Ghani parte a EEUU en busca de apoyo militar para frenar el avance talibán

·2  min de lectura

Kabul, 24 jun (EFE).- El presidente de Afganistán, Ashraf Ghani, viajó a Estados Unidos como parte de su visita oficial de dos días en la que se reunirá con el presidente estadounidense, Joe Biden, un encuentro en el que espera conseguir apoyo para hacer frente a la ofensiva de los talibanes.

Ghani, que salió de Kabul la noche del miércoles, mantendrá reuniones separadas con el presidente estadounidense, miembros del Congreso y el Senado de Estados Unidos, funcionarios de alto nivel del Gobierno estadounidense, y algunas figuras influyentes", informó hoy el Palacio Presidencial en un comunicado.

Entre otros temas, Ghani conversará sobre "el nuevo capítulo de las relaciones" entre ambos países tras la retirada de tropas de EEUU, en aras de mantener el apoyo, equipamiento y cooperación estadounidense con las fuerzas de seguridad afganas; la ayuda económica para el desarrollo, y los esfuerzos conjuntos en la lucha contra terrorismo, agrega el escrito.

En esta visita, Ghani estará acompañado por el presidente del Consejo Superior para la Reconciliación Nacional, Abdullah Abdullah; el primer vicepresidente, Amrullah Saleh; el ministro de Relaciones Exteriores, Haneef Atmar; el asesor de seguridad nacional, Hamdullah Muhib; el presidente de la Comisión Independiente de Derechos Humanos de Afganistán, Shahrzad Akbar; y dos mujeres integrantes del equipo de negociación.

El Gobierno afgano espera que este viaje, que tiene lugar en un momento "muy importante" para el país, sea "una visita exitosa y fructífera".

La visita de Ghani coincide con la fase final de retirada de las tropas internacionales de Afganistán, que comenzó el 1 de mayo y se espera que se complete a principios de septiembre para sacar a las 2.500 fuerzas estadounidenses y unas 7.000 fuerzas de la OTAN.

La retirada de las fuerzas extranjeras aparentemente ha dejado un impacto negativo en la moral de las fuerzas de seguridad afganas, que en algunos casos dependían de los ataques aéreos estadounidenses para hacer retroceder los ataques de los talibanes en los últimos años.

Desde el inicio de la retirada de tropas en el último mes y medio, casi 60 distritos de los 370 que componen Afganistán han caído en manos de los talibanes.

Esta es la primera vez en las últimas dos décadas de guerra, que los talibanes toman el control de tantos distritos en tan poco tiempo.

Durante estos combates, los insurgentes se han acercado a las puertas de entrada de las capitales al menos siete provincias, incluidas el norte de Faryab, Sar-e-Pul, Balkh, Baghlan, Kunduz, Takhar y la provincia suroeste de Paktia.

(c) Agencia EFE

Nuestro objetivo es crear un lugar seguro y atractivo para que los usuarios se conecten en relación con sus intereses. Para mejorar la experiencia de nuestra comunidad, suspenderemos temporalmente los comentarios en los artículos.