El Gobierno y el Congreso de Perú cierran el año con una alta desaprobación ciudadana

·3  min de lectura

Lima, 19 dic (EFE).- El Gobierno de Perú, que preside el izquierdista Pedro Castillo, así como el Congreso, que es dominado por agrupaciones opositoras de derecha, terminaron este año con una alta desaprobación ciudadana, según una encuesta de opinión difundida este domingo por el diario La República.

De acuerdo con el sondeo, realizado del 13 al 16 de diciembre último a nivel nacional por el Instituto de Estudios Peruanos (IEP), la desaprobación a Castillo descendió durante este mes de 65 % a 60 %, y su aprobación pasó de 25 a 28 %.

El Congreso, por su parte, cerró el año con un 78 % de desaprobación, de un 75 % del mes anterior, mientras que su aprobación pasó del 21 % de noviembre a solo 18 %.

Por otra parte, la aceptación al desempeño de los ministros se ubicó en un 25 % y su desaprobación en 67 %, y la de la presidenta del Congreso, María del Carmen Alva, ascendió de 61 a 68 % y solo un 23 % la aprobó, 8 puntos menos que en noviembre pasado.

La encuesta indicó que un 70 % de la ciudadanía afirmó que el enfrentamiento que mantienen estos poderes del Estado desde el inicio de su gestión, el pasado 28 de julio, "afecta mucho" al país.

Estos constantes choques entre el Ejecutivo, y sus aliados de izquierda y centristas, y el Congreso, que dominan partidos de derecha y extrema derecha, han llevado incluso a que se plantee en el Legislativo la posibilidad de destituir a Castillo, aunque ese extremo fue rechazado este mes por la mayoría de los parlamentarios.

El pleno del Congreso también rechazó esta semana una moción para que, en este caso, la destituida sea la presidenta del Congreso, por presuntamente haber atacado al régimen de Castillo durante una visita a España.

En medio de ese enfrentamiento, un 43 % de los ciudadanos afirmó que se siente más representado por el presidente Castillo que por el Congreso, que solo alcanzó un 31 %.

Mientras que el respaldo al gobernante se incrementó en las provincias del centro del país, en zonas urbanas y en la clase media, su mayor desaprobación se mantuvo en Lima Metropolitana y en el sectores económicos A y B, los de mayores ingresos, que siempre han sido opuestos a su gestión.

Además, se presentó una disminución en la percepción sobre su futuro como presidente, ya que un 58 % sostuvo que cree que no acabará su gobierno, a diferencia del 62 % de noviembre, mientras que un 33 % consideró que sí logrará concluirlo, en julio de 2026.

En medio del escenario de permanente crispación política, un 39 % consideró que la actual gestión de Castillo será menos corrupta que la de los presidentes que lo han precedido, mientras que un 21 % afirmó lo contrario.

Esto se dio a pesar de que las percepciones positivas a la gestión del gobernante descendieron, al pasar de un 53 a 42 % los que creían que el mandatario se preocupa "mucho o algo por los demás", de 51 a 39 % entre quienes creían que representa "mucho o algo" a personas como ellos y de 46 a 35 % quienes estimaban que tiene "mucho o algo" de capacidad de gobernar.

Por el contrario, quienes consideran que Castillo se preocupa "poco o nada" por los que menos tienen pasaron de 43 a 54 %, que tiene "poco o nada" de capacidad para gobernar de 51 a 61 % y quienes sienten que les inspira confianza "en poco o nada" pasó de 54 % a 63 %.

La ficha técnica del IEP indicó que se realizó del 13 al 16 de diciembre pasado a 1.206 personas en los 24 departamentos del país y tiene un margen de error de 2,8 % y un nivel de confianza de 95 %.

(c) Agencia EFE

Nuestro objetivo es crear un lugar seguro y atractivo para que los usuarios se conecten en relación con sus intereses. Para mejorar la experiencia de nuestra comunidad, suspenderemos temporalmente los comentarios en los artículos.