Gobierno brasileño prevé crecimiento casi nulo en 2020 por coronavirus

1 / 2

Un tablero electrónico proyecta el índice de valores según la Bolsa de Sao Paul, el 16 de marzo de 2020 en Sao Paulo

Un tablero electrónico proyecta el índice de valores según la Bolsa de Sao Paul, el 16 de marzo de 2020 en Sao Paulo (AFP | Nelson ALMEIDA)

El gobierno brasileño redujo este viernes drásticamente su proyección de crecimiento económico en 2020, de 2,1% a un resultado casi nulo de 0,02%, debido a la crisis sanitaria mundial.

El Ministerio de Economía ya había recortado el 11 de marzo su previsión de crecimiento de 2,4% a 2,1%, en una primera evaluación del impacto de la epidemia del nuevo coronavirus en la mayor economía latinoamericana.

Esta nueva revisión dejaría a Brasil al borde de una nueva recesión, después de la de 2015-2016, de la que nunca consiguió emerger por completo.

El año pasado, el PIB de Brasil creció 1,1%, decepcionando a los mercados que habían apostado por la elección del presidente de ultraderecha Jair Bolsonaro y su plan de ajustes fiscales y privatizaciones impulsado por su ministro de Economía Paulo Guedes.

Las expectativas de repunte se renovaron después de la aprobación en octubre de la reforma del régimen de jubilaciones, una de las más delicadas socialmente, pero la pandemia surgida a fines del año pasado en China dio un parate a la economía mundial.

"Teníamos una expectativa de crecimiento del PIB de 2,4% a 2,5% este año, pero el coronavirus cambió todo", afirmó Jefferson Laatus, estratega jefe del Grupo Laatus.

La crisis, que desde el punto de vista sanitario apenas empieza en Brasil (con 6 muertos y unos 600 casos declarados), afecta a este país por varios canales: el de sus exportaciones de materias primas, el de las importaciones de componentes industriales y el de la fuerte depreciación del real, que en lo que va del año se hundió un 25% frente al dólar.

Tras el anuncio de la nueva previsión, la Bolsa de Sao Paulo, que subía más de 2%, invirtió la tendencia y media hora antes del cierre caía 1,86% este viernes.

Desde el 23 de enero, cuando se dio el alerta mundial por el coronavirus, el índice Ibovespa se derrumbó más de 40%. En lo que va del mes, tuvo seis interrupciones de sesiones, para temperar caídas que superaban el 10%.

- "Estado de calamidad" -

El Congreso aprobó este viernes la declaración del "estado de calamidad", que permitirá destinar fondos a paliar la crisis, profundizando el déficit fiscal previsto para 2020.

El Banco Central redujo por su lado esta semana su tasa básica a un nuevo mínimo histórico de 3,75%, a fin de incentivar la inversión y el consumo.

El gobierno anunció además un plan de ayuda económico de 147.300 millones de reales (uns USD 30.000 millones) en los próximos tres meses. Buena parte de ese dinero estará destinado a acudir en ayuda de los sectores más pobres, aunque la suma parece ampliamente insuficiente en un país que tiene casi 12 millones de desocupados y 4,7 millones que desistieron de buscar empleo por falta de oportunidades.

- Escenarios inciertos -

La nueva previsión oficial de un crecimiento casi nulo parece incluso optimista en comparación con algunas de las proyecciones elaboradas por el Centro de Estudios en Macroeconomía Aplicada de la Fundación Getúlio Vargas (FGV). En el peor de esos escenarios, que combina un estancamiento interno con un cuadro mundial similar al de la crisis financiera de 2008, habría una recesión con contracción del PIB de 4,4%.

Todos esos escenarios contemplan un repunte en 2021, que va de 1,1% a 2%.

"Hubo un choque inesperado y transitorio en la economía mundial, que también afectó a la economía brasileña", expresó de su lado el ministerio en una conferencia de prensa en Brasilia.

El gobierno se muestra sin embargo prudente sobre el futuro, que dependerá de "la duración de la crisis actual y de su magnitud en otros países".