El Gobierno atento a las señales de Cristina y a la agenda de Massa

·3  min de lectura

Sin salir de la conmoción por el atentado contra la vicepresidenta Cristina Kirchner, el Gobierno seguirá el pulso que marque la socia mayoritaria del Frente de Todos en todo lo referido a su situación personal y judicial. Pero también buscará potenciar la agenda de Sergio Massa para visibilizar la gestión. En ese sentido, para mañana se espera un decreto en materia económica antes de que Massa viaje a Estados Unidos y se lleve los reflectores a ese país.

“Solo siendo mago se puede saber qué pasará esta semana en este país”, se sinceró un alto funcionario con despacho en la Casa Rosada consultado por LA NACION. Agregó que la idea es poder “seguir de cerca con las dos cuestiones”, en referencia a lo sucedido con la vicepresidenta y sus posibles derivaciones así como con la agenda de gestión del Gobierno, en pausa desde el viernes. “Una cosa no es excluyente de la otra y ambas son muy serias”, completó el funcionario cercano al Presidente.

Por lo pronto, la única actividad que tenía en agenda Alberto Fernández para la próxima semana se reprogramó. Para mañana estaba previsto un acto suyo en la Universidad de La Matanza, pero ayer se definió postergarlo por una cuestión “fáctica”, dijo una de sus personas de máxima confianza. Puntualizó que el súbito cambio de agenda con la marcha a Plaza de Mayo no permitió avanzar con la organización y la logística del acto en ese distrito del conurbano, por lo que el evento será reprogramado para otro día de la semana.

Lo cierto es que desde que Cristina fue atacada en la puerta de su domicilio, la Casa Rosada entró en una dinámica del minuto a minuto.

“Todavía falta la palabra de Cristina, ella es la que nos va a marcar la agenda con respecto a su tema”, explicó un funcionario a la nacion.

No es el único que evalúa que ese será el camino a recorrer en los próximos días. “Todo lo que se habló este viernes fue centrado en lo que había pasado con Cristina, que es de una magnitud impresionante. Está claro que vamos a seguir trabajando y la gestión sigue, pero hay que dar un debate serio sobre lo que sucedió, dijo un ministro.

Hasta ayer, la exmandataria no se había pronunciado públicamente sobre el ataque que sufrió. Desde la tarde del viernes, que la exmandataria salió de su departamento de Recoleta, el oficialismo se ocupó de preservar datos sobre su ubicación. Todo forma parte del refuerzo de las medidas de seguridad, además de ampliar el número de oficiales de su custodia.

En principio, una convocatoria a la oposición para retomar el debate político a partir del atentado a la vice quedó más alejada, luego de la falta de concordia que se visibilizó en Diputados. “No se podían poner de acuerdo en una declaración de tres párrafos. Es inviable un gran acuerdo”, reconoció un colaborador presidencial. El jefe de Estado, por lo pronto, se plegó al libreto del kirchnerismo contra el “discurso del odio”, una actitud que repele al arco opositor.

Foco en Massa

En lo que respecta a la gestión, para mañana se espera un decreto de importancia (trascendió que estaría vinculado al sistema de salud), previo al viaje que iniciará el ministro de Economía a los Estados Unidos.

Varios funcionarios del gabinete cifran expectativas en lo que sucederá allí, dado que se verá si los Estados Unidos acompaña el plan de estabilización y ajuste que trazó el Palacio de Hacienda, con impacto directo en toda la gestión.

Será el primer viaje de Massa desde que asumió la titularidad del Ministerio de Economía, que allí tiene como objetivo la búsqueda de inversiones (en particular petroleras, mineras y vinculadas al litio) y divisas (buscará agilizar los desembolsos del Banco Mundial y el Banco Interamericano de Desarrollo). Además tendrá un encuentro con Kristalina Georgieva, titular del FMI, organismo donde buscará avanzar para que se liberen los derechos especiales de giro (DEG) por $4.000 millones de dólares.ß