Otro gobernador republicano rechaza pedido de alojar niños inmigrantes

Agencia EFE
·2  min de lectura

Denver (CO), 13 mar (EFE News).- Otro gobernador republicano, Pete Ricketts, de Nebraska, expresó este martes su rechazo al pedido del presidente Joen Biden de alojar niños inmigrantes en ese estado, como ya lo habían hecho sus colegas de Iowa y de Carolina de Sur, indicando que los recursos disponibles se usarán solo para los niños locales.

En declaraciones preparadas, Ricketts señaló su “desacuerdo” con la posición de Administración Biden de permitir que menores de edad que ingresan a Estados Unidos sin la compañía de adultos puedan reencontrarse con sus padres o familiares sin pasar antes por el proceso de pedir asilo o sin que lo decida una corte de inmigración.

“Reservamos nuestros recursos para servir a nuestros niños”, dijo Ricketts, quien anteriormente había dicho que los trabajadores inmigrantes en Nebraska debían “esperar al final de la línea” para ser vacunados contra la covid-19 después de que los ciudadanos lo fuesen, y que incluso antes respaldó restricciones al alquiler de viviendas para indocumentados.

“Yo no quiero que nuestros niños sufran como resultado de las malas políticas públicas del presidente Biden”, enfatizó el mandatario estatal, agregando que una mejor alternativa sería reunir a los niños y a sus padres “en sus países de origen”.

Según Ricketts, no le compete a Nebraska “resolver la crisis de inmigración creada por el presidente Biden” al dejar que “miles de menores no acompañados” ingresen a Estados Unidos.

Ricketts siguió así los pasos del gobernador de Carolina del Sur, Henry McMaster, quien este lunes firmó una orden ejecutiva para evitar la llegada a ese estado de menores migrantes sin acompañantes adultos. Según McMaster, Carolina del Sur no cuenta con los recursos suficientes para cumplir con esa tarea.

Por su parte, la gobernadora de Iowa, Kim Reynolds, fue la primera en rechazar a los niños migrantes, explicando que “el problema es del presidente (Biden), no nuestro problema”.

Según un reciente reporte publicado por The New York Times, unos 20.000 menores extranjeros están actualmente al cuidado de las autoridades federales de inmigración y otros 15.000 se sumarían en los próximos dos meses como consecuencia del impacto económico y social de la pandemia e incluso de los huracanes en zonas de México y América Central.

En ese contexto, estados como California, Michigan y Pensilvania ya aceptaron recibir a cientos de niños migrantes.

Otros estados, como Colorado, están negociando el uso de instalaciones federales para alojar a los menores, incluyendo la inmensa Base Peterson de la Fuerza Aérea en Colorado Springs, aunque la sola mención de esa posibilidad generó su inmediato rechazo tanto parte de organizaciones proinmigrantes como del congresista republicano Doug Lamborn.

(c) Agencia EFE