Cómo se gestó la presión de los gobernadores para que Fernández acelere cambios en el gabinete

·4  min de lectura
Sergio Uñac se retira de Casa Rosada luego de la reunión de gobernadores peronistas con el Presidente
Sergio Uñac se retira de Casa Rosada luego de la reunión de gobernadores peronistas con el Presidente - Créditos: @Enrique García Medina

CORDOBA.- La “liga de gobernadores” que venía reclamando más participación en las decisiones de la Casa Rosada empujó ayer al presidente Alberto Fernández para que tome decisiones de reestructuración del gabinete que viene postergando, incluso desde antes de la salida de Martín Guzmán. No solo eso, los mandatarios reclamaron -a viva voz y mucho más enérgicamente que otras veces- nuevas políticas económicas.

La reunión de la liga en el CFI aparecía como una más de las que venían teniendo los gobernadores; llegaban “preocupados” y dispuestos a tratar temas que están siempre en su agenda, que resumen bajo el concepto de un “país más federal y equitativo”. Sin embargo, algo cambió en las horas previas a la cita del mediodía de ayer.

Pese al bono, los piqueteros duros mantienen los reclamos contra el Gobierno y van a la Plaza de Mayo

Empezó a circular que la vicepresidenta Cristina Kirchner impulsaba al chaqueño Jorge Capitanich para la jefatura de Gabinete y regresó la versión de que Sergio Massa tenía su apoyo para convertirse en un ministro de Economía “con poder”. En paralelo, hubo trascendidos de que Alberto Fernández rechazaba los cambios.

Ese combo cambió el humor de los gobernadores que entraron al edificio del CFI dispuestos a ser “terminantes” en sus opiniones sobre la marcha de la gestión de Fernández. No querían más documentos políticamente correctos que incluyeran sus reclamos, pero también el apoyo a Fernández y el pedido de “diálogo” entre todos los integrantes de la alianza oficialista.

No todos los gobernadores coinciden en cuáles son los cambios que deben hacerse. Omar Perotti dejó claro esta mañana que él apoya el desembarco de Sergio Massa. Tuiteó: “Es fundamental que en estos momentos complejos todos sumemos para superar esta situación. @SergioMassa fortalecería la gestión, sumando la experiencia y la capacidad”.

Ayer, cuando al Presidente le llegó la información de que esta reunión de gobernadores sería diferente, su respuesta fue la invitación a la Casa Rosada. El almuerzo fue para frenar la decisión de los gobernadores de explicitar su malestar y disconformidad con la marcha de la gestión . Llevan meses de reuniones de catarsis, donde se quejan puertas adentro, lamentan las consecuencias para sus propios destinos electorales de las decisiones de la Casa Rosada y sacan un documento “lavado”.

Sin llegada a Cristina Kirchner -solo tienen línea directa Capitanich y Axel Kicillof-, los encuentros con Fernández tampoco les sirvieron para conseguir más que promesas de “relanzamientos”. Como viene pasando con otros funcionarios en los últimos meses, empezaron a sentir “hartazgo” de esa dinámica.

Los mandatarios quieren mantener un representante de las provincias en el gabinete. Se lo subrayaron a Fernández. Por las dudas, Juan Manzur -de quien, hasta ahora, se dice que seguiría en su cargo- está haciendo contactos telefónicos por las distintas jurisdicciones, chequeando “qué se dice por ahí”.

A las horas de la asunción de Silvina Batakis en Economía, los gobernadores sacaron un comunicado apoyando a quien trataban en Interior. Hoy el riojano Ricardo Quintela, dijo en Futurorock.fm: “Hay un apoyo explícito nuestro a Manzur, Wado y Batakis”. Ayer, participó por Zoom de la reunión. Aunque la explicación oficial fue el problema con los vuelos por el clima, hay referencias a que no tiene buen vínculo con Massa. Fuentes de su administración deslizan que otros mandatarios también lo “resisten” al presidente de la Cámara de Diputados.

Quintela también sostuvo que, en la reunión con el Presidente, “no se habló de cambios en el gabinete, sí de cambios en políticas económicas”. Varias fuentes no coinciden en esa versión. Lo que sí logró Fernández fue que, después del encuentro, en las redes los dirigentes volvieran a decir que consensuaron seguir trabajando para el “desarrollo”, “crecimiento” y la concreción de obras públicas.

Hubo expresiones duras tanto en el encuentro a solas en el CFI como en el que mantuvieron con Fernández. Les molestó el anuncio del “dólar soja” del que se enteraron por los medios (varios interpretan que puede impulsar a otros sectores a pedir un tratamiento especial), pero todavía más les molestó lo que interpretan como “inacción” del Presidente cuya consecuencia, leen, sería la derrota del peronismo en las elecciones.

En un punto del debate sobre los recortes que Batakis les había anunciado que se deben realizar para que cierren los números -básicamente los afectaría en subsidios al transporte, obras y reparto de ATN-, un mandatario norteño planteó: “A esta altura es preferible que haya menos plata y no que nos lleven al cementerio”. En público, el gobernador de Entre Ríos, Gustavo Bordet, expresó que su provincia se encuentra “ordenada financiera y económicamente”, y que por eso está en condiciones de “colaborar con la Nación para superar estas crisis que son coyunturales”.

Nuestro objetivo es crear un lugar seguro y atractivo para que los usuarios se conecten en relación con sus intereses. Para mejorar la experiencia de nuestra comunidad, suspenderemos temporalmente los comentarios en los artículos.