Un gobernador de EE.UU. pidió un confinamiento y fue a una cena de lujo: ahora podrían removerlo

·4  min de lectura
Gavin Newsom (AP Foto/Jeff Chiu, Archivo)
Gavin Newsom (AP Foto/Jeff Chiu, Archivo)

CALIFORNIA.- Gavin Newsom no es el primer gobernador de California que enfrenta un intento de destitución de su cargo, pero sí el único que será sometido a la votación popular, dado que el petitorio reunió la suficiente cantidad de firmas para ser llevado a las urnas, el próximo 14 de septiembre.

Los motivos que impulsaron la iniciativa en contra del demócrata son varios. Lo que comenzó como una jugada de los republicanos, quienes se oponían a Newsom en temas como la pena de muerte y otras propuestas que distaban de las del expresidente Donald Trump, comenzó a tomar impronta masiva.

“Te dejo en el hotel lo que te mereces”: cómo fueron las últimas horas del argentino que asesinó a su hijo en España

El vaso rebalsó cuando Newsom fue visto cenando sin tapabocas con un grupo de lobistas en un costoso y exclusivo restaurante del Valle de Napa llamado French Laundry, después de pedir a los californianos que llevaran mascarillas y se quedaran en casa, en noviembre del año pasado.

Además, el cierre prolongado de las escuelas provocó descontento durante el último año escolar, al igual que el descubrimiento de un fraude cometido en torno a las ayuda económica destinada a los californianos sin trabajo. Mucha gente considera, también, que el gobernador demócrata impuso medidas excesivamente restrictivas para lidiar con la pandemia. Otros tantos californianos están en alerta por la sucesión de incendios forestales devastadores, que dejaron a decenas de personas sin hogar.

Una lujosa torre se está hundiendo y preocupa a sus residentes millonarios

Los partidarios de Newsom alaban su gestión de la pandemia, citando el éxito de California en el control del virus, la ayuda estatal récord a las familias y empresas perjudicadas por la pandemia y la recuperación económica del estado del oeste del país, pero no lograron ser lo suficientemente convincentes como para impedir que el 12% de los votantes registrados en la última elección para gobernador de al menos cinco condados firmen peticiones para respaldar la iniciativa, según indicó el periódico local San Diego Union Tribute. Ese porcentaje es el mínimo necesario para llegar a la instancia electoral de destitución, y hoy representa la voz de 1.626.42 votantes.

La ley del estado permite desde 1911 que los californianos puedan intentar remover a un funcionario electo a través de las urnas, pero no es una campaña fácil sin respaldo financiero.

En efecto, los tres grupos que promovieron la iniciativa gastaron alrededor de cinco millones de dólares en el primer trimestre de 2021, en su intento de que la denuncia se eleve a la votación. Los principales donantes incluirían a John Kruger, un empresario del condado de Orange y defensor de la reforma educativa; al desarrollador de Beverly Hills Geoffrey Palmer, y al multimillonario de Silicon Valley Douglas Leone. También hizo su aporte otro inversor de Silicon Valley, Chamath Palihapitiya.

Quiénes se postulan para reemplazar a Gavin Newsom

Hay 46 candidatos en la nueva carrera a la gobernación. Entre ellos, políticos, artistas, empresarios y hasta la atleta olímpica Caitlyn Jenner. La nómina incluye al empresario John Cox y a Kevin Paffrath, un influencer de YouTube. El exalcalde de San Diego, Kevin Faulconer, un republicano moderado, también se presenta y tiene buenas chances de ganar la elección.

Treinta y ocho días después de las elecciones, si la destitución tiene éxito, la secretaria de Estado de California certificará los resultados y el nuevo gobernador tomará posesión. Para ello se necesita que más del 50% de los votantes voten a favor de remover a Newsom.

El nuevo gobernador electo estaría en el cargo por el resto del mandato de Newsom, que corre hasta el 2 de enero de 2023.

La reacción del gobernador tras contradecir sus propias sugerencias

En noviembre de 2020, las imágenes del gobernador sentado en un restaurante y rodeado de personas sin barbijo generaron el rechazo de buena parte de los californianos, que habían sido impulsados a permanecer en sus casas. Ante la amplia disconformidad social, Newsom calificó la cena de “un grave errory pidió disculpas.

“Debería haberme levantado y haber conducido de regreso a mi casa”, dijo en aquel entonces. Y reflexionó: “El espíritu de lo que estoy predicando todo el tiempo se contradice. Necesito predicar y practicar, no solo predicar”.

Nuestro objetivo es crear un lugar seguro y atractivo para que los usuarios se conecten en relación con sus intereses. Para mejorar la experiencia de nuestra comunidad, suspenderemos temporalmente los comentarios en los artículos.