GB: Primeras vacunas contra COVID-19 podrían ser imperfectas

DANICA KIRKA
·2  min de lectura
Unas personas caminan por una calle en un día lluvioso en Nottingham, Inglaterra, el 27 de octubre de 2020. (Joe Giddens/PA via AP)
Unas personas caminan por una calle en un día lluvioso en Nottingham, Inglaterra, el 27 de octubre de 2020. (Joe Giddens/PA via AP)

LONDRES (AP) — Mientras advertía que las primeras vacunas contra el nuevo coronavirus podrían ser imperfectas, la jefa del proyecto de Reino Unido para desarrollar una inoculación hizo un llamado el miércoles a la cooperación internacional inmediata para prevenir la “mayor recesión mundial de la historia”.

Kate Bingham, quien dirige el grupo de trabajo que desarrolla la vacuna en Gran Bretaña, también pidió no caer en un exceso de optimismo debido a que no hay una garantía de que se logre desarrollar una vacuna exitosa contra el COVID-19.

“Es probable que la primera generación de vacunas sea imperfecta y deberíamos estar preparados para que no prevengan la infección, sino que reduzcan los síntomas, e incluso entonces es posible que no funcionen para todos o por mucho tiempo”, escribió Bingham en un ensayo publicado en la revista médica The Lancet.

Nunca se ha desarrollado una vacuna contra ningún coronavirus, y numerosos intentos para diseñar tratamientos contra el SARS y el MERS —dos enfermedades relacionadas con la misma familia de virus que causa el COVID-19— han fracasado. Los científicos también han advertido que la inmunidad contra los coronavirus parece desvanecerse con el paso del tiempo, y que lograr cualquier inmunidad inducida por una vacuna para protegerse contra infecciones o enfermedades graves podría ser un desafío.

Aun así, diversos países, entre ellos Gran Bretaña, están basando sus estrategias para combatir al COVID-19 en la expectativa de que haya una vacuna lista a principios del próximo año.

El primer ministro británico, Boris Johnson, por ejemplo, ha implementado una estrategia regional de tres niveles que tiene como objetivo frenar la propagación de la enfermedad hasta que haya una vacuna y, al mismo tiempo, minimizar el daño económico que provocaría otro confinamiento generalizado.

Mientras tanto, los casos de coronavirus, las hospitalizaciones y las muertes en Reino Unido y en otras partes de Europa están aumentando en medio de una segunda ola de infecciones.

Gran Bretaña creó el grupo de trabajo hace unos meses para acelerar el desarrollo de una vacuna contra el coronavirus. Dos candidatas se encuentran en las últimas etapas de las pruebas y se prevé que los resultados estén listos para finales del año o principios de 2021. Decenas de otras posibles vacunas se encuentran en fases más tempranas de desarrollo.

___

La periodista de The Associated Press Maria Cheng contribuyó a este despacho.