El Gobierno colombiano sobre la reforma policial: "Los cambios no son cosméticos"

Bogotá, 6 jun (EFE).- El ministro de Defensa de Colombia, Diego Molano, aseguró este domingo a Efe que los cambios que prevén las reformas policiales "no son cosméticos, son de fondo" para una institución que ha estado en el ojo del huracán por las denuncias de violaciones de derechos humanos en las protestas que empezaron el 28 de abril.

"La voluntad, la disposición y el compromiso de la fuerza pública siempre han tenido estricto apego a los derechos humanos. Siempre tenemos la disposición de tener una política que nos permita tener una mejor policía. Los cambios no son cosméticos, son de fondo", expresó Molano, que en las últimas dos semanas fue ratificado por el Congreso en debates de moción de censura en el Senado y la Cámara.

El anuncio de una "profunda transformación" integral de la Policía, hecho esta mañana por el presidente Iván Duque, se da en medio del paro nacional en el decenas de miles de personas han salido a las calles del país pidiéndole al mandatario varios cambios sociales y políticos, incluida una reforma policial que acabe con la brutalidad en la contención de las protestas.

Las movilizaciones dejan al menos 20 muertos, según la Fiscalía, pero organizaciones como la ONG Temblores señalan que hay 45 homicidios presuntamente cometidos por la fuerza pública, 1.649 detenciones arbitrarias, 65 agresiones oculares y 25 casos de violencia sexual, entre otras violaciones de derechos humanos por parte de la fuerza pública.

"UNA MEJOR POLICÍA"

El ministro de Defensa, que asumió el cargo el pasado enero tras la muerte por covid-19 de Carlos Holmes Trujillo, señaló que la reforma policial está en "discusión" desde hace varios años en la opinión pública del país e insistió en que el Gobierno ha resaltado "la importancia de esa transformación de la Policía".

"También decidimos profundizar y dar respuesta a las inquietudes ciudadanas. El compromiso del Gobierno siempre es tener una mejor Policía", explicó Molano al ser preguntado si la reforma tiene relación con las violaciones de derechos humanos atribuidas a la institución en las protestas.

Uno de los pilares de las reformas propuestas es el "uso legal y legítimo de la fuerza, con la incorporación de prácticas y estándares internacionales".

Al respecto, el ministro explicó que con ese punto se pretende "revisar todos los procedimientos internacionales y todas armas menos letales que existen, de modo que también puedan ser incorporadas (a la Policía) las últimas tecnologías al respecto".

LOS TRES ENFOQUES DEL PROYECTO

El grueso de la estrategia de transformación integral en la cual, según Molano, el Gobierno trabajaba desde antes de las protestas, está consignada en un proyecto de ley que será presentado el 20 de julio al Congreso en el inicio de la próxima legislatura y se basa en tres "enfoques principales".

El primero de ellos es "la profesionalización de la Policía", que implica la certificación de competencias como "el uso de la fuerza, los derechos humanos, procedimientos policiales y servicio al ciudadano para poder ascender o lograr distinciones o bonificaciones".

El segundo aspecto que destacó el alto funcionario es la actualización del "régimen disciplinario" que está vigente desde hace 15 años y con lo que se busca agilizar las investigaciones, tanto disciplinarias como administrativas, dentro de la institución.

Finalmente habrá "una reforma al interior de la Policía y del Ministerio de Defensa", con la que se busca fortalecer las áreas de derechos humanos de ambas instituciones.

"Al interior de la Policía se creará un área de derechos humanos transversal, al más alto nivel y con un civil dirigiéndola. Eso permitirá la aplicación de estas políticas y procedimientos. Y en el Ministerio de Defensa, la modificación de un viceministerio para que se encargue de la política de Defensa y Seguridad", precisó.

DESCRÉDITO DE LA POLICÍA

Frente al descrédito que ha tenido la Policía por sus últimas actuaciones durante las protestas de los últimos años, el ministro defendió la institución diciendo que sus miembros están "comprometidos con un servicio a los ciudadanos, siempre actuando bajo la ley".

"Cuando suceden actos irregulares, por supuesto que con ellos somos exigentes, con cualquiera que manche el honor de la institución. En general la Policía es una Policía comprometida", aseguró.

Entre los cambios que tendrá la Policía está que el uniforme, que actualmente es verde militar, pasará a ser azul para alinearse con estándares internacionales que remarcan el carácter civil de la institución, según el Gobierno, que ya lo había anunciado hace meses.

Molano explicó que ese "no es un cambio cosmético, es un cambio para dar mejor información al ciudadano", pues durante estas protestas se ha denunciado que hay uniformados que ocultan sus números de identificación para evitar ser denunciados por los manifestantes.

"El uniforme va a tener un código QR con el que cada ciudadano puede identificar quién es el Policía. Va a haber mejor identificación del nombre (...) Hay un compromiso para mejorar siempre y tener una mejor policía", concluyó el ministro de Defensa.

(c) Agencia EFE