Bolsonaristas cancelan nuevas manifestaciones; la tensión sigue en Brasil

© Amanda Perobelli, Reuters

El presidente 'Lula' da Silva, reforzó las medidas de seguridad en todo el país ante los llamados de retomar las manifestaciones, que finalmente fueron canceladas. El mandatario ratificó el derecho a la defensa de los detenidos por el ataque vivido en la capital contra los tres poderes del Estado, aunque subrayó que se castigará a quienes se les comprueben delitos. Por su parte, en sus investigaciones, la Corte Suprema emitió órdenes de captura contra dos funcionarios del Distrito Federal.

Una nueva preocupación que se suma a la tensa calma que se vive en Brasil, especialmente en Brasilia, la capital, protagonista de un asalto sin igual desde el retorno de la democracia al gigante suramericano. Y es que en las redes sociales han estado circulando llamados a “retomar el poder” por parte de seguidores del expresidente Jair Bolsonaro. Luego de una jornada tensa en la que se redoblaron esfuerzos para garantizar la seguridad, las marchas fueron canceladas.

Los volantes digitales covocaron a realizar acciones desestabilizadoras, como el bloqueo de carreteras, el derribo de líneas eléctricas o el cierre del paso a refinerías con el objetivo de causar un caos que provoque la entrada en el juego de las fuerzas armadas, hecho que puede desembocar en un golpe de Estado. Los sectores movilizados son grupos ligados a la extrema derecha brasileña que descopnocen la victoria del izquierdista 'Lula' da Silva y que pretenden sacar por la fuerza al nuevo gobierno progresista democráticamente elegido.

‘Lula’ defiende el derecho de los imputados a defenderse

Dictan órdenes de arresto contra dos funcionarios del Distrito Federal

La génesis de la crisis

Con Reuters


Leer más sobre FRANCE 24 Español

Leer tambien:
Crisis políticas, económicas y sociales: el panorama para América Latina en 2023
Así se vivió la invasión a las sedes del Poder en Brasil por parte de partidarios de Bolsonaro
La institucionalidad de Brasil retorna a la "normalidad", asegura el ministro de Justicia