Los gobernadores intentan organizarse y ganar protagonismo en la pelea de cara al 2023

·4  min de lectura
Jorge Capitanich pidió investigar a grupos especulativos
Jorge Capitanich pidió investigar a grupos especulativos

CORDOBA.- En medio de la interna entre el presidente Alberto Fernández y la vicepresidenta Cristina Kirchner, los gobernadores intentan reflotar la idea de una “liga” que les de protagonismo en la pelea de cara al 2023 y, a la vez, les permita lograr más fondos de la Nación. Los peronistas vienen manteniendo reuniones y analizan cómo lograr un acercamiento entre Fernández y su vice.

Están persuadidos de que si las peleas se extienden, las consecuencias son difíciles de predecir. Les preocupa el impacto electoral no solo a nivel presidencial, sino en sus propios distritos, ya que la mayoría vota el año próximo. Plantean que el Frente de Todos no tiene un candidato natural “fuerte” y creen poder “construir” a uno desde ese espacio.

El bonaerense Axel Kicillof -el que mejor diálogo tiene con Cristina Kirchner- intercambia con sus pares pero, por ahora, no asume protagonismo en los intentos de armar una “liga”. Su distrito es el que terminó ganando más que el resto en los rearmados de repartos de fondos y en el interior ese punto pesa porque el objetivo declarado es que haya más equidad.

Desde la Casa Rosada siguen esas gestiones de los mandatarios. El jefe de Gabinete, Juan Manzur, es quien actúa como “enlance” entre los mandatarios y el Presidente, un rol que también juega el ministro Eduardo “Wado” de Pedro.

Los del Norte Grande son, a nivel regional, los más activos; ese grupo incluye también a referentes de la oposición. Vienen pidiendo más fondos para sus provincias, más equilibrio en el reparto de subsisidios e inversiones en infraestructura.

La idea de los gobernadores peronistas de que el grupo sea cantera para un candidato presidencial se basa en que representaría mejor a un “país federal”. Hoy no hay ningún nombre que tenga alcance nacional. Los de los distritos con más peso electoral, como Buenos Aires y Córdoba, estarían fuera. Kicillof iría por su segundo mandato en 2023 y Schiaretti no es parte del oficialismo.

El nombre del sanjuanino Sergio Uñac se baraja cada tanto, pero sus allegados sostienen que está abocado a su administración. Los problemas de seguridad en Santa Fe limitaron la proyección de Omar Perotti.

Intercambio de favores

La Nación convocó a los gobernadores para sumarlos a su favor en la pelea que dirimen en la Corte Suprema de Justicia con CABA por los fondos de coparticipación. Entonces enviaron una carta a los jueces en la que acusaban a Rodríguez Larreta y al expresidente Mauricio Macri de quebrar los principios de la equidad. A cambio, quieren que la Rosada les abra más el juego.

El riojano Ricardo Quintela dijo hace unos díasa El Destape Radio que están trabajando en la creación de una nueva “liga de gobernadores” para que sea una base de sostén “para el Presidente y la Vicepresidenta”. Agregó que se trata de “fortalecer el esquema político de la Nación” y “acercar sugerencias, visiones e ideas, y por qué no, programas y proyectos para frenar el proceso inflacionario”.

Capitanich -quien ya blanqueó que pretende ser candidato a Presidente- es el nombre que se baraja para acercarle a Fernández los puntos que con sus pares consensúen. En lo económico, el reclamo es de un plan contra la inflación que sea “claro” y, a la vez, piden que el decreto con el que se fijará el presupuesto de este año incluya las partidas para obras públicas provinciales. En lo político, piden constituir una mesa del Frente de Todos.

La idea de una liga de gobernadores la habían barajado, apenas ganó Fernández, el cordobés Schiaretti (quien incluso venía con el tema desde antes) y el santafesino Omar Perotti. La pandemia de Covid 19 y los problemas de gestión en cada provincia hizo que todos los mandatarios se concentraran en sus territorios.

Schiaretti no es parte del espacio que reúne a los allegados al Presidente pero mantiene contacto con sus pares de todas las jurisdicciones. Estuvo con Capitanich, quien pasó por Córdoba con el objetivo de hablar de temas provinciales, aunque allegados al chaqueño admiten que la situación política general estuvo presente en la conversación.

La semana pasada el cordobés -quien asumió la presidencia pro tempore de la Región Centro- estuvo con su par de Entre Ríos, Gustavo Bordet, y Perotti. En el acto, dijo: “Jamás vamos a abandonar el planteo del federalismo porque nuestra mirada es desde el interior de la patria. Nos paramos para mirar la Argentina desde el interior productivo y no desde el Amba”.

“Lo natural es que los subsidios se repartan con parámetros objetivos; que Edenor y Edesur pasen bajo la jurisdicción de Caba y de Provincia de Buenos Aires, como ocurre en el resto del interior de la patria”, agregó. Ese pedido es transversal a todos los mandatarios del país pero la decisión del cordobés de tomar distancia del kirchnerismo y de Fernández es clave para que los peronistas no lo tomen como una suerte de “vocero”, rol que sí jugó cuando en 2017 se debatió el pacto fiscal.

Nuestro objetivo es crear un lugar seguro y atractivo para que los usuarios se conecten en relación con sus intereses. Para mejorar la experiencia de nuestra comunidad, suspenderemos temporalmente los comentarios en los artículos.