Gobierno de Ecuador traslada a prisión de máxima seguridad a reclusos señalados de matanzas

El gobierno de Ecuador trasladó el viernes a una penitenciaría de máxima seguridad a dos presos a quienes señala como responsables de disturbios y matanzas en cárceles, una medida de aislamiento que el presidente Guillermo Lasso advirtió que se aplicará para quienes pretendan "crear caos".

Los detenidos, identificados como Bermúdez y Anchundia, fueron llevados a La Roca, el centro carcelario para presos de alta peligrosidad ubicado en Guayaquil, dijo la Secretaría General de Comunicación de la Presidencia en un comunicado.

Apuntó que Bermúdez es "cabecilla de la banda narcoterrorista Los Lobos y responsable de la matanza en la cárcel de El Inca en Quito", y que Anchundia es "cabecilla de la banda R7 responsable de disturbios en la cárcel de Santo Domingo".

"Les dijimos que no nos temblaría la mano", afirmó Lasso en Twitter. "Que las mafias y cabecillas no se confundan: este será el mismo destino a quienes continúen con sus intentos de quebrar la paz de los ecuatorianos".

En otros tuits, el mandatario incluyó fotografías de reclusos con las manos atadas y otros con las manos en la nuca, y tumbados boca abajo en patios y pasillos de las prisiones. A su alrededor aparecen policías y militares.

En otras imágenes hay machetes artesanales, cuchillos, destornilladores, celulares y droga. También hay fotos de los dos presos trasladados a La Roca con el torso desnudo, una de las cuales tiene una leyenda sobre fondo rojo que dice: "Intervención exitosa" en alusión al traslado de Achundia.

A inicios de noviembre, el gobierno de Lasso organizó la reubicación de unos 2.400 reclusos, lo que detonó una ofensiva de las bandas criminales ligadas al narcotráfico, que hicieron estallar coches bomba cerca de gasolineras y estaciones de policía y propiciaron balaceras.

Ocho personas, incluidos cinco uniformados, murieron durante los ataques ocurridos en Guayaquil. Este puerto, lugar estratégico para la salida de droga hacia Estados Unidos y Europa, es el más castigado por la mafia del narco, que se disputa con sangre y fuego el control de rutas en calles y cárceles.

Desde febrero de 2021, en Ecuador hubo ocho masacres carcelarias, con saldo de unos 400 reclusos muertos, muchos de ellos desmembrados y incinerados.

El último enfrentamiento de bandas ocurrió en Quito, en la cárcel donde se encontraba Bermúdez, el 8 de noviembre. En esa ocasión cinco reclusos fallecieron.

Ecuador, vecino de Colombia y Perú, los mayores productores de cocaína del mundo, ha visto crecer la violencia y las incautaciones de droga. En 2021, el país decomisó el récord de 210 toneladas y en lo corrido de este año las incautaciones alcanzan las 170 toneladas.

Para contener el impacto de la violencia del narcotráfico, Lasso declaró el estado de excepción y un toque de queda en las provincias costeras de Guayas (cuya capital es Guayaquil), Esmeraldas (fronteriza con Colombia) y Santo Domingo de los Tsáchilas.

pld/ad