El Gobierno catalán vuelve a dar la semilibertad a presos independentistas

Agencia EFE
·3  min de lectura

Madrid, 28 ene (EFE).- El Gobierno de Cataluña ha vuelto a conceder un régimen de semilibertad a líderes independentistas encarcelados, en la víspera del inicio de campaña electoral en esta región española.

La Generalitat, el Gobierno catalán, informó este jueves de la concesión a siete líderes independentistas del tercer grado, que permite que solo tengan que pernoctar en la cárcel de lunes a jueves.

La concesión ya había sido revocada por el Tribunal Supremo español el pasado diciembre y puede ser recurrida de nuevo por la Fiscalía, como ocurrió anteriormente.

La decisión llega un día antes de que este viernes comience la campaña electoral para los comicios de febrero en Cataluña, aunque había plazo hasta marzo para pronunciarse.

El Ejecutivo catalán, que preside en funciones el republicado Pere Aragonés, la sostiene en que la mayoría de los encarcelados tienen cumplida una cuarta parte de la pena o están a punto de hacerlo, lo que les da derecho a permisos ordinarios, además de mostrar buen comportamiento en prisión.

El semilibertad concedida por el Ejecutivo catalán, que tienen competencias en prisiones en la región, afecta a los exmiembros de la Generalitat Oriol Junqueras, Raül Romeva, Josep Rull, Jordi Turull y Joaquim Forn, encarcelados a raíz del proceso independentista en 2017, y a Jordi Cuixart y Jordi Sànchez, responsables entonces de entidades catalanas secesionistas.

El tercer grado puede hacerse efectivo a partir de este viernes, aunque la Fiscalía puede recurrirlo para que un juzgado lo suspenda hasta que resuelva de nuevo el Supremo, que es el que tiene la última palabra en las clasificaciones penitenciarias como tribunal sentenciador.

Así sucedió el pasado julio con nueve líderes independentistas presos en cárceles de Cataluña, a quienes un juez de vigilancia penitenciaria suspendió el tercer grado a los pocos días de salir en semilibertad y en diciembre el Supremo lo revocó finalmente.

El tercer grado permite salir a diario de prisión, pasar el fin de semana en casa y hasta 48 días de permisos ordinarios al año, con un máximo de siete jornadas consecutivas, una vez hayan cumplido una cuarta parte de la pena.

OPINIONES DISPARES EN EL ÁMBITO POLÍTICO

La decisión generó opiniones dispares en el ámbito político, en especial por producirse en vísperas del inicio de campaña electoral para los comicios regionales en Cataluña, previstos para el 14 de febrero.

La vicepresidenta primera del Gobierno español, la socialista Carmen Calvo, recalcó que el Ejecutivo central no interviene en la concesión ni en los plazos para decidir sobre derechos penitenciarios.

El secretario general de la formación de izquierda Podemos y vicepresidente segundo del Gobierno español, Pablo Iglesias, defendió que es "la mejor noticia para la democracia que dirigentes políticos puedan participar en campaña electoral", en una entrevista en la televisión pública catalana TV3.

Los partidos independentistas catalanes en el Congreso de los Diputados, Cámara baja del Parlamento español, subrayaron que la decisión no es ningún privilegio, sino un derecho después de que hayan estado "injusta y salvajemente encarcelados".

Por contra, el portavoz del partido de centro-derecha Ciudadanos en el Congreso, Edmundo Bal, consideró “grave” esta concesión a las puertas de la campaña electoral y advirtió de que no están en vías de reinserción porque no se arrepienten.

Los encarcelados fueron condenados en octubre pasado a penas de nueve a trece años de prisión por delitos como el de sedición.

(c) Agencia EFE