El gobernador DeSantis suspende al comisionado Joe Martínez semanas después de su arresto

·4  min de lectura

El gobernador Ron DeSantis suspendió el martes al comisionado de Miami-Dade Joe Martínez, semanas después que fue arrestado el 30 de agosto por cargos de delito grave.

No se supo de inmediato a quién nombraría DeSantis como reemplazo de Martínez, también republicano que representa a un distrito conservador. Pero es seguro que eso sucederá, ya que la Constitución de la Florida permite a un gobernador nombrar a un sucesor para representar a las 215,000 personas que viven en el Distrito 11 de Miami-Dade.

Martínez faltó a una reunión de la Comisión tras su arresto y su estancia de cinco horas en una cárcel de Miami-Dade, y luego asistió a la primera audiencia del presupuesto del condado para 2023 el 8 de septiembre.

Martínez no respondió a una solicitud de comentarios, pero dijo en un mensaje de texto que “habrá una declaración”.

El presidente de la junta directiva emitió votos preliminares sobre las ordenanzas presupuestarias antes de una votación final programada para el 20 de septiembre, y no logró el apoyo de sus compañeros para una reducción de 3% en las tasas de impuestos sobre la propiedad que el condado cobra fuera de los límites de la ciudad.

La noticia de la suspensión se produjo horas antes de que Martínez asistiera a la audiencia final sobre el presupuesto, que comienza a las 5 p.m.

La Constitución de la Florida otorga al gobernador el poder de suspender a un titular de un cargo del condado arrestado por cargos de delito grave, pero no es obligatorio. En un evento del 7 de septiembre en Sweetwater, DeSantis dijo que habría una suspensión después del arresto de Martínez. “Obviamente, cuando se tiene una situación como esa, habrá un nuevo comisionado”, dijo.

En el evento, DeSantis dijo que su administración no había resuelto si un reemplazo de Martínez tenía que vivir en el Distrito 11, un área suburbana en el oeste de Miami-Dade sin municipios. Los abogados de Miami-Dade han dicho en privado a los comisionados del condado que un sustituto de Martínez debe vivir en el distrito para ocupar el cargo. DeSantis, que es abogado, dijo que “probablemente” tenía el mismo punto de vista, pero que pensaba que un habitante del Distrito 11 tenía más sentido en aras del “buen gobierno”.

Esta es la sexta suspensión de un funcionario electo decidida por DeSantis desde principios de agosto, pero la primera vinculada a un arresto por delito grave. Martínez es también el primer republicano en la cadena de suspensiones de DeSantis, que comenzó el 5 de agosto con la del fiscal electo del Condado Hillsborough y continuó el 26 de agosto con cuatro integrantes de la junta escolar del Condado Broward.

DeSantis alegó abandono del deber al suspender a esos titulares de cargos demócratas, mientras que los críticos calificaron los movimientos como un abuso de un poder que los gobernadores anteriores han limitado mayormente a los delitos penales de los funcionarios locales.

Los fiscales de Miami-Dade acusaron a Martínez de dos delitos graves relacionados con un pago de $15,000 de un propietario de un negocio que se benefició de la legislación que el comisionado propuso en 2017 pero que nunca avanzó. Martínez dijo que es inocente de los cargos.

Según la Constitución de la Florida, el Senado estatal decide si destituye o restituye a un funcionario del condado suspendido. Las reglas del Senado establecen que si el funcionario suspendido enfrenta cargos, la votación no debe tener lugar hasta después de que el caso criminal concluya, a menos que ambas partes acuerden un proceso más rápido. DeSantis también puede levantar la suspensión en cualquier momento.

En caso de que Martínez sea destituido por el Senado u opte por renunciar a su cargo, eso crearía una vacante permanente que los comisionados de Miami-Dade pudieran cubrir hasta las elecciones de 2024. La junta pudiera nombrar a un comisionado del Distrito 11 o convocar a una elección especial para cubrir el puesto.

Sin municipios en el Distrito 11, DeSantis no tenía una colección de titulares de cargos a nivel de la ciudad para considerar un reemplazo de Martínez.

Martínez, de 64 años, teniente de Policía del condado retirado, ha ocupado el escaño del Distrito 11 desde 2016. Su último mandato expira en 2024. Antes de su arresto, dijo que estaba considerando postularse para jefe de policía electo una vez que ese cargo vuelva a estar en la boleta electoral en 2024 según una nueva enmienda a la Constitución de la Florida que revive el puesto de elección.