Gobierno de Colombia y el ELN proponen a EEUU sumarse al proceso de paz y Mexico se une

El gobierno de Colombia y la guerrilla del Ejército de Liberación Nacional (ELN) propusieron este viernes a Estados Unidos incorporarse a las negociaciones de paz, retomadas en Caracas el lunes tras permanecer suspendidas desde 2019, mientras que México se une a las conversaciones como "garante".

"Se acordó adelantar acciones diplomáticas con el gobierno de los Estados Unidos de América para conocer su disposición a participar en este proceso mediante un enviado especial a la mesa de diálogo", según un comunicado leído por la representante de Noruega, uno de los países garantes del proceso junto a Cuba y Venezuela.

Las partes acordaron invitar a Brasil, Chile y México a incorporarse como garantes, agregó el documento, lo que aceptó de inmediato el presidente mexicano, Andres Manuel López Obrador.

De momento Chile y Brasil no han respondido.

"México acepta la invitación de ser país garante en la Mesa de Diálogos", indicó un comunicado del gobierno mexicano después de que López Obrador recibiera en Ciudad de México a su par de Colombia, Gustavo Petro. Ambos, indica el texto, expresaron su "convicción" de "trabajar de manera conjunta por la paz" en América Latina.

Los delegados de Petro y el ELN, igualmente, acordaron en Caracas plantear a Alemania, Suecia, Suiza y España considerar su participación como "países acompañantes".

El de este viernes es el segundo comunicado divulgado por las partes luego de retomar el diálogo el lunes 21 de noviembre.

Acordaron además, adelantar "en el corto plazo procesos de alivios humanitarios" como parte de los puntos acordados en marzo de 2016 con el gobierno de Juan Manuel Santos (2010-2018), que firmó ese año un acuerdo de paz con la guerrilla de las Fuerzas Armadas Revolucionarias de Colombia (FARC), desmovilizadas y convertidas en un partido político.

Las negociaciones con el ELN fueron suspendidas en enero de 2019 por el sucesor de Santos, Iván Duque (2018-2022), luego de un ataque contra una escuela policial que dejó 22 muertos, además del agresor.

El lunes, Pablo Beltrán, jefe de la delegación del ELN, tildó de "nefasta" la participación de Estados Unidos en el anterior proceso de paz.

"El papel de Estados Unidos en América Latina ha sido nefasto para los procesos de paz. El que recién se instaló en Colombia en 2016 tuvo la oposición de varias agencias de Estados Unidos", declaró.

No obstante, Beltrán dijo aspirar a que esta oportunidad Washington tenga "una actitud proactiva y de apoyo".

Petro, primer presidente izquierdista de Colombia y antiguo guerrillero, reactivó contactos con el ELN al asumir el poder el 7 de agosto.

Fundado en 1964 por sindicalistas y estudiantes simpatizantes de Ernesto "Che" Guevara y la revolución cubana, el ELN es la última guerrilla reconocida en Colombia. Ha sostenido negociaciones fallidas con los últimos cinco presidentes de ese país.

mbj/pgf/dga/dg/erc/gm