El Gobierno confía en seducir a la oposición para aprobar el impuesto a la “renta inesperada”

·3  min de lectura
Martín Guzmán y Alberto Fernández
Rodrigo Néspolo

En la previa de los anuncios económicos de ayer, cuando estuvieron juntos, Martín Guzmán le transmitió su optimismo al presidente Alberto Fernández. “Cuando vuelva de Washington nos sentamos a conversar con todos. La ley va a salir”, le dijo el ministro de Economía al Presidente antes de anunciar el envío al Congreso del impuesto a la “renta inesperada” derivada de la invasión de Rusia a Ucrania y con la que, en teoría, el Gobierno harán frente a los prometidos bonos para empleados informales y jubilados y empleadas de casas particulares.

La carta de advertencia de Elisa Carrió a Cristina Kirchner y Sergio Massa por la crisis en el Consejo de la Magistratura

La duda sobre la aprobación parlamentaria del nuevo impuesto, con casi $200.000 millones que serán destinados a esos sectores “afectados” por la inflación, sobrevoló la conferencia de prensa de ayer. Desde la Casa Rosada, y más allá del fracaso en la discusión del Presupuesto el año pasado, confían en las gestiones de Guzmán, y otros actores, como el jefe de gabinete, Juan Manzur, que permitan conseguir el apoyo suficiente para convertir el borrador en ley en las próximas semanas.

“El ministro anunció el proyecto, y vamos a trabajar para lograrlo. Haremos el esfuerzo, igual que lo hicimos con el Presupuesto”, afirmaron cerca de Manzur, que confía en su diálogo con “todos” los gobernadores (incluidos los de Juntos por el Cambio) para arrimar el apoyo de distintas voluntades, aún por fuera del conglomerado oficialista. La misión es difícil: Horacio Rodríguez Larreta ya advirtió que no avalarán ningún nuevo impuesto.

Omar Perotti y Juan Manzur
Omar Perotti y Juan Manzur


Omar Perotti y Juan Manzur

“Martín tiene un estilo diferente a otros, para algunos es un estilo tibio pero que le viene saliendo. Y el Presidente lo banca mucho en eso”, contestaron desde un despacho importante de la Casa Rosada. El razonamiento de Guzmán, según fuentes cercanas, fue primero anunciar que iba a enviar el proyecto, pero no hacerlo sin consulta previa, “sentarse, discutir, escuchar a todo el mundo” para “tener más chances de que salga” en un Congreso donde el Frente de Todos, aún con la hipótesis de la unidad, no cuenta con mayorías propias para aprobar los proyectos en ambas cámaras.

Charlas con empresas y gremios

El ministro de Economía ya anunció que la semana próxima se reunirá con las contadas empresas que oficiarían de “aportantes”, además de consultar con los gremios. “Es una renta muy fácil de medir porque es un momento particular que beneficia a unos pocos”, dijeron quienes escucharon al ministro, que afirma que propuestas similares están hoy en planes del presidente de Estados Unidos, Joe Biden, y del gobierno de Alemania que encabeza el socialdemócrata Olaf Scholz. “No les va a quedar demasiada escapatoria para votarlo”, dicen en el Gobierno en referencia al cristinismo, que en teoría “debería coincidir ideológicamente” con el aporte de grandes empresas para los afectados por la inflación. “Hay necesidad de parar la locura de que las cosas se debatan primero por los medios y no obtener resultados”, dijeron desde Balcarce 50, confiados en aprobar la medida, a pesar del temprano rechazo de líderes de la oposición, como Larreta.

Consejo de la Magistratura: el fallo de la Corte dejó en jaque a Sergio Massa y a Cristina Kirchner

“Desde hace tiempo planteamos que no se pueden seguir aumentando impuestos, porque eso atenta contra el desarrollo de la economía”, señaló el diputado radical Miguel Bazze. “Los que tuvieron renta extraordinaria, ya están pagando impuestos por el funcionamiento normal del sistema impositivo”, agregó el legislador, en una muestra del pensamiento de Juntos por el Cambio en relación al eventual tributo.

Además de ocuparse de la “renta inesperada” Manzur y el secretario de Hacienda, Raúl Rigo, trabajan contrarreloj en el anunciado DNU de readecuación del Presupuesto del año pasado, luego del rechazo del de este año en el Congreso. “Tenemos muchos inconvenientes, la energía pasó a valer muchísimo más, y hay que mirar partida por partida. Pero va a salir pronto”, prometen desde la jefatura de gabinete, con un Manzur que rechaza ante quienes lo consultan que esté pensando en dejar el Gobierno. “Este es también mi gobierno, mientras el Presidente sienta que le soy útil voy a seguir”, lo escucharon repetir al jefe de gabinete, siempre con su habitual sonrisa.

Nuestro objetivo es crear un lugar seguro y atractivo para que los usuarios se conecten en relación con sus intereses. Para mejorar la experiencia de nuestra comunidad, suspenderemos temporalmente los comentarios en los artículos.