El general Mark Milley da sus primeras declaraciones tras revelarse llamadas a China luego de los disturbios

·5  min de lectura

El director del Estado Mayor Conjunto, el general Mark Milley, ha dicho que las llamadas que hizo a su homólogo en China durante los últimos meses de la presidencia de Trump estaban “perfectamente dentro de los deberes y responsabilidades” de su trabajo.

El general Milley hizo sus primeros comentarios públicos sobre las llamadas el viernes. En octubre y enero, el general Milley habló con el jefe del ejército chino para asegurarle que Estados Unidos no estaba a punto de atacar a China, y aseguró que le daría una advertencia al general si estaba a punto de tomar alguna acción militar.

El general Milley manifestó que llamadas como las que hizo al general Li Zuocheng del Ejército Popular de Liberación son “rutinarias” y tenían la intención de “tranquilizar tanto a los aliados como a los adversarios en este caso para garantizar la estabilidad estratégica”, expuso a The Associated Press.

Las llamadas se informaron por primera vez en Peril, un próximo libro del periodista de Watergate Bob Woodward y su colega del Washington Post, Robert Costa, y han provocado duras críticas de algunos que creen que el general Milley se extralimitó en su autoridad.

El máximo líder militar estadounidense mencionó que ampliaría sus comentarios sobre la llamada durante una audiencia en el Congreso a finales de este mes.

“Creo que es mejor que me reserve mis comentarios en el expediente hasta que lo haga frente a los legisladores que tienen la responsabilidad legal de supervisar al ejército de Estados Unidos”, declaró a la AP. “Entraré en cualquier nivel de detalle en el que el Congreso quiera entrar en un par de semanas”.

El general Milley testificará frente al Comité de Servicios Armados del Senado junto con el secretario de Defensa Lloyd Austin el 28 de septiembre. Se suponía que la audiencia era sobre la retirada de Estados Unidos de Afganistán, pero el general Milley ahora enfrentará preguntas sobre las llamadas que hizo al general Li Zuocheng.

Las llamadas se hicieron en los últimos meses de la administración Trump cuando el expresidente Donald Trump difundía la teoría de la conspiración sin fundamento de que las elecciones de 2020 estaban amañadas. La segunda llamada se realizó el 8 de enero, solo dos días después de los disturbios en el Capitolio cuando un grupo pro Trump asedió el Capitolio de los Estados Unidos en un intento por evitar que el Congreso certificara la victoria electoral del presidente Joe Biden.

Leer más: Jefe militar de EE.UU., Mark Milley, le dijo una vez a Stephen Miller que se “callara la boca” por críticas a protestas

El comité de la Cámara de Representantes que investiga la insurrección del 6 de enero ha solicitado detalles sobre las llamadas del general Milley. Los líderes del comité Bennie Thompson, demócrata de Mississippi, y Liz Cheney, republicana de Wyoming, también han solicitado información sobre las elecciones de 2020, la transición entre las administraciones de Trump y Biden, así como los disturbios en el Capitolio.

El general Milley dirigió anteriormente el Ejército de los EE. UU. y Trump lo nombró director del Estado Mayor Conjunto en 2019.

Tanto el señor Biden como el señor Austin han expresado su apoyo al general Milley tras el informe sobre las llamadas.

Woodward y Costa escriben en Peril que las llamadas ocurrieron el 30 de octubre de 2020, cuatro días antes de las elecciones, y el 8 de enero de 2021, dos días después de la insurrección y menos de dos semanas antes de que Biden ascendiera a la presidencia.

Algunos legisladores han pedido que Biden despida al general Milley, argumentando que cruzó una línea. Trump declaró que el general Milley era “un completo chiflado” y aseguró que “nunca me habló de las llamadas que se hicieron a China”.

“Tengo una gran confianza en Gen Milley”, expuso Biden a los periodistas después de que se revelaron las llamadas. La oficina del general Milley explicó en un comunicado esta semana que el propósito de las llamadas era transmitir “tranquilidad” al ejército chino y eran parte de las responsabilidades laborales del general Milley.

El coronel Dave Butler, portavoz de Gen Milley, dijo que las llamadas fueron “atendidas por personal, coordinadas y comunicadas” dentro del Pentágono y con otras agencias federales.

“El gobierno estadounidense es estable y todo va a estar bien”, sostuvo el general Milley al general Li, según Peril. “No vamos a atacar ni realizar ninguna operación cinética en su contra”.

“Si vamos a atacar, te llamaré con anticipación. No va a ser una sorpresa”, le expresó el general Milley, enfatizando su relación de años con el general Li.

Tras el motín del 6 de enero, el general Milley habló con varios líderes militares de todo el mundo, como altos mandos del Reino Unido, Rusia y Pakistán.

Una descripción de las llamadas de enero expuso que el general Milley habló con “varias” otras contrapartes, expresando tranquilidad después de los disturbios y que el gobierno de Estados Unidos tenía el control.

La llamada al general Li el 8 de enero tenía como objetivo calmar las preocupaciones de China sobre los acontecimientos del 6 de enero, pero, según los informes, el líder militar chino no se convenció fácilmente, incluso después de que el general Milley le mencionase: “Estamos al 100% firmes. Todo está bien. Pero la democracia a veces puede ser descuidada”.

El senador republicano de Florida, Marco Rubio, le ha dicho a Biden que despida al general Milley porque trabajó para “socavar activamente” a Trump, el comandante en jefe en ese momento.

Relacionados

Máximo jefe militar de EEUU defiende sus llamadas a China

Trump: Funcionario temía que ex presidente ordenara ataque a China

Alto general militar tomó medidas secretas para evitar que Trump usara armas nucleares, asegura nuevo libro

Nuestro objetivo es crear un lugar seguro y atractivo para que los usuarios se conecten en relación con sus intereses. Para mejorar la experiencia de nuestra comunidad, suspenderemos temporalmente los comentarios en los artículos.