El Gobierno cree que una salida de Georgieva podría perjudicar las negociaciones con el FMI

·5  min de lectura
El encuentro entre la directora General del FMI, Kristalina Georgieva, y el Ministro de Economía, Martín Guzmán, en Venecia. La semana que viene volverían a verse las caras
@KGeorgieva

Mañana a la noche, el ministro de Economía, Martín Guzmán, viajará a Washington para participar de las reuniones del FMI y del G20, y aprovechará la ocasión para avanzar en las negociaciones por un nuevo acuerdo con el organismo. La visita a Estados Unidos finalizará en Nueva York, donde el ministro se reunirá con fondos de inversión en el consulado, el viernes por la mañana.

En el Palacio de Hacienda indican que hay conversaciones con el FMI todas las semanas, pero descartan que pueda haber un acuerdo rápido antes de Navidad, lo cual permitiría al país ahorrarse los casi US$2000 millones que hay que pagarle al FMI por la segunda cuota de capital más intereses del préstamo de US$45.000 millones. Ya de por sí, cualquier arreglo deberá pasar por el Congreso y eso demorará el proceso.

El contexto en el cual se desarrollarán las reuniones del FMI y del G20 hace que el viaje no sea uno más. La directora gerente del Fondo, Kristalina Georgieva, es acusada de haber favorecido a China en un informe sobre el nivel de competitividad de los países para hacer negocios, cuando era funcionaria del Banco Mundial.

El Gobierno entabló una buena relación con la economista búlgara, a quien consideran “distinta” de la conducción anterior. Con Georgieva, dicen fuentes oficiales, hay entendimientos en varias cuestiones, como los pedidos de la Argentina de reducir las sobretasas que cobra el organismo a los países que solicitaron un préstamo mayor al que corresponde por sus acciones dentro del organismo, o a la solicitud de que, si se diseñan líneas de crédito más flexibles y a más largo plazo en el futuro, el país pueda acceder a esos beneficios, más allá de que ya haya cerrado un acuerdo.

Por eso, la situación de Georgieva dentro del FMI no pasa desapercibida para el Ministerio de Economía. Al igual que denunció el Premio Nobel Joseph Stiglitz, en el Gobierno consideran que hay una lucha de poder geopolítica, en la cual elestablishment financiero” busca debilitar a la directora gerente. ¿Las razones? Son dos en particular.

En primer lugar, creen que tras la pandemia, varios países deberán renegociar sus deudas y que la postura de la actual gestión no beneficia a los fondos de inversión. Como ejemplo, señalan el informe del FMI que indicó que la deuda argentina era insostenible y que se debía realizar una reestructuración.

En segundo lugar, se tiene que definir si el FMI permitirá que se redistribuyan los derechos especiales de giro (DEG, dinero del Fondo), que repartió entre sus socios. Un grupo de países, entre los cuales se encuentra la Argentina, proponen crear un fondo de resiliencia y sostenibilidad para avanzar con esta iniciativa.

“El establishment financiero busca quedarse con la conducción del FMI, que en el último tiempo no jugó a favor de los fondos de inversión; sentó un ancla para las negociaciones que no fue lo ordinario en las últimas cuatro décadas”, dijeron fuentes cercanas a Guzmán.

En la visión de Economía, Georgieva llegó a la dirección del FMI impulsada por la socialdemocracia alemana, Francia, Italia y España, mientras que, quienes estaban anteriormente, “tenían otra base de sustentación”. De hecho, una de las primeras decisiones que tomó la economista fue la de echar al estadounidense David Lipton, quien había sido el segundo de la exdirectora Christine Lagarde y uno de los máximos responsables de los acuerdos firmados por la anterior gestión.

Lejos de perder poder, Lipton ingresó al poco tiempo en el Tesoro de Estados Unidos, como mano derecha de la secretaria Janet Yellen, luego de que Joe Biden ganara la presidencia. En los últimos días, se incrementaron los rumores de que la Secretaría del Tesoro estaría presionando para una salida de Georgieva, sobre todo luego de que pidiera “defender la integridad” del FMI.

No se trata de una disputa ética, sino de una disputa de poder. Hay personas que están jugando en contra de Georgieva. Dependerá de ella si tiene la fuerza para sostener o no las presiones. En estos casos importa más la fuerza de la persona”, señalaron en el Ministerio de Economía. Se podría trazar un paralelismo con la misma situación que atraviesa Guzmán, en la cual hay un sector del oficialismo que presiona hace tiempo por su salida.

Por lo tanto, a partir de ahora hay dos escenarios, que dependerán de si Georgieva permanece fuerte o débil en el cargo. “Si se fortalece, hará que la conducción sea más efectiva. Pero acá no importa tanto las personas, sino que la base de sustentación por la cual se conduce el Fondo sea la misma de hoy, que es buena para la Argentina”, indicaron en el Gobierno. Es decir, en el Gobierno creen que una salida de Georgieva y un eventual cambio de dirección del Fondo podría perjudicar las negociaciones con el organismo.

Encuentro con inversores

Guzmán aprovechará el viaje a Estados Unidos para hacer una escala a la vuelta en Nueva York y reunirse con fondos de inversión. Si bien no trascendió con quiénes se juntará, en su entorno indicaron que es necesario tener un diálogo para que haya más entendimiento de la agenda política y económica.

Según los cálculos del Ministerio, hay todavía US$7500 millones “atrapados” en el país, que ingresaron para hacer carry trade y presionan sobre el contado con liquidación (CCL) para salir. Por eso, dicen, quitar las restricciones cambiarias es peligroso, ya que, una salida de estos fondos, provocaría una devaluación brusca.

En este sentido, en el Palacio de Hacienda defienden que hay mayores reservas que el año pasado y una menor brecha cambiaria, que cuando decían que era inminente una devaluación, que nunca ocurrió, gracias en parte a los dólares que pudo acumular el Banco Central por la liquidación del campo. “Tenemos una política cambiaria que se puede sostener perfectamente. No va a pasar lo de devaluar”, dicen de manera terminante.

Nuestro objetivo es crear un lugar seguro y atractivo para que los usuarios se conecten en relación con sus intereses. Para mejorar la experiencia de nuestra comunidad, suspenderemos temporalmente los comentarios en los artículos.