Georgia vota en medio de dudas y tras el anuncio de purga electoral

Agencia EFE

Atlanta (GA), 5 nov (EFEUSA).- Georgia celebra elecciones este martes, las primeras desde los polémicos comicios del año pasado en los que resultó electo gobernador el entonces secretario de Estado, el republicano Brian Kemp, el mismo encargado de vigilar el proceso, en medio de dudas y tras el anuncio de una nueva purga electoral.

La votación de esta semana tiene lugar solo días después de conocerse de que la Secretaría de Estado de Georgia planea una purga del padrón electoral que podría afectar a más de 300.000 electores, un 4 % del total de votantes.

Con el recuerdo fresco de los comicios de 2018, en los que la candidata demócrata a la gobernación, Stacey Abrams, acusó a su rival de supresión de votos, la reciente medida anunciada por las autoridades estatales genera dudas y preocupación entre muchos defensores del voto de las minorías.

Y es que, para los demócratas, los republicanos llevaron a cabo una campaña masiva para restringir el sufragio de las minorías.

"Es el estado de Georgia, entonces algo irregular es posible todo el tiempo", declaró a Efe Jerry González, director ejecutivo de la Asociación de Funcionarios Latinos Electos de Georgia (GALEO).

González dijo que su organización estará vigilante ante cualquier situación anormal y destacó la necesidad de que la comunidad esté informada sobre sus derechos al momento de sufragar.

"Si vas a ir a votar y no estás en la lista, debes exigir que te dejen votar provisionalmente ahí mismo y después solucionas. Si tienes problemas y necesitas ayuda, nos puedes llamar a nosotros, al 888-544-2536", añadió el director ejecutivo de GALEO.

En los pasados comicios de medio periodo, Kemp se impuso a Abrams por un estrecho margen del 1,4 %, tras obtener poco más de 50.000 votos más que ella, según los resultados oficiales.

La demócrata, que aspiraba a convertirse en la primera gobernadora afroamericana, reconoció 10 días después de las elecciones que el republicano se convertiría en el próximo gobernador, pero no sin antes lanzarle duras críticas por presuntamente suprimir el derecho al voto de las minorías.

"Este no es un discurso para admitir mi derrota. Porque admitirla implicaría reconocer cosas como que fue verdadera y justa", declaró entonces Abrams.

Tras esas elecciones, la excandidata formó la organización Fair Fight para velar por la transparencia del proceso, y en esta votación estableció una línea de protección al votante (888-730-5816).

Aunque en este caso no está en juego ni la Presidencia ni la gobernación, solo cargos locales, los comicios de este martes han quedado empañados tras el anuncio de las autoridades estatales de que reducirán el padrón electoral, coinciden muchos en la comunidad latina.

La Secretaría de Estado explicó la semana pasada que el derecho al voto de 313.243 electores les sería revocado a partir de diciembre debido a que se han mudado o que no han ejercido el derecho al voto durante varios años.

"La Secretaría de Estado de Georgia está haciendo una actualización rutinaria y legalmente requerida de los archivos de los electores que reduciría en un 4 % el padrón electoral", justificó la entidad estatal en un comunicado.

"Hay miles de personas que votaron en las elecciones de 2018, pero desafortunadamente se miran en la lista que van a ser quitadas del registro de votos", dijo por su parte el director de GALEO.

Para Adelina Nicholls, directora ejecutiva de la Alianza Latina de Georgia Pro Derechos Humanos (GLAHR), la medida constituye una "táctica más para quitar del padrón electoral a potenciales votantes".

"Sin duda continúan afectado la democracia y eso nos impacta a todos, no solo a la comunidad latina", sostuvo la activista.

De acuerdo con The Atlanta Journal-Constitution, la purga electoral será la primera realizada en Georgia desde julio de 2017, cuando se borró a un total de 534.000 votantes de los registros, lo que constituyó la mayor este sentido en la historia de Estados Unidos.

"La seguridad de las elecciones es mi mayor prioridad", afirmó recientemente el secretario de Estado, Brad Raffensperger. El funcionario dijo que por ello "un padrón electoral preciso y actualizado es vital para la seguridad electoral".

La Secretaría de Estado divulgó esta semana los nombres de las personas afectadas y enviará notificaciones a las personas que han estado "inactivas" por más de tres años y no han tenido contacto con los funcionarios electorales durante ese periodo para darles la posibilidad de evitar verse afectados por la medida.

(c) Agencia EFE