Del Toro, Yeoh y "Abbott Elementary" ganan en los Globos

Los Globos de Oro regresaron al aire el martes, con una alfombra roja llena de celebridades y el comediante Jerrod Carmichael como un dubitativo maestro de ceremonias así como múltiples trofeos para “Everything Everywhere All at Once” (“Todo en todas partes al mismo tiempo”) y “Abbott Elementary” en un momento en el que los atribulados premios buscan encender de nuevo la chispa de su glamur previo a la pandemia y el escándalo.

La noche también trajo premios para la película en lengua extranjera “Argentina, 1985”, del director argentino Santiago Mitre protagonizada por Ricardo Darín, y para la cinta animada del mexicano Guillermo del Toro “Guillermo del Toro’s Pinocchio” (“Pinocho de Guillermo del Toro”).

Carmichael comenzó la 80a ceremonia de los Globos de Oro desde el hotel Beverly Hilton en Beverly Hills, California, con poca de la fanfarria que suele iniciar este tipo de ceremonias, y se adentró directamente en los asuntos que llevaron a que los Globos quedaran fuera del aire el año pasado y a que buena parte de la industria del espectáculo boicoteara a la Asociación de Prensa Extranjera de Hollywood (HFPA por sus siglas en inglés). Primero pidió un poco de silencio.

“Soy su anfitrión Jerrod Carmichael”, dijo el comediante, quien ganó el año pasado un Emmy por su especial de HBO “Rothaniel”. “Y les diré por qué estoy aquí, estoy aquí porque soy negro”.

“No diré que ellos eran una organización racista”, continuó antes de sentarse en el escenario. “Pero no tenían un solo integrante negro hasta que George Floyd murió. Así que hagan lo que quieran con esa información”.

En una noche lluviosa por las tormentas prolongadas que han afectado al sur de California, el primer premio fue para Ke Huy Quan, el antiguo astro infantil de “Indiana Jones and the Temple of Doom” (“Indiana Jones y el templo maldito”), como mejor actor de reparto en “Everything Everywhere All at Once”. Visiblemente emocionado, Quan quien no había conseguido un papel por años antes de que Daniel Kwan y Daniel Scheinert lo eligieran para su historia de multiversos, les agradeció a los directores por esa segunda oportunidad.

“Afortunadamente, más de 30 años después, dos tipos pensaron en mí”, dijo Quan. “Ellos recordaron a ese niño. Y me dieron la oportunidad para intentarlo de nuevo”.

Michelle Yeoh, la estrella de “Everything Everywhere At Once”, también ganó, consiguiendo el premio a mejor actriz en una comedia o musical. Yeoh, nacida en Malasia, es la segunda actriz de origen asiático en ganar en la categoría, después de que Awkwafina, su compañera de reparto en “Crazy Rich Asian” (“Locamente millonarios”), lo consiguiera en 2020 por “The Farewell”.

“Cuarenta años”, señaló Yeoh de 60 años, quien debutó en cine en 1984. “No voy a soltar esto”.

Angela Bassett, una de las favoritas para los Oscar, ganó el premio a mejor actriz de reparto por su papel en “Black Panther: Wakanda Forever” (“Black Panther: Wakanda por siempre”).

“Quizá haya lágrimas en la noche, pero la alegría llega en la mañana”, dijo Bassett en referencia a la muerte del astro de la primera película de “Black Panther” Chadwick Boseman.

El premio de mejor actor fue inesperado. Austin Butler ganó por su papel en “Elvis” de Baz Luhrmann. El favorito en la categoría había sido Brendan Fraser por “The Whale” (“La ballena”). Antes de los Globos, Fraser había dicho que no asistiría a la ceremonia porque “mi madre no crio a un hipócrita”. En 2018, Fraser dijo que en 2003 lo toqueteó el integrante de la HFPA Philip Berk, quien ya no es parte de la oroganización y ha negado las acusaciones.

La comedia sobre una escuela pública “Abbott Elementary” llegó como la principal nominada de televisión y se llevó dos de los primeros premios. Quinta Brunson, la creadora de la serie y protagonista, ganó el galardón a mejor actriz en una serie de comedia y Tyler James Williams ganó por su papel de reparto.

“Ha resonado con el mundo de una manera que no me podría haber imaginado que lo haría”, afirmó Brunson al agradecer a los ejecutivos que apoyaron su visión. “Pero seamos honestos, sí lo imaginé, por eso se las vendí”.

Colin Farrell, quien ganó su primer Globo de Oro en 2009 por su actuación en “In Bruges”(“Escondidos en Brujas”) de Martin McDonagh en 2009, ganó el premio a mejor actor de musical o comedia al volver a hacer equipo con McDonagh y su ex compañero de reparto de “In Bruges” Brendan Gleeson, esta ocasión por “The Banshees of Inisherin” (“Almas en pena de Inisherin”). El actor agradeció a McDonagh, el elenco, a sus hijos y a la burrita de la película, Jenny.

Farrell superó al actor mexicano Diego Calva de la cinta “Babylon”, quien estaba nominado en la categoría por su reveladora interpretación en el filme de Damien Chazelle.

Otro desaire fue el triunfo de la canción “Naatu Naatu” de la sensación india “RRR” que se impuso por encima de Rihanna y Taylor Swift. Jeremy Allen White de “The Bear” superó a Donald Glover (“Atlanta”), Bill Hader (“Barry”), Steve Martin (“Only Murders in the Building”) and Martin Short (“Only Murders in the Building”) para llevarse el premio a mejor actor en una serie de comedia o musical.

Poco después del dramático final de “White Lotus”, Jennifer Coolidge habló bastante sobre los riesgos de entregar un premio sobre pisos encerados.

La alfombra roja (que este año era de color gris) estuvo llena de estrellas con vestidos de gala previo a la ceremonia, incluyendo a Bassett en un brillante vestido plata y Lily James en un impresionante vestido rojo. Ahora está por verse si los espectadores regresarán también. Los Globos son tradicionalmente una gala más libre y desinhibida que los Premios de la Academia, pero este año había bastantes nubes que rodeaban la premiación, literal y figuradamente.

Estrellas y estudios boicotearon la ceremonia del año pasado, que NBC optó por no televisar, argumentando que la HFPA necesitaba tiempo para hacer una “reforma sustancial” después de que reportes revelaran la falta de diversidad de la organización y algunas faltas éticas. Un año después, buena parte, aunque no todos, en Hollywood parecían listos para celebrar de nuevo.

Los Globos también se desarrollaron con un fondo de fuertes tormentas que han azotado el sur de California causando inundaciones en las zonas costeras y en las montañas fuera de Los Angeles. La lluvia prolongada, que ha superado un pie (30 centímetros) desde el domingo en algunas regiones, también ha provocado deslaves y evacuaciones.

La ceremonia desde el Beverly Hilton en Beverly Hills, California, fue transmitida por primera vez en vivo vía streaming en Estados Unidos a través del servicio Peacock de NBCUniversal, además de transmitirse por la televisora estadounidense NBC. Cuando los Globos pasaron por el escándalo, NBC modificó su acuerdo con la HFPA, y puso a los premios bajo un contrato de un año, además de cambiar su horario habitual de los domingos por la noche al martes.

Eso significó que los Globos fueron sometidos esencialmente a una audición de un año para recapturar su sitio y relevancia en un Hollywood que parecía listo para abandonarlos.

Pero el martes buena parte de la industria se dio cita. Eddie Murphy y Ryan Murphy recibirían homenajes y Sean Penn presentaría un mensaje del presidente de Ucrania Volodymyr Zelenskyy.