Gibraltar, posible víctima inocente de Brexit

Por BARRY HATTON

LISBOA (AP) — En lo profundo del Peñón de Gibraltar hay una sala conocida como La Bóveda. Cavada por el ejército británico durante la Segunda Guerra Mundial, alberga los servidores que alimentan los portales de decenas de empresas internacionales de apuestas por internet.

Esas firmas fueron atraídas a este territorio británico al sur de España por sus bajos impuestos y su acceso irrestricto al mercado único de la Unión Europea, con 500 millones de personas.

Es un negocio floreciente que representa el 25% de la economía de Gibraltar, un 40% de sus ingresos en concepto de impuestos corporativos y casi 3.000 de los 26.000 empleos de este territorio.

Y el mercado europeo va a seguir creciendo. De acuerdo con la firma recolectora de datos del mercado H2 Gambling Capital, podría generar 30.000 millones de euros (32,500 millones de dólares) para el 2021, casi duplicando sus actuales niveles.

La inminente salida de Gran Bretaña de la UE, por lo tanto, genera nubarrones sobre el futuro de Gibraltar, que podría quedar aislado del resto del bloque. Esa posibilidad ya está teniendo un impacto indirecto en el peñón al hacer que Malta resulte un destino con bajos impuestos más atractivo.

Por ahora no cunde el pánico y ninguna empresa de apuestas ha dicho que piense irse de Gibraltar mientras duren las negociaciones entre los británicos y la UE sobre los detalles de la partida británica. La primera ministra británica Theresa May puso en marcha un proceso de negociaciones que duraría dos años al convocar elecciones adelantadas para el 8 de junio.

Pero altos ejecutivos de 888, que administra uno de los casinos online más grandes del mundo, ya hicieron sonar campañas de alarma.

Este año advirtieron que su acceso a los otros 27 integrantes de la UE podría verse seriamente afectado si prevalece un escenario extremo, en el que Gibraltar y el resto de Gran Bretaña deben pagar altas tarifas de importación y exportación y se niega licencias a algunas empresas.

En su informe anual, 888 dijo que, “en esas circunstancias, reconsideraría la conveniencia de seguir operando en Gibraltar”.

“Malta podría ser una alternativa”, agregó.

Malta, pequeña isla en el medio del mar Mediterráneo, podría atraer numerosas empresas de apuestas. Su gobierno es otro abanderado del sector de las apuestas online, que representa un 11% del PBI de la isla y emplea 8.000 personas.

Otras dos empresas de apuestas grandes, Ladbrokes Coral Group y William Hill, dicen que están siguiendo de cerca las negociaciones de Brexit y que, al igual que 888, por ahora no piensan irse de Gibraltar.

William Hill creó un grupo de trabajo para seguir el tema y “hacer todos los arreglos necesarios en caso de que se vea alterado el cruce de la frontera de Gibraltar o la disponibilidad de servicios a través de Gibraltar”.

Para quienes trabajan en ese sector, los próximos dos años van a ser un período agitado. Unas 1.800 personas --casi el 60% de la fuerza laboral del sector de apuestas online-- viaja desde España a oficinas generalmente ubicadas en edificios con vistas de la Bahía de Gibraltar, en la que atracan elegantes yates.

Su futuro, y el de la industria, depende en buena medida de si Madrid decide restringir el cruce de la frontera, como ha hecho en otras ocasiones, después de la partida de los británicos.

Esa es la “preocupación real” de los empleados, dice Mark Jordan, director de la firma de análisis de la industria de apuestas en PwC de Londres. “¿Qué actitud asumirá España?”.

Gibraltar ha generado tensiones entre el Reino Unido y Gran Bretaña por décadas. En 1969 el dictador español Francisco Franco cerró la frontera en un esfuerzo por causar caos en la economía del peñón y recuperar el territorio.

Hay quienes creen que Brexit podría conseguir lo que no pudo lograr Franco.

El gobierno británico no oculta la importancia que la UE tiene para su economía y el 96% de la población votó a favor de permanecer en el bloque en el referendo de junio del año pasado.

El comercio libre con la UE ha traído prosperidad al peñón. Y ahora las autoridades aguantan la respiración.

Phill Brear, comisionado de juego de Gibraltar, dice que le parece “sensible y prudente” que las empresas de apuestas contemplen alternativas para cuando Gran Bretaña se salga de la UE, al tiempo que recuerda que el Reino Unido representa el 40% del mercado europeo actual.

Bear no pierde la esperanza de que las firmas de apuestas puedan permanecer en Gibraltar, aunque admite que la salida de Gran Bretaña de la UE es “una caja de Pandora y nadie sabe qué pasará”.