El “George Clooney” israelí que se convirtió en el principal rival de Netanyahu

·4  min de lectura
Yair Lapid se consolidó como uno de los principales desafíos para el premier Netanyahu
GIL COHEN-MAGEN

JERUSALÉN.- El centrista Yair Lapid, antigua estrella de la televisión israelí con aires a lo George Clooney, ha ganado credibilidad desde que se lanzó a la política, hasta erigirse en el principal rival del primer ministro Benjamin Netanyahu en las elecciones legislativas del 23 de marzo próximo.

Cuando en 2012, este periodista estrella abandonó los platós de televisión para lanzar su partido Yesh Atid (“Hay un futuro”), sus detractores le reprocharon que jugaba con su imagen de galán de cine para seducir a la clase media. Casi diez años después, Yair Lapid sigue ahí.

Qué dijo Donald Trump sobra la entrevista de Meghan Markle con Oprah Winfrey

En sus afiches de campaña, Netanyahu incluye una foto de Lapid, con el rostro tenso sobre un fondo rojo sanguíneo, que contrasta con la cara sonriente del primer ministro con la bandera israelí de fondo.

Este contenido no está disponible debido a tus preferencias de privacidad.
Actualiza tu configuración aquí para verlo.

En las últimas legislativas, Lapid integró su partido en la coalición centrista “Azul-Blanco” del antiguo general Benny Gantz. Pero cuando en la primavera boreal de 2020, tras tres elecciones que no lograron desempatar a Netanyahu y Gantz, este último se comprometió a formar un gobierno de unión con su rival, Yair Lapid hizo las maletas.

En Tel Aviv, los afiches electorales de Netanyahu incluyen una foto de su rival Lapid, con el rostro serio, que contrasta con la sonrisa del primer ministro y la bandera israelí de fondo.
Agencia AFP


En Tel Aviv, los afiches electorales de Netanyahu incluyen una foto de su rival Lapid, con el rostro serio, que contrasta con la sonrisa del primer ministro y la bandera israelí de fondo. (Agencia AFP/)

“Azul-Blanco” se escindió y Lapid se convirtió en jefe de la oposición mientras la popularidad de Gantz se hundió.” Le dije a (Benny Gantz) ‘ya he trabajado con Netanyahu (...) y no te dejará poner las manos en el volante’”, contó Lapid hace unos meses a la agencia AFP. ”Gantz me dijo: ‘confiamos en él, ha cambiado’. Y le respondí ‘el hombre a los 71 años, no va cambiar’. Y desgraciadamente para el país, yo tenía razón”, agrega Lapid, quien fue ministro de Finanzas durante 20 meses (2013-2014) en un gobierno de Netanyahu.

Prensa y novela policíaca

Nacido en noviembre de 1963 en Tel-Aviv, ciudad donde concentra los apoyos, Lapid es hijo del difunto periodista Tommy Lapid, exministro de Justicia con Ariel Sharon. Su madre, la escritora Shulamit Lapid, es una de las maestras de la novela policial israelí, con una serie de investigaciones cuya protagonista es una periodista.

El periodismo ha impregnado la juventud de Lapid que firmó sus primeros artículos para el diario Maariv, antes de pasar al Yedioth Aharonot, el más vendido del país, lo que le dio una gran notoriedad.

Paralelamente, el hombre con la mandíbula cuadrada prosiguió sus actividades: boxeaba como aficionado, practicaba las artes marciales, escribía novelas policiales y series de televisión, compuso e interpretó canciones y hasta actuó en el cine. Pero fue en la televisión -en los años 2000 se convirtió en presentador del talk-show más seguido del Estado hebreo- donde se impuso como la encarnación de israelí medio, haciendo siempre la misma pregunta a sus invitados: “¿Qué es ser israelí en su opinión?”

Un candidato “normal”

Patriota, liberal, laico, denostado por los judíos ortodoxos, aliados clave de Benjamin Netanyahu, logró pergeñar el centro. ”Lapid es elocuente, carismático (...) pero el Lapid que tenía el cuchillo entre los dientes ha cambiado”, aseguraba recientemente el periodista político Yuval Karni en el Yediot Aharonot.

Un afiche de Lapid en las calles de Bnei Brak
JACK GUEZ


Un afiche de Lapid en las calles de Bnei Brak (JACK GUEZ/)

“Se abstiene de vanagloriarse” y “es el más ‘no candidato’ de todos los candidatos al puesto de primer ministro”, dice el cronista, subrayando que los israelíes “aprecian” la humildad. Durante las últimas semanas, su popularidad ha ido en aumento. Los últimos sondeos dan a su formación una veintena de escaños de los 120 del parlamento, segundo por detrás del Likud (derecha) de Netanyahu.

Benjamin Netanyahu y el príncipe saudita Mohammed, a las puertas de una cumbre en Abu Dhabi

Cuando miles de israelíes se manifestaban contra Netanyahu, cada semana desde hace meses, ante la residencia oficial del primer ministro en Jerusalén así como en los puentes y viaductos del país, Lapid mantuvo el perfil bajo. ”Yo fui a los puentes (...) pero tenía la sensación de que tenía un problema para manifestarme como jefe de la oposición delante de la residencia del primer ministro”, dijo el principal interesado que algún día podría vivir en la calle Balfour.

Agencia AFP