Ginecoobstetra es demandado por una mujer a cuya madre inseminó con su propio esperma

·3  min de lectura

UNA MUJER demandó a su exginecólogo después de enterarse de que él es en realidad su padre biológico. Ella supuestamente fue concebida a través de una inseminación artificial cuando su madre era paciente de él.

Este caso es solo uno de los muchos que han sido interpuestos contra médicos en años recientes, en donde resaltan la naturaleza demasiado común de estos abusos médicos, los cuales son descubiertos gracias al surgimiento de los equipos caseros de pruebas genéticas.

Según el Democrat and Chronicle, el Dr. Morris Wortman, de Rochester, Nueva York, fue acusado de inseminar artificialmente a sus pacientes usando su propio esperma sin el consentimiento o conocimiento de las mujeres que atendía.

La demanda fue presentada la semana pasada por una mujer anónima de Geneseo. La mujer había sido desde hacía tiempo una paciente del Dr. Wortman en su clínica, el Centro de Trastornos Menstruales, al igual que su madre.

También lee: Soy adoptada y conocí a mi mejor amiga en el trabajo; resultó ser mi hermana biológica

La demandante dijo que fue concebida en 1985 a través de inseminación artificial y que su madre en ese entonces estaba bajo el cuidado del Dr. Wortman. Supuestamente, a su madre le dijeron que su donante de esperma era un estudiante anónimo de medicina del Centro Médico de la Universidad de Rochester.

De adulta, la mujer, con la esperanza de saber más sobre su padre biológico, supuestamente completó una prueba casera de ADN. Pronto descubrió que tenía cinco medios hermanos.

Con el tiempo, la mujer se enteró de que Wortman posiblemente era su padre cuando uno de sus medios hermanos recién descubiertos contactó a la hija del médico de un matrimonio previo. Cuando se hizo la prueba, se reveló que el medio hermano y la hija conocida de Wortman tenían un 99.99 por ciento de probabilidades de ser medios hermanos.

No te pierdas: Mujer da a luz nueve bebés; le habían anunciado que esperaba siete

Dado que la mujer había sido paciente del Dr. Wortman sin saber que él era su padre, su demanda se centra en el daño emocional y la angustia provocada por la revelación.

La expaciente anónima no es la única víctima de Wortman que ha revelado los hechos. A los 35 años, Carl Lore se enteró de que él no solo había sido concebido mediante un donante, sino que el donante en cuestión era nada menos que el ginecoobstetra de su madre, el Dr. Wortman.

Como la demandante, Lore le comentó al Democrat and Chronicleque a su madre le dijeron que el donante era un estudiante de medicina de la Universidad de Rochester, pero los resultados de la prueba de ADN sugirieron lo contrario.

Te interesa: Científicos logran separar los espermatozoides que definen el sexo de los bebés

Lejos de ser aislados, los incidentes hablan de la frecuencia con que estos tipos de acusaciones se han descubierto gracias al uso de pruebas caseras de ADN. Por ejemplo, en noviembre del año pasado, un médico de Texas fue sometido a una investigación después de que supuestamente usó su propio esperma para preñar a varias pacientes. Se dice que el médico lo hizo porque el esperma congelado, perteneciente a los donantes elegidos por las pacientes, no funcionaba.

Apenas dos meses antes, se reportó que una mujer de California fue concebida usando el esperma del médico de fertilidad de su madre, y que ella había heredado una rara enfermedad genética como resultado de la mala praxis.

Newsweek contactó tanto a Carl Lore como a la clínica del Dr. Wortman para que dieran comentarios adicionales, pero no recibió respuesta antes de esta publicación. N

—∞—

Publicado en cooperación con Newsweek / Published in cooperation with Newsweek

Nuestro objetivo es crear un lugar seguro y atractivo para que los usuarios se conecten en relación con sus intereses. Para mejorar la experiencia de nuestra comunidad, suspenderemos temporalmente los comentarios en los artículos.