Ghislaine Maxwell es sentenciada a 20 años por tráfico sexual de niñas para Jeffrey Epstein

·9  min de lectura

En un giro de los acontecimientos que muchas de sus víctimas creían imposible, Ghislaine Maxwell fue sentenciada el martes a 20 años de prisión por reclutar y preparar a niñas para que fueran abusadas sexualmente por su ex novio, el financiero Jeffrey Epstein.

Maxwell, de 60 años, que contaba con líderes mundiales y miembros de la realeza entre sus amigos íntimos, pasará probablemente el resto de su vida entre rejas.

Maxwell ha sostenido su inocencia e indicó que apelará su condena.

Seis mujeres hablaron el martes sobre el impacto que los delitos de Maxwell tuvieron en su vida y su lucha por recuperarse.

“La mejor manera de encarcelar a alguien es hacer que cree los barrotes de la prisión en su propia mente”, dijo “Kate”, una de las cuatro víctimas que declaró en el juicio, usando un seudónimo para proteger su privacidad.

Maxwell fue condenada en diciembre de 2021 por tráfico sexual de menores y delitos relacionados. En su juicio, cuatro víctimas explicaron cómo Maxwell las había reclutado y preparado para que Epstein abusara de ellas.

Maxwell y Epstein llevaban un estilo de vida de viajes y ocio lujosos, volando en los aviones privados de Epstein entre sus mansiones de Nueva York y Palm Beach; su rancho en Nuevo México y su isla privada, Little St. James, en las Islas Vírgenes de Estados Unidos.

Estos lujosos lugares fueron el escenario de cientos de agresiones sexuales y la pareja ejercía su poder tanto para atraer como para intimidar a las chicas de las que abusaban. Varias víctimas indicaron que Maxwell y Epstein las instruyeron para que mantuvieran relaciones sexuales con los amigos de alto poder de la pareja.

A principios de este año, el príncipe Andrés de Gran Bretaña llegó a un acuerdo de conciliación en una demanda por abuso sexual presentada por Virginia Giuffre, quien dijo que Maxwell la reclutó cuando Giuffre era una adolescente que trabajaba como asistente del spa del club Mar-a-Lago de Donald Trump y luego la instruyó para que tuviera relaciones sexuales con Epstein y más tarde con Andrés, entre otros amigos prominentes de la pareja. Andrés llegó a un acuerdo de conciliación por 12 millones de libras esterlinas, unos $14 millones.

Para las víctimas de Epstein y Maxwell, su búsqueda de justicia ha sido larga y evasiva, con amenazas regulares de descarrilamiento.

“Hubo muchas veces en las que pensé que nunca llegaríamos a este punto”, dijo Annie Farmer, una de las mujeres que testificó en el juicio de Maxwell el año pasado y una de las seis que hablaron en la audiencia de sentencia del martes. La hermana mayor de Farmer, María, que también fue una de las víctimas de Epstein y Maxwell, se puso en contacto por primera vez con las autoridades sobre los abusos de Epstein en 1996.

Más de una década después, Epstein negoció un acuerdo de culpabilidad notablemente indulgente en 2008 sin el conocimiento de sus decenas de víctimas. Epstein fue arrestado de nuevo en julio de 2019 y acusado de nuevo, pero murió bajo custodia federal un mes después, lo que muchas víctimas vieron como una oportunidad de justicia negada.

Otra complicación fue que después de la condena de Maxwell, un jurado reveló públicamente que no había testificado durante la selección del jurado sobre su historial previo de abuso sexual en la infancia, lo que amenazaba con deshacer el veredicto.

La jueza Alison J. Nathan decidió finalmente que el hecho de que la jurado no revelara sus antecedentes —que él insistió en que se trató de un error honesto— no era razón suficiente para anular el juicio, aunque sin duda se volverá a tratar durante la apelación de Maxwell.

Los días previos a la sentencia de Maxwell también han sido tensos. Los abogados de Maxwell amenazaron con solicitar un retraso de la sentencia en una carta el sábado porque dijeron que Maxwell había sido puesta en vigilancia por riesgo de suicidio el día anterior por decisión de los funcionarios de la prisión, a pesar de que no era suicida. Dijeron que se le había negado su material legal mientras estaba en vigilancia por riesgo de suicidio. Los funcionarios de la prisión respondieron que ella se había puesto en contacto con el inspector general de la Oficina de Prisiones federal, diciendo que se sentía amenazada por el personal de la prisión, pero luego se negó a dar detalles sobre esa amenaza a los psicólogos de la prisión.

El psicólogo en jefe de la prisión temía que Maxwell “pudiera estar intentando ser trasladada a una celda individual donde pudiera autolesionarse”.

Antes de la sentencia, Maxwell ofreció un relato de una infancia problemática en la que murieron dos hermanos y ella sufrió abusos físicos y emocionales a manos de su padre, el magnate de la prensa británica Robert Maxwell, y tuvo una madre distante. Sus abogados escribieron que la muerte de su padre en noviembre de 1991 —se ahogó mientras navegaba en su yate, el Lady Ghislaine— la hizo vulnerable a Epstein, aunque no la describieron como víctima de Epstein. Tras la muerte de Robert Maxwell, se reveló que había malversado fondos de la editorial y del fondo de pensiones de sus empleados, lo que supuso un enorme escándalo británico.

Y aunque la sentencia de Maxwell hacía referencia a “las heridas causadas por Epstein”, expresaba poco remordimiento. De hecho, durante el juicio, los abogados de Maxwell dijeron que las cuatro víctimas que declararon fueron motivadas por el beneficio económico y no como verdaderas víctimas, y se centraron en las incoherencias de sus relatos.

