conecten en relación con sus intereses. Para mejorar la experiencia de nuestra comunidad, suspenderemos temporalmente los comentarios en los artículos.