Germán Paoloski reveló qué chat le prohibió a Sabrina Garciarena ver en su celular

LA NACION

Germán Paoloski es, ante todo, un hombre de familia. Enamorado de Sabrina Garciarena y padre de León, Beltran y la pequeña Mia, el periodista estuvo en PH: Podemos Hablar y contó cómo fue el nacimiento de su hija en plena pandemia, la táctica que usó para conquistar a su mujer y qué le prohíbe a ella mirar en su celular.

"Cuando vi que la cuarentena se iba estirando me empezó a dar miedoa lo desconocido", dijo sobre el momento en que se dio cuenta que su beba nacería durante el aislamiento decretado por el Gobierno. "Había tenido dos hijos en condiciones normales, pero ahora no iba a ser así y me llené de preguntas como a que sanatorio ir, si el hospital estaría lleno de casos, qué iba a pasar en la Argentina... temores y dudas. Después fue pasando el tiempo, el médico nos asesoró y cuando lo transité fue más tranquilo y natural de lo que me imaginaba".

Las primeras fotos de Mía, la hija de Sabrina Garciarena y Germán Paoloski

Mia nació el 5 de mayo trayendo felicidad a la familia. "Al final lo único que cambió fue que, cuando tuve a mis dos primeros hijos, al toque venían mi mamá, mi papá, mis amigos, mis compañeros de laburo... la gente desfilaba por el sanatorio. En este caso, éramos nosotros nada más, estuvimos tres días internados, volvimos a casa y ahora están todos sin poder conocerla", dijo con un dejo de tristeza. "Me gustaría poder abrazar a mi familia, que la puedan ver, tocar y cargar. Mis viejos están desesperados, los papás de Sabri también, y es entendible".

Su historia de amor con Sabrina

"Sabri y yo eramos amigos, pero quiero aclarar antes que nada que no creo en la amistad entre el hombre y la mujer, en el sentido de que no es igual a la que puedo tener con un hombre", dijo al hablar sobre los comienzos del romance con la actriz. "Siento que en algún momento te podés confundir, que es lo que me pasó con ella. Teníamos una relación de amistad de verdad, pero después de un tiempo nos dimos cuenta de que había tantas cosas en común que terminamos siendo pareja".

Las cosas entre ellos comenzaron a confundirse durante un verano. "Coincidimos en Punta del Este, ella había viajado con amigas y yo con amigos. Nos empezamos a ver mucho más que antes y hacíamos planes juntos, sin otras personas. De repente nos encontramos yendo al cine solos y, cuando pasó eso, sentí que la cosa estaba complicada, tenía que dar un paso más pero sin saber si había agua en la pileta", reveló sobre el momento en que se dio cuenta de que le pasaba algo con Sabrina. "Empecé a buscar más momentos juntos, hasta que un día...".

El periodista decidió organizar una salida con varios amigos y Garciarena, pero a último momento les pidió a todos que no vayan. "El plan era que íbamos a comer y después a bailar, pero yo le suspendí la comida a todos. Sabri no se dio cuenta porque es muy volada, no percibió la movida ni sospechó". Esa noche, se dieron el primer beso.

Hoy, con tres hijos y una larga historia de amor, la pareja vive feliz. Y aunque entre ellos hay mucha confianza, hay un límite muy particular que Germán le puso. "Ella tiene la clave de mi celular, pero hay algo que le pedí que no haga y fue un tema. Un día le dije: 'Sabri, yo tengo grupos de chat masculinos con amigos, nunca se te ocurra meterte porque suben videos y cosas que no da'", reveló. "Yo le pedí que no se meta porque no es mi intimidad, es la de otros. De repente, en un grupo de amigos alguien comenta algo que le pasó, muy personal, y no tiene por qué leerlo la mujer de otro".