Jill Steinberg, ex fiscal federal y funcionaria del Departamento de Justicia con amplia experiencia en casos de explotación infantil, dijo que le sorprendió que Maxwell no se esforzara en sus alegaciones previas a la sentencia para expresar cierta simpatía por las víctimas y pensó que eso pudo haber perjudicado las esperanzas de Maxwell de obtener una sentencia más leve.

“Hay formas de asumir la responsabilidad de ciertas cosas y de reconocer a las víctimas sin asumir la responsabilidad”, dijo Steinberg.

La Policía de Palm Beach comenzó a investigar a Epstein en 2005 después que una niña de 14 años denunció que Epstein había abusado de ella en su mansión de Palm Beach. El FBI también investigó la denuncia. A pesar de las decenas de denuncias de abusos, Epstein llegó a un acuerdo de culpabilidad notablemente indulgente con los fiscales federales del Distrito Sur de la Florida en 2008 que le permitió declararse culpable de dos cargos estatales de prostitución, uno de ellos relacionado con una menor de edad.

Cumplió 13 meses en un ala privada de la cárcel del Condado Palm Beach y se le permitió trabajar varias horas al día en una oficina cercana.

El acuerdo de Epstein fue el tema de la serie Perversión de la Justicia de 2018 del Miami Herald, que llevó a los fiscales federales del Distrito Sur de Nueva York a reexaminar su caso contra Epstein y presentar nuevos cargos sexuales contra él en julio de 2019. Epstein murió bajo custodia federal un mes después, en lo que se ha considerado un suicidio por ahorcamiento.

Maxwell fue acusada aproximadamente un año después de Epstein, detenida en una propiedad de 156 acres que había sido comprada meses antes a través de una empresa fantasma. Maxwell la había recorrido usando un seudónimo.

La propiedad de 156 acres donde Ghislaine Maxwell fue arrestada en Bradford, New Hampshire.
La propiedad de 156 acres donde Ghislaine Maxwell fue arrestada en Bradford, New Hampshire.

Los delitos de Epstein —y su muerte— pesaron sobre el proceso desde el principio. A Maxwell, a quien se le negó la libertad bajo fianza en cuatro ocasiones por temor a que huyera del país, se le mantuvo con frecuencia en una efectiva vigilancia por riesgo de suicidio, con vigilancia nocturna y ropa de papel. Sus abogados se quejaron de que las condiciones eran una respuesta directa a la muerte de Epstein.

En el juicio, argumentaron que Maxwell era castigada por los delitos de Epstein y que el nombre de Epstein se invocaba más que el de Maxwell, al menos al principio.

Evidencia de la acusación federal de Ghislaine Maxwell en 2021.
Evidencia de la acusación federal de Ghislaine Maxwell en 2021.

Pero en el transcurso de dos semanas, cuatro mujeres testificaron sobre el papel que tuvo Maxwell al hacerse amiga de ellas y, en última instancia, al prepararlas para los abusos de Epstein. Suponían que era la esposa o la novia de Epstein, y su presencia las tranquilizaba inicialmente. Se interesaba por ellas, lo que halagaba a las chicas, cuyas edades oscilaban entre los 14 y 16 años cuando conocieron a Maxwell. Pero también les normalizó la idea de la actividad sexual, preparándolas para los abusos de Epstein.

Maxwell inició una conversación con “Jane” de 14 años —el seudónimo usado por una de las víctimas que declaró ya de adulta— cuando Jane estaba comiendo helado en su campamento de verano en Michigan. Jane testificó que al principio Maxwell se había sentido como una hermana mayor, pero que después la aconsejó sobre cómo satisfacer sexualmente a Epstein.

Anne Farmer declaró en el juicio que Maxwell le había tocado el pecho desnudo cuando tenía 16 años mientras le daba un masaje en el rancho de Epstein en Nuevo México. Más tarde, ese fin de semana, Epstein abusó de Farmer en su cama y ella escapó escondiéndose en el baño hasta que él se fue.

“Kate” testificó que cuando se conocieron, Maxwell “parecía muy emocionante y parecía ser todo lo que yo quería ser”. Kate, que tenía 16 años en el momento de su primer encuentro, dijo que al principio le había gustado hacer feliz a Maxwell satisfaciendo sexualmente a Epstein. Ella continuó teniendo relaciones sexuales con Epstein varios años y temía que cortar los lazos con Maxwell y Epstein pudiera perjudicar su carrera como modelo y cantante debido a los poderosos amigos de la pareja.

“Carolyn”, la cuarta víctima que testificó, recordó que poco después de conocerse, cuando ella tenía 14 años, Maxwell le dijo que tenía “un gran cuerpo para el señor Epstein y sus amigos”. Carolyn dijo que, como resultado de los abusos de Epstein, se hizo adicta a los analgésicos y a la cocaína para “reprimir” sus experiencias.

Las víctimas que hablaron en la sentencia del martes describieron los esfuerzos que han hecho para recuperarse del trauma de sus abusos.

Steinberg, la ex fiscal, atribuye a la persistencia de las víctimas en contar su historia lo que llevó a la sentencia del martes.

“Creo que es un triunfo para ellas”, dijo.

Nuestro objetivo es crear un lugar seguro y atractivo para que los usuarios se conecten en relación con sus intereses. Para mejorar la experiencia de nuestra comunidad, suspenderemos temporalmente los comentarios en los artículos.