El Gobierno calculó que la guerra en Ucrania le generó un costó adicional al país de 5000 millones de dólares

Fernández y Georgieva, junto a sus respectivos equipos, en Bali, Indonesia
Fernández y Georgieva, junto a sus respectivos equipos, en Bali, Indonesia

El Ministerio de Economía elaboró un informe que le presentó al Fondo Monetario Internacional (FMI) en el que calculó que el costo de los efectos de la invasión de Rusia a Ucrania para la economía argentina fue de 5000 millones de dólares.

Según el reporte de ocho páginas, que el ministro de Economía, Sergio Massa, le entregó a la titular del FMI, Kristalina Georgieva, en la reciente reunión en Indonesia, las dos principales razones de ese impacto fueron el aumento del costo de los productos energéticos que la Argentina importa, como gas y fuel oil, y el incremento de los costos logísticos de las importaciones, especialmente el transporte de cargas.

En el primer rubro, el de los hidrocarburos, el cálculo previsto era de un costo de 1999 millones de dólares, y se elevó a 5756 millones, lo que hace una diferencia 3757 millones de dólares de más. Esta suba se debe al incremento del gas importado de Bolivia en 114%, el gas natural licuado 233% y el gasoil 85%.

“La diferencia de 4246 millones de dólares implica un significativo efecto negativo en la balanza de pagos de la Argentina, un incremento en los requerimientos monetarios para llevar a cabo estas importaciones”, señala el informe desarrollado por el Ministerio de Economía, que preside Sergio Massa.

Sergio Massa
Sergio Massa

En el plano de la logística, se estimaron 3000 millones de dólares y se incrementó a 4800 millones, una diferencia de 1800 millones de dólares. Estos dos rubros son los que explican el grueso del impacto de la guerra sobre la economía argentina.

El único atenuante, muy parcial, fue el que generó la suba de los precios de los productos agropecuarios, que tenían una proyección de ingresos de 30.181 millones de dólares y se elevó a 30.798 millones, una diferencia a favor de 617 millones de dólares. En esa expansión influyeron la soja con una suba del 9.4%, el trigo con 33.7% y el maíz con 17.8%.

Sin embargo, el reporte también marca que en el sector agrícola hubo un impacto negativo por el lado de los fertilizantes, ya que el 70% de los que usan los productores argentinos son importados.