Los Gigantes hacen sufrir horrores a los Marlins, pero especialmente a un “terrible’’ Elieser Hernández

·3  min de lectura

Unas 24 horas después de una victoria sublime, llegó la derrota...terrenal. Si guiados de la mano de un Sandy Alcántara soberbio los Marlins lucieron el jueves como candidatos a la postemporada, el viernes semejaron a un conjunto sotanero sin esperanzas ni ilusiones.

¿Dónde está el justo medio entre ambas realidades? De acuerdo con el record momentáneo (21-29) más cercano de lo segundo que de lo primero, porque va a ser difícil avanzar si con cada giro de la rotación se debe acudir a un “iniciador’‘ en vez de ir con un “abridor’‘.

El comienzo del choque fue a la cuenta de Richard Bleier, pero la mayor carga de la derrota15-7 frente a los Gigantes recayó en los hombros de Elieser Hernández, quien no solo ha perdido su puesto en el pitcheo de primera línea sino que debe hilar fino en sus próximas actuaciones en busca de un repunte positivo.

“Terrible’‘, coment’o Hernández cuando le preguntaron sobre su actuación. “Creo que mi principal problema estuvo en la localización de los pitcheos. He tratado de todo para mejorar y se que lo voy a conseguir. Pero las cosas no han salido como uno esperaba’‘.

Si a Bleier, quien realizaba la segunda apertura de su carrera en Grandes Ligas, le anotaban una carrera, al venezolano le pisaron la goma en ocho ocasiones producto de cuatro cuadrangulares que le convirtieron en el dudoso líder de palos de vuelta entera permitidos en las Mayores con 18.

Ya en su salida anterior a Hernández le habían pegado tres bambinazos, pero en esta ocasión San Francisco cargó contras sus envíos de manera insistente y efectiva y nada pareció funcionarle a un Hernández que antes del 2022 exhibió rachas de talento opacadas por sus largos períodos de lesiones.

Con un giro cruel, ahora el sudamericano se encuentra en perfectas condiciones de salud, pero su inicio de temporada no ha estado a la altura de lo que se esperaba y su efectividad de 6.75 indica a las claras el duro momento que atraviesa, el peor de su carrera en estado saludable.

“Tenemos que ayudar a Elieser a mejorar’‘, apuntó el manager Don Mattingly. “Elieser es un luchador, pero debemos ver en qué podemos recuperarlo, tal vez mirando las cosas de un ángulo diferente. Vamos a seguir tratando con él, porque nos hace falta’‘.

Los Gigantes pegarían otro cuadrangular más con el bate de Brandon Crawford, pero este sería un grand slam que elevaría a cinco su números de impulsadas para igualar a Mike Yastremski, quien igualmente sacaría una bola para las gradas con cinco remolcadas.

Tan bien aprovecharon la artillería de largo metraje los visitantes que sus 15 anotaciones las produjeron con 14 imparables, un sentijdo de oportunidad que ya quisieran los Marlins atenazados en una dinámica nada agradable de un paso adelante y dos hacia atrás

Describir la manera en que los Gigantes fueron abultando su marcador sería como hacer un recuento de horrores y cuando Don Mattingly situó a William Astudillo como lanzador en la novena entrada era como una imagen que resumía toldo lo malo de la jornada, aunque el venezolano sacó -a puro slider- tres outs mejor que algunos relevistas.

Los Marlins facturaron tres carreras en la parte baja de esa entrada, incluyendo un vuelacercas de Jesús Sánchez, pero era también ante otro lanzador de posición, Donovan Walton, quien había custodiado la segunda base antes de ser llamado para poner punto final al juego.

Nuestro objetivo es crear un lugar seguro y atractivo para que los usuarios se conecten en relación con sus intereses. Para mejorar la experiencia de nuestra comunidad, suspenderemos temporalmente los comentarios en los artículos.