Las gestiones febriles de Horacio Rodríguez Larreta para sostener su armado "de centro" y no romper con los duros de Pro

Jaime Rosemberg

"Rara vez en política coincide lo que hay que hacer con lo que conviene hacer. Esta es una de esas veces", repite por estas horas el jefe de gobierno porteño Horacio Rodríguez Larreta. A caballo de las encuestas, que por abrumadora mayoría apoyan su postura "dialoguista" con el gobierno de Alberto Fernández en el combate al coronavirus, Rodríguez Larreta intenta morigerar a los sectores más combativos de Pro, que durante el fin de semana pulsearon con él y otros dirigentes para sacar el duro comunicado "por la verdad y la transparencia" en el que defendieron a Darío Nieto -cuyo domicilio fue allanado como parte de la investigación del presunto espionaje ilegal- y a la vez cuestionaron duramente los "atropellos institucionales" del kirchnerismo.

Cerca de Larreta aseguran que la primera versión de aquel comunicado era "difícil de sostener" y que contenía alusiones que hacían ruido, como la que sostenía que el expresidente Mauricio Macri "nunca había pedido un informe de inteligencia" durante su mandato presidencial. El segundo texto, obra del equipo de comunicación de Pro que lidera Hernán Iglesias Illa, "es mucho más razonable", sostienen cerca del jefe de gobierno, que consultó -vía Eduardo Macchiavelli, ministro porteño y secretario general de Pro- con el intendente de Vicente López, Jorge Macri, y más tarde con la exgobernadoraMaría Eugenia Vidal, para que el sector "de centro" firmara de manera consensuada.

La columna de Pagni. De regreso a 2001

"Nos pedían la firma ministros de la Ciudad que ni siquiera conocen a Nieto. Era un texto casi negacionista", se quejaron cerca del jefe de gobierno, y apuntaban a la presidenta de Pro, Patricia Bullrich, por el tono original de defensa cerrada de Macri que -según dicen- tenía el comunicado en su versión original. En el entorno del jefe de gobierno porteño recordaron que tanto Larreta como otros dirigentes de Pro (su vicejefe Diego Santilli, Nicolás Massot, Emilio Monzó, Waldo Wolff) son querellantes en la causa contra una presunta red de espionaje ilegal que lleva adelante el juez Federico Villena. "El mismo vio los videos, las fotos. Tenía que querellar y lo hizo, no tiene nada que ocultar. Pero es cierto que hubo alguien que juntó todo ese material", señalan cerca del jefe de gobierno para justificar bajarle el tono a la defensa de Nieto y Macri.

A pesar de las críticas de los "halcones", el jefe de gobierno porteño apuesta a aliados "moderados" como Rogelio Frigerio y Martín Lousteau.

¿Cómo está la relación entre el expresidente y quien fuera su jefe de gabinete en la ciudad? "Tienen contacto, pero no es todos los días. Es una relación más de información que de consulta", afirmaron altas fuentes del gobierno porteño.

Más allá de la discusión puntual por el texto que finalmente se acordó, cerca de Larreta reconocen que en Juntos por el Cambio, y también dentro de Pro, hay "miradas diferentes de construcción política". "Mientras algunos siguen apostando a la grieta, nosotros creemos que tal vez eso sirva para ganar una elección, pero no para gobernar un país", dicen.

El jefe de gobierno porteño no desconoce que varios de sus socios (no solo Patricia Bullrich, también el radical Alfredo Cornejo y la líder de la CC-ARI, Elisa Carrió) critican su postura de colaboración con el gobierno nacional y el bonaerense en el combate a la expansión del coronavirus. "No creemos que esto complique nuestro vínculo con ellos, en ningún momento agraviamos al Presidente y su equipo. El comunicado apunta a la vicepresidenta", distingue un referente del larretismo.

La relación de Rodríguez Larreta con Mauricio Macri "es más de información que de consulta" dicen en el entorno del jefe de gobierno porteño. Ya no tienen contacto diario

"La postura que tenemos es una decisión pensada, cruzada por lo que tenemos que hacer en este momento y apoyada por el 80 por ciento de la gente, que está cansada de las peleas y quiere que trabajemos juntos", agregó otro alto funcionario. Y redobló la apuesta: "Aunque venga el Papa y nos diga que no lo hagamos, lo vamos a seguir haciendo", ironizaron desde el edificio gubernamental de Parque Patricios.

Dólar blue hoy. A cuánto cotiza

Vidal, Santilli, Jorge Macri, Néstor Grindetti, Monzó, Rogelio Frigerio y Martín Lousteau conforman, entre otros, el núcleo de dirigentes cercanos con los que Rodríguez Larreta imagina su construcción "de centro", de cara a las citas electorales de 2021 y 2023, y con quienes dialoga de manera permanente. "También hay diálogo con Bullrich, Miguel Pichetto y otros dirigentes", puntualizan, de todos modos, cerca del jefe de gobierno.

De todos modos, la prioridad de su gestión es y será, por los próximos meses, la administración de la pandemia en la ciudad. De ese tránsito dependerá, reconocen en el gobierno porteño, su proyección a futuro.