Gobernador de Texas declara desastre en Uvalde para desplegar recursos “necesarios para sanar”

·2  min de lectura

El gobernador de Texas, Greg Abbott, emitió una declaración de desastre para la ciudad de Uvalde una semana después de que 19 estudiantes y dos maestras murieran en una masacre en la Escuela Primaria Robb.

La declaración de estado de desastre proporciona una amplia autoridad ejecutiva para dirigir la respuesta del gobernador al tiroteo masivo y acelera los recursos estatales y locales críticos para la ciudad en duelo, incluidas las instalaciones de salud mental y otra ayuda.

“La comunidad de Uvalde quedó devastada por el acto de violencia sin sentido de la semana pasada en la Escuela Primaria Robb y no debería tener ninguna dificultad para recibir el apoyo necesario para sanar”, declaró el gobernador en un comunicado el martes. “Todo Texas apoya a Uvalde y estamos preparados para brindar apoyo a través de todos los medios disponibles”.

Es la primera declaración de desastre de un gobernador luego de un tiroteo masivo, y es la cuarta declaración de desastre activa en Texas, junto con la respuesta del estado al covid-19, los incendios forestales y la seguridad fronteriza entre EE.UU. y México.

La declaración de desastre permitirá que la División de Manejo de Emergencias de Texas continúe administrando un centro de recursos familiares que se estableció la semana pasada en el Fairplex del condado de Uvalde, donde las familias de las víctimas pueden establecer contacto con servicios de salud mental y otros recursos.

Los legisladores de Texas instaron al gobernador a convocar una sesión legislativa especial en el capitolio estatal en Austin para abordar la violencia armada.

El gobernador declaró durante una conferencia de prensa la semana pasada que “todas las opciones están sobre la mesa” para una sesión especial. Pero sugirió en sus comentarios grabados a la NRA (Asociación Nacional del Rifle de EE.UU.) que las leyes que combaten la proliferación de armas de fuego “no han impedido que los dementes realicen actos malvados”.

“¿Esperamos que surjan leyes de este crimen devastador? Claro que, sí”, dijo durante una conferencia de prensa el viernes. “Habrá leyes en múltiples áreas temáticas diferentes”.

El gobernador, quien al inicio elogió la respuesta de las fuerzas del orden público a los asesinatos del 24 de mayo, aseguró que estaba “bastante furioso” después de que los funcionarios de Texas contradijeran la narrativa inicial de la policía y no tuvieran en cuenta el lapso de una hora entre el momento en que la policía llegó a la escuela y la muerte del tirador.

“Me engañaron”, expresó el 27 de mayo. “Estoy furioso por lo que pasó. Estuve en este mismo escenario hace dos días, y le conté al público la información que me habían dado... La información que me dieron resultó, en parte, inexacta, y estoy bastante furioso por eso”.

Nuestro objetivo es crear un lugar seguro y atractivo para que los usuarios se conecten en relación con sus intereses. Para mejorar la experiencia de nuestra comunidad, suspenderemos temporalmente los comentarios en los artículos.