Guiño a empresarios. Flexibilizan el cepo al dólar para grandes inversiones que impulsen las ventas al exterior

Carlos Manzoni
·4  min de lectura

En lo que constituye un guiño a los empresarios, el Gobierno lanzó hoy una modesta flexibilización del cepo al dólar. Los sectores petroleros y automotor tuvieron de primera mano el detalle del nuevo régimen de fomento a las inversiones para impulsar exportaciones, que tendrá como principales ejes que el 20% de las divisas obtenidas en las exportaciones vinculadas a una nueva inversión serán de libre aplicación y que el tope máximo anual es el equivalente al 25% del monto bruto de divisas ingresadas para el proyecto.

Esos fondos tendrán como destino el pago de capital e intereses de pasivos en el exterior, utilidades y dividendos de balances cerrados y auditados, y repatriación de inversiones directas de no residentes. Si los cobros de las exportaciones no se aplicaran inmediatamente a los usos previstos, los fondos podrán ser depositados hasta su utilización en cuentas en el exterior de entidades financieras argentinas y/o en cuentas locales en moneda extranjera en bancos argentinos.

En la presentación que se les hizo a los representantes de estas industrias esta tarde participó el presidente Alberto Fernández (vía zoom), junto al ministro de Desarrollo Productivo, Matías Kulfas; el de Economía, Martín Guzmán, y la vicejefa de Gabinete, Cecilia Todesca.

Del lado de los empresarios, estuvieron presentes Hugo Eurnekian, CEO de CGC (Compañía General de Combustibles); Emilio Nadra, vicepresidente comercial de CGC; Alfredo Vitaller, gerente general para la Argentina de Josemaría Resources; Daniel Herrero, presidente de Toyota Argentina; Martín Galdeano, presidente y CEO de Ford Argentina; Thomas Owsianski, presidente y CEO de Volkswagen Group Argentina; Federico Veller, gerente General de Profertil; Teófilo Lacroze, presidente y CEO de Raízen Argentina; Juan Martín Bulgheroni, vicepresidente de Operaciones Upstream de Pan American Energy, y Pablo Vera Pinto, CFO de Vista Oil & Gas.

En una de las empresas que participaron del encuentro, que duró solo 30 minutos, comentaron que todos se fueron de allí con una buena impresión. “La reunión fue buena y es una iniciativa que va en la dirección correcta. Kulfas hizo hincapié en que esto va a mejorar la productividad y el Presidente reconoció que esto no es suficiente, pero que se va en la dirección correcta. Creemos que es un régimen que favorecerá a las inversiones a largo plazo y empujará las exportaciones”, relató la fuente.

En tanto, el Presidente afirmó: “Queremos proteger al que confía en la Argentina, invierte en la Argentina y gana en la Argentina y después necesita pagar compromisos que ha tomado en el exterior. No queremos hacerles difícil el negocio de la inversión a esos empresarios, queremos hacer difícil el juego de los especuladores, pero no el de los que vienen a producir”.

Según se señaló desde el Ministerio de Desarrollo productivo, este régimen está destinado a nuevos proyectos o a aquellos ya establecidos pero que busquen ampliar la capacidad productiva a fin de exportar. No se consideran como inversiones las colocaciones financieras y/o de portafolio; la fusión o adquisición de empresas; o la compra de cuotas y/o acciones o participaciones societarias.

Para acceder a los beneficios de este nuevo régimen, dirigido a inversiones en los sectores foresto industriales, agroindustriales, hidrocarburÍfero, minero y de industrias manufactureras, será necesario presentar un proyecto de inversión no menor a US$100 millones. El beneficio tendrá una duración de 15 años y la autoridad de aplicación será el Ministerio de Desarrollo Productivo.

En este sentido, Kulfas indicó que la iniciativa “genera un marco de mayor previsibilidad y un régimen especial de acceso al mercado de cambios para grandes inversores, que van a tener disponibilidad de hasta un 20% de las divisas de su exportación para ser aplicados a inversiones, que incluye a empresas de diferentes sectores y que traccionan a gran cantidad de pymes, por lo que van a generar gran cantidad de empleo y desde el punto de vista productivo es una señal muy importante”.

Por su parte, Guzmán destacó que la medida es resultado del diálogo que consideran fructífero con los distintos sectores de la economía. Y remarcó la necesidad de “converger hacia un esquema de inversiones de capital que facilite y que aliente las inversiones en la economía real y desaliente el movimiento de capitales de muy corto plazo que generan movimientos desestabilizantes en el tipo de cambio que afectan negativamente la economía real”.

Este nuevo régimen, cuyo decreto se publicará mañana en el Boletín Oficial, tiene como objetivo “incrementar las exportaciones, promover el desarrollo económico sustentable contemplando la equidad social, favorecer la creación de empleo, desarrollar y fortalecer la competitividad de los diversos sectores económicos, propender al crecimiento económico y socialmente equitativo, y obtener la sostenibilidad ambiental del país, de las provincias y de las distintas regiones”.

Asimismo, en el encuentro de hoy se estipuló que el impuesto a las ganancias corporativas quedará de la siguiente manera: hasta $5 millones de ganancia neta la alícuota será de 25%; desde $5 millones hasta $20 millones, de 30% (por incremental), y más de $20 millones, 35%.