Gobierno de Colombia y FARC revisan implementación de acuerdo de paz

Representantes del Gobierno de Colombia y de la guerrilla de las FARC, en proceso de dejación de las armas, comenzaron el sábado una reunión de dos días para acelerar la implementación del acuerdo de paz que firmaron para poner fin a un violento conflicto armado de más de medio siglo. Imagen de archivo del presidente de Colombia, Juan Manuel Santos, y el líder de la guerrilla de las FARC, Rodrigo Londoño, alias "Timochenko", estrechando sus manos después de la firma del acuerdo de paz en Bogotá, Colombia, el 24 de noviembre de 2016. REUTERS/Jaime Saldarriaga

BOGOTÁ (Reuters) - Representantes del Gobierno de Colombia y de la guerrilla de las FARC, en proceso de dejación de las armas, comenzaron el sábado una reunión de dos días para acelerar la implementación del acuerdo de paz que firmaron para poner fin a un violento conflicto armado de más de medio siglo.

La reunión, a la que se unirán el presidente Juan Manuel Santos y el máximo líder de las Fuerzas Armadas Revolucionarias de Colombia (FARC), Rodrigo Londoño, alias "Timochenko", se realiza en la ciudad de Cartagena, el principal balneario turístico del país sudamericano sobre el Mar Caribe.

"En el encuentro se hará una evaluación de los avances, con el propósito de tomar las decisiones necesarias para acelerar la implementación de los acuerdos", dijo un comunicado conjunto de las partes.

El Gobierno colombiano y las FARC firmaron en noviembre un acuerdo de paz después de cuatros años de negociaciones en Cuba para poner fin a un conflicto armado que ha dejado 220.000 muertos, millones de desplazados y que ha frenado el crecimiento de la cuarta economía de América Latina.

El acuerdo ha sido fuertemente criticado por la oposición política que dirige el ex presidente Álvaro Uribe, quien ha planteado la necesidad de hacer cambios para exigir que los líderes de la guerrilla paguen cárcel por sus delitos y no puedan ocupar cargos de elección popular.

"No vamos a renegociar ni abrir la puerta para renegociar los acuerdos, por supuesto que si podemos lograr mejoras en los acuerdos, bienvenido sea, pero tiene que ser de común acuerdo entre las partes", dijo Santos el viernes al descartar la posibilidad de reabrir la negociación.

Los casi 7.000 integrantes del grupo rebelde permanecen actualmente en 26 sitios ubicados en regiones selváticas y montañosas bajo la supervisión de la ONU, a la que le deberán entregar las armas con base en lo establecido en el acuerdo.

El proceso de desarme deberá concluir a comienzos de junio y los integrantes del grupo rebelde conformarán un partido político.