La gestión de Cristina Caamaño en la AFI quedó sellada por la filtración de datos de espías

·3  min de lectura
Caamaño, el día en que fue oficializada como interventora en la AFI
Caamaño, el día en que fue oficializada como interventora en la AFI

La fiscal Cristina Caamaño terminará su gestión como interventora de la Agencia Federal de Inteligencia (AFI) y será reemplazada en los próximos días por el exministro de Defensa, el santafecino Agustín Rossi. El cambio se ejecutará en las próximas horas, mediante una prórroga de la intervención de la AFI por otros 180 días, dijeron fuentes oficiales a este medio. Rossi será designado interventor a través de la firma de un decreto y, eventualmente, el Poder Ejecutivo enviará su pliego al Senado de la Nación para ser avalado formalmente como director de la central de inteligencia, indicó a LA NACION una fuente con despacho en Casa Rosada.

Cristina Kirchner le dijo a Alberto Fernández: "Te pido que a la lapicera la uses"

Caamaño dejará la silla del quinto piso de la central de inteligencia sin haber enfrentado acusaciones por espionaje ilegal, y con la credencial casi unánime entre quienes siguieron de cerca su gestión por haber “saneado” prácticas irregulares que se estilaron durante años en ese organismo. Aún así, distintos dirigentes y funcionarios consultados por este medio señalaron que la gestión “no fue la mejor”. “Los convenios internacionales no son suficientes y no se produce inteligencia estratégica de acuerdo a las hipótesis de conflicto que tiene nuestro país”, criticó un exfuncionario con trayectoria en los servicios de inteligencia.

El exministro de Defensa Agustín Rossi
Rodrigo Nespolo


El exministro de Defensa Agustín Rossi (Rodrigo Nespolo/)

La fiscal forjó su perfil de interventora como asidua denunciante de la gestión de Gustavo Arribas y Silvia Majdalani. Mantuvo hasta hace pocos meses diálogos frecuentes con la Casa Rosada, y logró un buen vínculo con el exjefe de Gabinete Santiago Cafiero, según reconstruyó LA NACION.

Pero nunca logró el aval del Senado -territorio dominado por Cristina Kirchner- para ser nombrada formalmente como directora de la AFI. Durante dos años y medio su mandato fue renovado cada seis meses. Su pliego fue enviado por el Presidente al Congreso en el primer semestre de 2020. Hace casi un año, en la misma semana en que se trataría el pliego en la Comisión de Acuerdos, la interventora de la AFI fue denunciada penalmente por una filtración de nombres de espías que aparecían en una lista enviada por el organismo a la justicia federal de Lomas de Zamora. El abordaje del pliego en esa comisión fue suspendido “por razones de agenda”. Caamaño estuvo imputada en ese expediente hasta hace tres días, cuando la jueza federal María Servini la sobreseyó. Fue después de ese fallo judicial, y en la previa de que venciera la actual prórroga de la intervención, que se destrabó la decisión de nombrar a Rossi.

Una fuente consultada por LA NACION interpretó que el cambio se dio más por la necesidad de otorgarle un lugar a Rossi en el Gobierno que de desplazar a Caamaño. Aún así, la designación genera cierto desconcierto. “Rossi es un gran emisor y defensor de la figura del Presidente. Como ‘Señor 5′ [término utilizado para apodar a quien se desempeña como director de la AFI] no va a tener la facultad de cumplir ese rol, digamos que no es el lugar más apropiado para eso”, opinó un hombre cercano a Alberto Fernández.

La foto que utilizó Caamaño para denunciar persecusión a sindicalistas durante la gestión de Cambiemos
La foto que utilizó Caamaño para denunciar persecusión a sindicalistas durante la gestión de Cambiemos


La foto que utilizó Caamaño para denunciar persecusión a sindicalistas durante la gestión de Cambiemos

En la Casa Rosada aseguran que Fernández tenía este cambio en la cabeza hace tiempo. “Se dilató el cambio cuando se denunció la mesa judicial macrista y se difundió el video de la reunión en el Banco Provincia. Eso le estiró la vida”, justificó un colaborador con despacho en la Casa de Gobierno.

La interventora de la AFI entregó hace tres meses un punteo de iniciativas como una suerte de ante proyecto para reformar la Ley de Inteligencia. Los lineamientos buscaban institucionalizar los cambios que aplicó Caamaño mediante una serie de resoluciones internas a la estructura del organismo y a sus funciones. Pero el proyecto no se materializó ni fue enviado al Congreso. Había sido una de las iniciativas mencionadas por el Presidente cuando inauguró las sesiones ordinarias en marzo de este año.

Nuestro objetivo es crear un lugar seguro y atractivo para que los usuarios se conecten en relación con sus intereses. Para mejorar la experiencia de nuestra comunidad, suspenderemos temporalmente los comentarios en los artículos.