El Gobierno de Adís Abeba pide a sus residentes que se preparen para defender la ciudad

·3  min de lectura
FOTO DE ARCHIVO: Agentes de policía y población civil en Adís Abeba

ADÍS ABEBA, 2 nov (Reuters) - Las autoridades de la capital de Etiopía, Adís Abeba, instaron el martes a sus residentes a prepararse para defender sus barrios después de que las fuerzas rebeldes de la región de Tigray, que llevan un año luchando contra el Gobierno central del país, indicaran que podrían avanzar sobre la ciudad.

La ciudadanía de Adís Abeba debe registrar sus armas y reunirse en sus barrios, tal y como pidió el Gobierno local en un comunicado recogido por la Agencia de Noticias de Etiopía.

Se están llevando a cabo registros casa por casa y se está deteniendo a los alborotadores, según el comunicado.

"Los residentes pueden reunirse en su localidad y salvaguardar su entorno", añade el comunicado oficial. "Se aconseja a quienes tengan armas pero no puedan participar en la salvaguarda de su entorno que las entreguen al Gobierno o a sus familiares o amigos cercanos".

El llamamiento se produjo después de que el Frente de Liberación Popular de Tigray (TPLF, por sus siglas en inglés) afirmara haber capturado varias ciudades en los últimos días y dijera que estaba considerando marchar sobre Adís Abeba, a unos 380 km (235 millas) al sur de sus posiciones avanzadas.

El portavoz del Gobierno federal, Legesse Tulu, no respondió inmediatamente a una solicitud de comentarios.

El conflicto estalló durante la noche del 3 de noviembre de 2020, cuando las fuerzas leales al TPLF -incluidos algunos soldados- tomaron bases militares en la región norteña de Tigray. En respuesta, el primer ministro etíope Abiy Ahmed envió más tropas.

El TPLF dominó la política nacional etíope durante casi tres décadas, pero perdió mucha influencia cuando Abiy asumió el cargo en 2018 tras años de protestas contra el Gobierno. Las relaciones con el TPLF se agriaron después de que lo acusaran de centralizar el poder a expensas de los estados regionales de Etiopía, una acusación que Abiy niega.

La propagación de la guerra ha desestabilizado a la segunda nación más poblada de África, antes considerada un aliado estable de Occidente en una región turbulenta.

CIUDADES CAPTURADAS

El martes, el portavoz del TPLF, Getachew Reda, declaró que las fuerzas de Tigray habían tomado el control de la ciudad de Burka, en la vecina región de Amhara.

Los portavoces del Gobierno etíope, el ejército y la región de Amhara no devolvieron inmediatamente las llamadas en busca de comentarios.

Getachew dijo el fin de semana que las fuerzas de Tigray habían tomado el control de dos ciudades: Dessie y Kombolcha.

Un portavoz del Gobierno federal refutó su versión, pero más tarde emitió un comunicado en el que decía que "infiltrados" del TPLF habían matado a 100 jóvenes en Kombolcha.

El lunes por la noche, las fuerzas de Tigray dijeron haberse aliado con combatientes de una fuerza de combatientes del pueblo oromo que también lucha contra el Gobierno central. Los oromo son el mayor grupo étnico de Etiopía. Muchos de sus líderes políticos están actualmente en prisión.

El conflicto ha sumido en la hambruna a unas 400.000 personas en Tigray, ha matado a miles de civiles y ha obligado a más de 2,5 millones de personas del norte de Etiopía a huir de sus hogares.

Cuando llegó al poder, Abiy promulgó importantes reformas políticas, pero diversos grupos de defensa de los derechos humanos afirman que muchas de esas libertades han retrocedido desde entonces.

Fue galardonado con el Premio Nobel de la Paz en 2019 por poner fin a un largo conflicto fronterizo con Eritrea. Las tropas de Eritrea, cuyo presidente es un archienemigo del TPLF, entraron posteriormente en Tigray para apoyar a las fuerzas etíopes.

(Reporte de la redacción de Adís Abeba; Redacción de Maggie Fick; Edición de Angus MacSwan; Traducción de Darío Fernández)

Nuestro objetivo es crear un lugar seguro y atractivo para que los usuarios se conecten en relación con sus intereses. Para mejorar la experiencia de nuestra comunidad, suspenderemos temporalmente los comentarios en los artículos.