Giroud y Mbappé se desatan y Francia vapulea 4-1 a Australia

AL WAKRAH, Qatar (AP) — Francia sabe carburar sin Karim Benzema.

Tras perder por lesión a su fenomenal delantero y reciente ganador del Balón de Oro, Francia confirmó el martes que tiene recursos de sobra para aniquilar a sus oponentes. Kylian Mbappé firmó un gol y aportó la asistencia en la segunda anotación de Olivier Giroud en la noche para que los defensores del título vapuleasen 4-1 a Australia.

Les Bleus remontaron dando una gran exhibición de contundencia, avalando la apuesta ofensiva de su técnico Didier Deschamps, poniendo de inicio juntos a Mbappé, Giroud, Antoine Griezmann y Ousmane Dembélé.

El doblete de Giroud le dejó empatado con Thierry Henry como los máximos goleadores de la selección de Francia, ambos con 51 conquistas. Lo logró al cabecear un centro de Mbappé a los 71 minutos.

“Es un jugador fundamental para nosotros”, dijo Deschamps.

Tres minutos antes a ese gol, Mbappé cabeceó al fondo de la red un centro de Dembélé desde la derecha y comenzar este Mundial como terminó el previo — con un gol. El atacante de 23 años se arrodilló y estrenó un nuevo festejo, poniéndose una mano en la espalda y un dedo en la frente.

Deschamps bromeó que Mbappé podría ser más letal.

“Siempre sueña con meter goles de cabeza, entonces si empieza a hacer eso, será mucho más peligroso", dijo Deschamps. “Sabía que iba a estar a tope esta noche. Esta es su competición favorita”.

Craig Goodwin puso en ventaja a Australia al empalmar el centro de Mathew Leckie a los nueve minutos.

Francia supo reaccionar al encontrarse abajo en el marcador. El volante Adrien Rabiot definió de cabeza a los 27 y, cinco minutos después, habilitó a Giroud para su primer tanto en el duelo por el Grupo D.

La antesala del Mundial deparó para Francia un goteo incesante de malas noticias debido a varias lesiones. Benzema sufrió un desgarro en su muslo izquierdo en un entrenamiento el fin de semana pasado y fue descartado del Mundial.

El atacante Christopher Nkunku y el defensor central Presnel Kimpembe también causaron baja en días recientes por problemas físicos.

Los australianos palpitaban dar un zarpazo ante un rival en apariencia menguado. Sus hinchas también se entusiasmaron, burlándose Mbappé cuando el astro del Paris Saint-Germain perdió un balón al intentar un regate por la banda izquierda.

El gol tempranero de Goodwin invitó a soñar en grande.

Pero Francia puso las cosas en su sitio.

Theo Hernández mandó el centro que Rabiot peinó a las redes. Fue el primer gol del centrocampista en un Mundial, cuatro años después que rechazó que le pusieran en la lista de reservas de Francia en caso de lesiones. Incluso le mandó un correo electrónico a Deschamps para plasmar el deseo y estuvo apartado del equipo nacional durante dos años.

Rabiot ahora es alguien esencial, el líder de un mediocampo que perdió por lesiones a Paul Pogba y N’Golo Kante, los motores de la sala de máquinas de Francia en Rusia.

“Tener a Adrien jugando a este nivel es muy importante para nosotros”, señaló Deschamps.

Pero las lesiones siguen sin darle tregua a Les Bleus. Deschamps podría tener que prescindir de Lucas Hernández — el hermano mayor de Theo. El zaguero se lastimó la rodilla en la jugada del gol australiano.

“Tendrá que someterse a pruebas médicas, pero lamentablemente parece que es algo bastante serio", dijo Deschamps. “Ha sido la verdadera nota negativa de la noche”.