Gerardo Morales: “Esta ruptura busca debilitar a la UCR y entregar el partido a Larreta”

·5  min de lectura
Gerardo Morales le apunta a Larreta por la división radical
Rodrigo Néspolo

Aunque insista en que su intención es bajar los decibeles de la confrontación, Gerardo Morales no disimula su fastidio por la decisión de una docena de diputados nacionales, apadrinados por el senador Martín Lousteau, de romper el bloque radical para crear un espacio propio en Juntos por el Cambio.

El gobernador jujeño fue lapidario. “Esta ruptura se produce después de que el partido protagonizara un gran desempeño electoral en las últimas elecciones, en momentos en que nos estamos preparando para presentar un candidato competitivo para competir en 2023 en igualdad de condiciones que Pro. Esta ruptura lo que busca es debilitar al radicalismo y entregarle parte del partido a Horacio Rodríguez Larreta”, fustigó ayer Morales, en diálogo con LA NACION. El jefe de gobierno porteño es quien Morales percibe como su principal rival en la carrera por la candidatura presidencial de Juntos por el Cambio en 2023.

El gobernador jujeño relató los detalles del ríspido encuentro que mantuvo ayer, cara a cara, con Lousteau. Señaló que Alfredo Cornejo, jefe del comité nacional de la UCR, le propuso a Enrique “Coti” Nosiglia –el mentor político de Lousteau– acercar posiciones con una elección democrática del próximo presidente del interbloque de diputados de Juntos por el Cambio, cargo que pretendía Emiliano Yacobitti, mano derecha del senador porteño en la Cámara baja.

“Hicimos todo para evitar la ruptura. Propusimos la convocatoria a un plenario de todos los diputados de Juntos por el Cambio para que entre ellos elijan a su futuro jefe del interbloque y las demás autoridades de la Cámara de Diputados. Podían postularse todos los interesados, incluso Yacobitti. Que fuera una elección abierta y democrática –relató Morales–. No lo aceptaron. No les interesó hacer un acuerdo. Ya tenían decidido romper. Con esta negativa, quedó claro que su único propósito era dañar al radicalismo. Debilitarlo para entregarle en bandeja parte del partido a Rodríguez Larreta, su socio político en la Capital. Se impuso en la ruptura del bloque un acuerdo entre porteños”.

Gerardo Morales admite que su reunión con Lousteau se terminó en medio de una fuerte tensión
Fabián Marelli


Gerardo Morales admite que su reunión con Lousteau se terminó en medio de una fuerte tensión (Fabián Marelli/)

–¿Cómo fue la reunión que usted mantuvo con Lousteau en el comité nacional del partido?

–Fue difícil. Nosotros llegamos a la reunión con una presión muy fuerte de Nosiglia, Lousteau y Yacobitti. Tenían ya decidido romper. Fue una decisión pensada, ya acordada: de hecho, ya habían comunicado públicamente la ruptura antes de la reunión. Igualmente, Cornejo insistió en que se hiciera el encuentro. Allí les advertimos que romper el bloque era un error, que lo único que se conseguiría era debilitar al partido. Pero Lousteau mantenía una actitud burlona. Parecía reírse. Yo me exasperé. Le pregunté: “¿De qué te reís si estamos hablando de cuestiones serias?” Empezamos a levantar la voz y… bueno. Lo que sucedió después ya lo reflejaron los medios. Fue muy tenso. Rápidamente se terminó la reunión.

–Usted dice que esta ruptura debilitará al partido para beneficiar a Rodríguez Larreta. ¿Cree que Larreta alentó, de alguna manera, esta división?

–A mí me llegan versiones en ese sentido… que Yacobitti y Lousteau, con tal de convencer a los diputados que finalmente rompieron, usaron sus vínculos con Rodríguez Larreta. A ver, no es nuevo que Lousteau y compañía rompen cada vez que pierden. En Córdoba, Buenos Aires y Santa Fe no aceptaron la derrota en las primarias. Mandaron a la barra brava de Nueva Chicago para pegarles a los chicos de la Juventud Radical cuando perdieron la elección, la semana pasada.

–¿No cree que tiene un impacto negativo en el electorado que los votó este espectáculo de peleas internas?

–Peor espectáculo es el que protagonizan los que fomentan las divisiones. Quienes mandan barrabravas de Nueva Chicago para pegarles a los jóvenes de la Juventud. La gente tiene razón si no toma a bien estas actitudes. Hay cosas que deberemos corregir para adelante, establecer reglas de juego para mejorar la institucionalidad del partido. Si soy elegido presidente del comité nacional, mi primer paso será fortalecer la institucionalidad de la UCR y sus vínculos con los demás socios de la coalición. De hecho, es muy probable que antes de fin de año mantenga un encuentro personal con Mauricio Macri como expresidente de la Nación. También mantendré una reunión con Patricia Bullrich y con Lilita Carrió, de la Coalición Cívica.

–Está claro que usted quiere ser el próximo presidente de la UCR. ¿Sabe si Lousteau aspira a lo mismo?

–No lo sé. Un sector minoritario del partido lo propone; él está en todo su derecho. Si se postula y pierde, deberá aceptar la conducción elegida de manera mayoritaria. No vaya a ser que ahora pretenda dividir al comité nacional.

–¿Habrá algún tipo de represalia contra quienes rompieron el bloque? Hay quienes sugieren que la nueva bancada -que será presidida por Rodrigo de Loredo- no debería usar la sigla UCR.

–No queremos generar más ruido interno. De lo contrario, no haremos otra cosa que hacerle el juego al Gobierno. Estas divisiones internas perjudican no solo al radicalismo; también a la coalición de Juntos por el Cambio. Por eso tenemos que tener el cuidado de preservar, ante todo, la coalición como principal alternativa opositora al Gobierno y darle respuesta a la gente desde nuestra representación en el Congreso.

–¿Usted cree que estos 12 diputados que conformarán el nuevo bloque podrían ser funcionales al Gobierno en la sanción de las leyes?

–No creo. La ruptura tuvo una intención de carácter interno de Juntos por el Cambio: entregarle parte del partido a Rodríguez Larreta.

Nuestro objetivo es crear un lugar seguro y atractivo para que los usuarios se conecten en relación con sus intereses. Para mejorar la experiencia de nuestra comunidad, suspenderemos temporalmente los comentarios en los artículos.