Gausman es expulsado y sigue hostilidad Medias Rojas-Orioles

Por JIMMY GOLEN

BOSTON (AP) — Las Grandes Ligas advirtieron a los Medias Rojas y los Orioles que dejaran atrás su enconada hostilidad.

Y a continuación, los umpires la ejecutaron esa advertencia.

Horas después de que los administradores de las mayores tuviesen una conferencia telefónica con ambos equipos para exigir el fin de las desavenencias, el abridor de Baltimore Kevin Gausman fue expulsado en la segunda entrada por golpear a un bateador y Boston ganó el juego del miércoles por 4-2.

“Dada la situación y la tensión entre los dos clubes y todo lo que ha pasado en las últimas semanas, todos estamos en alerta máxima con cualquier cosa”, comentó el jefe de los umpires, Sam Holbrook, en una declaración a la prensa. “Tiene que ponerse fin a esto, y creo que la expulsión era lo correcto en ese momento”.

Posteriormente, el jardinero de los Orioles Adam Jones también fue expulsado, después de que le molestó la marcación de un strike. El lunes por la noche, el estelar toletero denunció que fue objeto de insultos racistas en el Fenway Park, lo que ocasionó que los ejecutivos de los Medias Rojas se disculparan, así como el alcalde de Boston y el gobernador de Massachusetts. Los aficionados de las Medias Rojas le ofrecieron una sonora ovación el martes.

Gausman fue expulsado por el umpire de home Sam Holbrook después de lo que pareció una curva que golpeó a Xander Bogaerts. El receptor Caleb Joseph arrojó su máscara al pentágono y el manager Buck Showalter saltó de la cueva para reclamar. Gausman pareció desconcertado al principio, y después vociferó.

Antes del juego, los equipos hablaron con Joe Torre, el encargado de operaciones de béisbol de MLB, y el manager de los Medias Rojas John Farrell dio el mensaje de que "ya es suficiente" después de que los pitchers de Boston lanzaron hacia el cuerpo del astro de los Orioles Manny Machado. El 21 de abril, Machado realizó una barrida a destiempo que lesionó al segunda base de los Medias Rojas Dustin Pedroia.

El miércoles, el as de Boston Chris Sale tiró una recta que pasó por detrás de las rodillas de Machado.

“Creo que la mejor manera de describirlo es así: puedo confirmar que hubo una llamada, y que fue con ambos equipos, básicamente para hablar sobre lo que ha pasado las dos últimas semanas y decir, ‘suficiente’”, dijo Farrell, quien agregó que espera que este sea el final de la riña.

El gerente general de los Orioles, Dan Duquette, indicó que espera que Sale sea suspendido.

“Por supuesto que me preocupan nuestros jugadores, pero no podemos permitir que los pitchers estén lanzando al cuerpo de los bateadores”, indicó Duquette antes del partido.