Gerardo Morales denunció que un militante que fue a pedirle la liberación de Milagro Sala agredió a su beba de un año

Gerardo Morales y su hija Guadalupe
Gerardo Morales y su hija Guadalupe - Créditos: @Instagram @tuliasnopek

El gobernador de Jujuy, Gerardo Morales, contó a través de Twitter que vivió una tensa y desagradable situación el fin de semana de Año Nuevo cuando, según reveló, un joven militante fue a pedirle por la liberación de la dirigente de la Tupac Amaru Milagro Sala y agredió a su hija, que solo tiene un año.

“Este es el resultado de la violencia que alimenta el kirchnerismo. Un violento pidiéndome por Milagro Sala, una delincuente condenada por la Justicia, agredió a mi hija, una bebé de un año y cuatro meses”, narró el también presidente de la Unión Cívica Radical (UCR) nacional a sus seguidores en Twitter, el pasado 31 de diciembre.

A ese mensaje le sumó una foto de la persona a la que inculpó: un joven rubio, de bigotes y lentes, vestido con una remera y shorts negros, y con una botella de agua en la mano. “Basta de violencia, intolerancia y cobardía”, pidió el gobernador.

Este contenido no está disponible debido a tus preferencias de privacidad.
Actualiza tu configuración aquí para verlo.

Con rapidez, dirigentes de las distintas terminales de Juntos por el Cambio (JxC) se plegaron a brindarle solidaridad al mandatario jujeño por este hecho que él dijo que le aconteció. Incluso, también mostró respaldo al dirigente radical el presidente del Partido Justicialista de Jujuy, Rubén Armando Rivarola.

“Mi solidaridad para con la familia del gobernador de nuestra provincia. El acto de atacar a una niña es completamente detestable. Repudio este tipo de hechos que generan violencia y rompen con la paz social. Velamos para construir una sociedad con consensos y en estabilidad”, publicó Rivarola en Facebook.

En esta acusación, Morales indicó que la afectada fue Guadalupe, su cuarta hija, fruto de su matrimonio con Tulia Snopek. Pese a lo ocurrido, la familia se mostró junta en imágenes de fin de año. “Lo empezamos felices, disfrutando de estar juntos”, afirmó su esposa en Instagram.

Este contenido no está disponible debido a tus preferencias de privacidad.
Actualiza tu configuración aquí para verlo.

El gobernador tiene una larga tradición de enfrentamientos contra Sala y sus seguidores, debido a que la dirigente social cercana al kirchnerismo -que está bajo prisión domiciliaria- lo acusa de ser responsable de su situación judicial, ya que se considera víctima del lawfare. No obstante, en diciembre la Corte Suprema de Justicia dejó firme una condena a 13 años de cárcel para la referente de la Tupac Amaru por los delitos de asociación ilícita en carácter de jefa, fraude y extorsión, en la causa que se conoce públicamente como Pibes Villeros.

El estado con la Justicia de Sala, que estuvo apresada con preventiva desde 2016 ya que el fallo por este expediente había sido ratificado por el Tribunal Superior de Justicia jujeño, pero hasta diciembre todavía no por la Corte, generó múltiples reclamos en estos años. Incluso, la dirigente social jujeña pretendía un apoyo mayor de la administración de Alberto Fernández.

El Presidente fue a visitarla el año pasado cuando estuvo internada y dijo que había una “clara persecución” en su contra, una postura que mantuvo en toda su gestión, pero desde parte del kirchnerismo y desde los sectores cercanos a la referente social jujeña pretenden un gesto mayor. Incluso algunos grupos presionan por un indulto, algo que Fernández ya rechazó.