Cómo se gestó la noticia falsa sobre Brigitte Macron que terminó en la justicia

·4  min de lectura
Brigitte Macron, durante la última cumbre del G-20 en Roma
TIZIANA FABI

PARÍS.– En campaña electoral, todos los golpes están permitidos, hasta los más bajos. Sobre todo en un mundo dominado por las redes sociales. Eso parece confirmar el nauseabundo rumor que agita la web desde hace varios días, según el cual, la primera dama de Francia, Brigitte Macron, habría sido originalmente un hombre, llamado Jean-Michel Trogneux, antes de cambiar de sexo y de nombre.

Utilizando su apellido de soltera, el hashtag se viralizó en Twitter a la velocidad de la luz, acompañado de fotos de la esposa de Emmanuel Macron, cuyo objetivo es encontrarle un aire masculino. El lunes, el abogado de la ex profesora de francés de 68 años indicó que su clienta denunciará ante la justicia a los instigadores de esos rumores transfóbicos.

La abracadabrante historia comenzó con una pseudo-investigación realizada por una internauta, Natacha Rey, cercana a las esferas de extrema derecha y complotistas, para la publicación “Faits & Documents”, de igual tenor.

Emmanuel y Brigitte Macron
PHILIPPE DESMAZES


Emmanuel y Brigitte Macron (PHILIPPE DESMAZES/)

El artículo fue resaltado en octubre por el blog de la misma tendencia “Profession gendarme” que, entre sus artículos sobre supuestos cursos de brujería pro-LGBT en las escuelas californianas, o la forma en que el pueblo judío fue “inventado”, dio un sitio importante al rumor sobre Brigitte Macron. Pero fue la entrevista de Natacha Rey por una autoproclamada médium, en YouTube, que propulsó verdaderamente la teoría a partir del 10 de diciembre, relata el vespertino francés Le Monde.

El hashtag #JeanMichelTrogneux se mantuvo así varios días seguidos en primer puesto de los temas más tratados en Twitter, apoyado por diversos círculos de extrema derecha, militantes anti-Macron cercanos al movimiento de los “chalecos amarillos” y activistas anti-Vax. Ante la inminencia del tsunami, los medios serios, atónitos, se lanzaron en busca del origen del rumor.

Porque, detrás de ese ruido mediático abyecto, se esconde el peligro de una “trumpización” de los debates políticos y el riesgo de que la elección presidencial de abril y mayo de 2022 termine siendo parasitada por teorías complotistas infamantes, como los dos últimos comicios norteamericanos. En 2016, la candidata demócrata Hillary Clinton fue acusada de estar mezclada a una sórdida red de pedofilia, organizada desde una pizzería de Washington. En 2020, numerosas tesis complotistas acusaron a Joe Biden de comportamientos inapropiados con niños.

Brigitte conoció Macron cuando era profesora de un colegio secundario provincial
Brigitte conoció Macron cuando era profesora de un colegio secundario provincial


Brigitte conoció Macron cuando era profesora de un colegio secundario provincial

Francia vivió la misma experiencia durante las últimas presidenciales de 2017, cuando los mismos sectores complotistas comenzaron a hacer circular rumores sobre la supuesta homosexualidad de Emmanuel Macron, el entonces joven candidato, a quien presentaban como apoyado por el “millonario lobby gay” francés. Las versiones —retomadas ampliamente por medios rusos como Russia Today y Sputnik — se volvieron tan insistentes, que el actual presidente se vio obligado a evocarla mediante una ‘boutade’.

“Si en las reuniones sociales o en los mails les dicen que tengo una doble vida con Mathieu Gallet [por entonces director de Radio France] o con cualquier otra persona, se trata de mi holograma que logró escaparse. ¡Pero de ninguna manera soy yo!”, dijo.

Una vez electo, Macron fue acusado por las redes conspiracionistas de pertenecer a la cofradía secreta de los illuminatis, que tienen el triángulo como símbolo, simplemente porque el nuevo mandatario eligió la pirámide del Louvre como marco para su fiesta de investidura.

“Perversidad moral”

Para el especialista de comportamientos radicales Tristan Mendès-France, hay algo de “profundamente norteamericano” en el relato transfóbico sobre Brigitte Macron. Michelle Obama fue víctima de una acusación similar.

“Para las raras personas convencidas de su veracidad, esta historia ilustra la perversidad moral y la sexualidad decadente de las elites: en esa lógica, la primera dama es presentada como una pedófila violadora de niños (su marido es 26 años menor que ella y ambos se conocieron cuando el, adolescente, era aún estudiante secundario y ella su profesora), un motivo recurrente de la complotsfera de extrema derecha estadounidense, cristiana y ultrapuritana”, explica.

Como consta en su página de Facebook, Natasha Rey pertenece a los medios complotistas allegados a QAnon, esa mitología nacida en Estados Unidos durante el mandato de Donald Trump, cuyos miembros están convencidos de que el millonario conservador lucha en secreto contra una red pedófila en las altas esferas del poder.

Primera dama de Francia desde que su marido, Emmanuel Macron, fue elegido presidente de Francia en 2017, Brigitte Macron podría permanecer aún otros cinco años en el palacio del Elíseo, si su marido fuera reelecto en abril de 2022. No obstante, el jefe del Estado aún no ha anunciado su candidatura para esa próxima cita electoral.

Nuestro objetivo es crear un lugar seguro y atractivo para que los usuarios se conecten en relación con sus intereses. Para mejorar la experiencia de nuestra comunidad, suspenderemos temporalmente los comentarios en los artículos.