El gobierno brasileño ordena a tres frigoríficos retirar carne del mercado

Piezas de carne en un frigorífico de un supermercado de Rio de Janeiro, el 24 de marzo de 2017 (AFP | Yasuyoshi Chiba)

La Secretaría Nacional del Consumidor (Senacom) de Brasil ordenó a tres frigoríficos involucrados en el escándalo de la carne adulterada que retiren del mercado sus productos por existir sospechas de riesgo para la salud pública.

El organismo determinó que las empresas Souza Ramos, Transmeat y Peccin "inicien en hasta cinco días el recall de las carnes" de tres plantas en el estado sureño de Paraná, según un comunicado publicado este viernes.

"Los productos originados en esos establecimientos deben ser recogidos, con el debido reembolso al consumidor", añadió.

La Senacom detalló que la decisión fue adoptada luego de que el Ministerio de Agricultura informara que existían "sospechas de riesgo a la salud pública o adulteración" en el frigorífico de Peccin, mientras que en los de Souza Ramos y Transmeat carecían de "control de los procesos relacionados con la formulación" o "la trazabilidad de sus productos".

Los tres están entre los 21 investigados por la policía en el marco de una denuncia sobre uso de ácidos y manipulación de etiquetas para maquillar productos no aptos para el consumo humano. Los permisos de exportación de todas las plantas fueron suspendidos.

La decisión de la Senacon se produce el mismo día en que Hong Kong, el mayor importador de carne roja brasileña, determinó el retiro de los cortes frescos y congelados -incluidos los de pollo- de establecimientos bajo sospecha por no poder "eliminar completamente los peligros ocultos en términos de seguridad alimentaria", explicó el secretario de sanidad, Ko Wing-man.

En 2016, Hong Kong compró carne bovina brasileña por más de 1.000 millones de dólares.

Brasil es el mayor exportador global de carne bovina y aviar, y el caso sacudió a uno de los sectores fuertes de su economía, que entró en recesión en 2015.

Hasta el momento, más de 20 mercados restringieron el ingreso o intensificaron sus controles sobre los cortes brasileños y las ventas externas de carnes cayeron de 63 millones de dólares diarios a solo 74.000 dólares.

Esta tarde, el presidente Michel Temer dijo que "la carne brasileña es la mejor del mundo", en momentos en que 5.000 contenedores cargados con carne procedente del gigante sudamericano están en tránsito en alta mar, en su mayoría de frigoríficos no involucrados en la causa que investiga sobornos a inspectores sanitarios para que autorizaran la venta de cortes en mal estado.