El Gobierno argentino se desmarca de la liberación de presos por coronavirus

Agencia EFE

Buenos Aires, 30 abr. (EFE).- La ministra de Justicia de Argentina, Marcela Losardo, aseguró este jueves que la concesión de prisión domiciliaria a centenares de presos que se dio en los últimos días por la pandemia de coronavirus "no es un tema del poder Ejecutivo", y lo achacó a una decisión de la Justicia.

"El Poder Judicial fue tomando medidas en situaciones determinadas y con algunos detenidos que se estimó que podían tener peligro porque estaban bajo un riesgo, no es un tema del Poder Ejecutivo. El Poder Ejecutivo no puede ni detener, ni meter preso ni sacar a nadie", afirmó Losardo en declaraciones a Radio Mitre.

Recordó que "el Poder Judicial es el que toma la decisión de detener gente, de ver si va a un centro de detención, y de excarcelar gente", y destacó que "es un tema judicial, tienen que ser muy cautelosos los jueces, que muchos lo son y otros no".

LISTADO CON PRESOS EN GRUPOS DE RIESGO

El Ministerio de Justicia elaboró un listado de reclusos en situaciones de riesgo, que según Losardo se realizó teniendo en cuenta "el momento que se está viviendo y consideraciones de la Organización Mundial de la Salud (OMS) sobre la pandemia".

"Nadie está de acuerdo en sacar violadores, sacar asesinos seriales... no se está de acuerdo con eso, se está de acuerdo con que hay un grupo de gente que está en un alto riesgo donde si ocurre lo que puede llegar a ocurrir hay un contagio masivo en los centros penitenciarios", agregó.

Losardo salió al paso de la polémica que se generó en los últimos días, en los que "se está escuchado que salieron 2.500 personas, que no hay tobilleras y salieron a la calle, y tampoco es así", y afirmó que en el régimen federal, que no incluye todos los centros penitenciarios del país, se concedió arresto domiciliario a 320 personas "desde marzo hasta el 21 de abril", y todos salieron con una pulsera electrónica .

EN SINTONÍA CON EL PRESIDENTE

Se refirió también a las palabras de ayer del presidente Alberto Fernández, que en su Twitter expresó su "oposición a ejercer la facultad del indulto", y aseguró que estas expresan "la posición del Gobierno" y que "no se van a disponer indultos ni amnistías ni conmutación de penas por ninguna razón".

"A mi no me gusta que salgan los asesinos a al calle, a mí no me gusta que salgan los violares a la calle, a nadie le gusta y al presidente tampoco", recalcó.

Sobre este tema se expresó también hoy el alcalde de Buenos Aires, Horacio Rodríguez Larreta, quien pertenece a la colación opositora Juntos por el Cambio, y calificó la liberación de presos de "indignante".

CRITICAS DESDE LA OPOSICIÓN

"El tema de que salgan los presos para mi es indignante, la gente hoy está encerrada cumpliendo la cuarentena y tenemos presos que salen a la calle", afirmó durante la rueda de prensa diaria del Gobierno porteño para informar de las novedades sobre la pandemia.

Se refirió en concreto a un ladrón que la Policía arrestó en el barrio de Almagro, que "había salido (de prisión) el día anterior", y que tras ser detenido les dijo a los agentes: "Es igual, no importa, total vuelvo mañana y vuelvo a salir".

"Esa actitud realmente es indignante, en este caso y muchos otros", concluyó.

CASOS POLÉMICOS EN EL PAÍS Y CACEROLADA DE REPUDIO

En las últimas horas se vivieron varios casos polémicos en el país, como un hombre en la ciudad de Buenos Aires que cumplía condena por robo y violencia de género, que había sido liberado días atrás y hoy fue detenido tras recibir una denuncia porque "goleó a sus sobrinos", según el secretario de Seguridad de la capital, Marcelo D’Alessandro.

En la provincia de Chubut (sur) un grupo de personas golpearon violentamente a un detenido que acababa de abandonar la prisión en la que cumplía condena por secuestro, una escena que uno de los presentes grabó en video y publicó en las redes sociales.

Para hoy se convocó a través de las redes sociales una cacerolada a las 20.00 hora local (23.00 GMT) bajo la consigna "no a la liberación de presos".

La mayoría de los reclusos que recibió el arresto domiciliario reside en la provincia de Buenos Aires, donde el juez de Casación Penal Víctor Violini dictó un amparo colectivo que benefició a cientos de personas en privación de la libertad.

Ante las fuertes críticas que recibió por su resolución, Violini aclaró a través de la red social Twitter que el habeas corpus colectivo que dictó "no permite el arresto domiciliario de delitos cometidos con armas, delitos de violencia de género, delitos de abuso sexual o delitos cometidos con violencia".

(c) Agencia EFE