Ana de Armas ya es una estrella de Hollywood con su primera nominación a los Globos de Oro

Quién hubiera dicho cuando protagonizaba a una de las protagonistas adolescentes de El Internado, que nueve años después Ana de Armas acabaría cargando con la etiqueta de “actriz nominada a los Globos de Oro”. La intérprete cubana de 31 años no deja de subir peldaños a pasos agigantados, y con Puñales por la espalda ha marcado su ascenso definitivo al firmamento de las estrellas de Hollywood.

(Claire Folger; © 2018 MRC II Distribution Company L.P. All rights reserved.)

Prueba de ello es una filmografía que suma un blockbuster tras otro y una recién cosechada nominación a los premios de la Asociación de la Prensa Extranjera en Hollywood como mejor actriz en comedia y musical por su trabajo en Puñales por la espalda. La primera de su carrera.

Esta cubana que en cuestión de menos de cuatro años ha trabajado al lado de Keanu Reeves, Robert De Niro, Harrison Ford, Ryan Gosling, Christopher Plummer y Jamie Lee Curtis, se codeará con la crème de la crème de Hollywood el 5 de enero en la 77 ceremonia de los Globos de Oro donde competirá por el premio dorado contra Awkwafina (The Farewell), Beanie Feldstein (Súper empollonas) y dos pesos pesados como Cate Blanchett (Where’d you go, Bernadette) y Emma Thompson (Late night). Un acontecimiento que sin dudas sirve como antesala, no a los Oscar, sino a lo que se viene en su carrera con su incorporación como nueva “mujer Bond” en Sin tiempo para morir (ya no son chicas Bond) y su primer papel protagonista en Hollywood con el biopic de Marilyn Monroe en Blonde. Ya les avisaba, lo de esta chica es un subir, subir, sin descender nunca.

Pero ¿cómo llegó hasta este punto en apenas unos años y sin que casi nos diéramos cuenta? Es la pregunta del millón. Tantas actrices hispanas han buscado un hueco en Hollywood, y tan pocas lo han conseguido, que lo de Ana sin dudas es una hazaña digna de tener en cuenta. En el año 2010 ya protagonizaba sus propias películas en España tras el furor de El Internado y su participación destacada en Hispania, la leyenda. Es cierto que en las producciones televisivas no podía explotar su talento al máximo, sino que lo hizo a través de cintas menores como Por un puñado de besos (2014), pero sobre todo a través del terror con El callejón (2011) y Anabel (2015).

Así como le pasó a Jamie Lee Curtis con Halloween o más recientemente Anya Taylor-Joy (La Bruja) o Florence Pugh (Midsommar), el cine de horror fue el escenario perfecto para catapultarse hacia los ojos de la industria, llamando la atención de uno de los productores más lucrativos del horror como Eli Roth, padre de la saga Hostel, fichándola para su thriller de bajo presupuesto Toc Toc (2015). En aquella apuesta, ella era una de las bellas villanas con un Keanu Reeves en papel de víctima. La película tuvo más repercusión en el streaming que en la taquilla, y sirvió para marcar el camino de Keanu hacia su renacimiento en Hollywood antes de John Wick pero sobre todo para colocar a Ana en el mapa hollywoodense.

Con Keanu Reeves en Toc Toc

Desde entonces no ha parado, echando raíces en Hollywood y apostando por ella misma al 100%. El cine de terror, un éxito del streaming y la influencia de estar acompañada de un rostro como el de Keanu Reeves fueron los ingredientes perfectos para comenzar un camino que avanza año tras año. Volvió a trabajar con Keanu poco después en La hija de Dios (2016) para enseguida después volar sola a través de papeles secundarios en el drama púgil Manos de piedra (2016) que la llevó a plantarse delante de los focos más importantes de la industria en el Festival de Cannes y nada menos que compartiendo protagonismo con Robert de Niro y su novio por entonces, el protagonista Edgar Ramírez.

En cuestión de poco tiempo se codeaba en otro par de películas junto a Jonah Hill y Scott Eastwood, para enseguida grabar su nombre entre las historias más legendarias del cine. Hasta ese momento, Ana se mantenía en Hollywood pero no destacaba del todo debido a apuestas sin gran tirón ni papeles protagonistas. Pero todo cambió, y ya de manera definitiva, con Blade Runner 2049. En la secuela del clásico de ciencia ficción de Ridley Scott, Ana se ponía a las órdenes de un director tan aclamado como Denis Villeneuve para dar vida a Joi, la “acompañante holográfica” del personaje de Ryan Gosling.

Ana de Armas en Sin tiempo para morir (Nicole Dove; © 2019 DANJAQ, LLC AND MGM. ALL RIGHTS RESERVED.)

Al tratarse de un título de peso que contaba con dos figuras tan atractivas para la taquilla como Harrison Ford y Gosling, Ana supo ganarse su lugar dándolo todo en una interpretación tan sensual como emocional que se robó el protagonismo en varias escenas. Y desde ese momento todo cambió, y parece que para siempre.

Dos años después ya suma varias películas más en la Meca del cine y acaba de cosechar su primera nominación al Globo de Oro por su papel en Puñales por la espalda, el whodunnit de Rian Johnson que juega a descifrar el misterio detrás de la muerte de un magnate al que Ana cuidaba en el papel de su enfermera. Ella es la principal sospechosa, pero es quien aporta la dosis de dramatismo y corazón a la historia, cargando con el peso de la trama sin decaer en ningún momento, incluso cuando comparte momentos con actores de la talla de Daniel Craig, Chris Evans, Jamie Lee Curtis, Christopher Plummer, Michael Shannon o Toni Collette.

Y así de feliz lo celebraba con sus seguidores en redes:

¿Tiene posibilidades de hacerse con el premio? Absolutamente. A pesar de competir contra nombres fuertes, a nivel de crítica su mayor contrincante sería Awkwafina, quien realmente hace un trabajo impecable en The Farewell, una joyita indie sobre la desconexión personal y la búsqueda de identidad de una hija de inmigrantes. Dicho esto, en cuanto a lo que quieren los votantes de los Globos de Oro, es bien sabido que tienen debilidad por los nombres con más peso glamuroso, y por eso la lucha podría estar entre Blanchett y Thompson. Sin embargo, creo definitivamente que la categoría está entre Ana y Awkwafina, las dos representantes de diversidad en Hollywood con dos historias de inmigrantes desde ángulos diferentes y que brillan como los rostros nuevos de la industria.

Más historias que te pueden interesar: