Gobernador y Congreso podrán nombrar a alcaldes suplentes

·2  min de lectura

MEXICALI, BC., noviembre 15 (EL UNIVERSAL).- El Congreso de Baja California aprobó en sesión extraordinaria un decreto, presentado por el gobernador Jaime Bonilla Valdez, para que cuando un alcalde solicite licencia al cargo por un periodo mayor de 30 días naturales, sea el mandatario estatal y la Legislatura quienes propongan y aprueben al suplente, y no los ayuntamientos, como lo estipula la ley.

En sesión realizada este sábado, un total de 17 diputados votaron a favor y cinco en contra sobre la iniciativa que reforma el artículo 42 de la Ley de Régimen Municipal para el Estado de Baja California.

Con la modificación, el mandatario estatal será quien presente una terna de posibles suplentes y la Legislatura local votará para aprobar o rechazar las opciones; en el supuesto caso de que se rechacen hasta en dos ocasiones las propuestas, entonces sería el Cabildo quien presente a otros candidatos.

Inicialmente, Bonilla Valdez envió el decreto, con fecha del 9 de noviembre, en el que propuso que cuando un munícipe solicite licencia por un periodo mayor a 15 días "será resuelta en definitiva por el Congreso del estado. En los casos en que proceda nombrar a quien lo sustituirá, el gobernador es quien hará la propuesta para que el Congreso la apruebe o rechace.

"El Congreso sólo podrá rechazar dos propuestas para que tal efecto le haga llegar al gobernador. En ese supuesto, el mandatario estatal es quien hará la designación", indica la propuesta del Ejecutivo estatal.

Sin embargo, la diputada Monserrat Caballero presentó una reserva que finalmente fue aprobada en la que se votó a favor de que cuando la ausencia de un alcalde sea mayor a 30 días naturales, la situación "será resuelta en definitiva por el Congreso cuando por cualquier circunstancia el suplente no asumiera el cargo o no se presentara, el gobernador del estado enviará una terna de propuesta al Congreso local".

Previo a la publicación del decreto, el Cabildo de Tijuana tenía contemplada una reunión extraordinaria que fue suspendida, en la que el alcalde Arturo González Cruz solicitaría licencia para separarse del cargo por segunda ocasión, a pesar de que apenas había regresado al puesto hace menos de dos semanas.