Gatillo fácil. Una policía quiso dispararle a un ladrón, pero baleó a un cartonero

Gabriel Di Nicola
·4  min de lectura
La Policía Federal allanó una comisaría de la Policía de la Ciudad en un presunto caso de gatillo fácil
Fuente: LA NACION - Crédito: Mauro Alfieri

El hallazgo de un cartonero baleado en una esquina de Constitución derivó en la detención de una oficial de la Policía de la Ciudad y en el allanamiento de una comisaría de la fuerza de seguridad porteña en busca de pruebas para determinar si uniformados ocultaron evidencia o información para encubrir a su compañera, que está imputada del delito de homicidio en grado de tentativa.

Así lo informaron a LA NACION fuentes policiales y judiciales. Si bien el hecho ocurrió el 31 del mes pasado, en las últimas horas, por orden del juez en lo criminal y correccional porteño Martín Yadarola, fue detenida la oficial acusada del homicidio en grado de tentativa y detectives de la División Investigación de Homicidios de la Policía Federal Argentina (PFA) allanaron la Comisaría Vecinal 1 C, situada en San Juan 1757, en Constitución.

"Se secuestró documentación judicial y administrativa", explicó a LA NACION una fuente con acceso al expediente después del allanamiento en la seccional policial. Fuentes de la causa dijeron que la Oficina de Transparencia y Control del Ministerio de Justicia y Seguridad porteño colabora en la investigación con la PFA.

Como se consignó, el hecho ocurrió el último día del año pasado, cerca de las 13. En un primer momento se pensó que el cartonero había sido baleado por un delincuente que se escapaba después de protagonizar un robo, pero con el avance de la investigación comenzó a estar bajo sospecha una oficial de la Policía de la Ciudad, que hasta el momento de los hechos prestaba servicios en el Anexo de la Comisaría Vecinal 1 C.

"Primero se detuvo en un hotel de Constitución a un joven que había quedado filmado por las cámaras de seguridad. En la filmación se lo veía correr por la zona de los hechos. Cuando fue indagado afirmó que él era ladrón, pero que no usaba armas y explicó que ese día le había robado el teléfono a una mujer y que la víctima de su ataque comenzó a disparar y por eso él se había lanzado a correr", dijo a LA NACION una fuente de la investigación.

La Policía Federal allanó una comisaría de la Policía de la Ciudad en un presunto caso de gatillo fácil
Fuente: LA NACION - Crédito: Mauro Alfieri

A partir de ese momento y con el análisis de imágenes de las cámaras de seguridad que captaron los momentos previos y posteriores a que el cartonero fuera herido,comenzó a estar bajo sospecha la oficial de la Policía de la Ciudad. Entonces, el juez Yadarola separó de la investigación a la fuerza de seguridad porteña y convocó a los detective de la División Investigación de Homicidios de la PFA para colaborar en la pesquisa.

Narcotráfico. Detuvieron a un policía prófugo, pieza clave en la "banda del fiscal"

"Con toda lógica, al estar bajo sospecha una oficial de la Policía de la Ciudad, el magistrado puso a trabajar a otra fuerza de seguridad. Sin embargo, desde la Oficina de Transparencia y Control del Ministerio de Justicia y Seguridad porteño se prestó colaboración para que se pueda esclarecer el hecho. Si la Justicia determina que la autora de los disparos fue la uniformada, obviamente será separada del cargo. Lo mismo sucederá si compañeros de la imputada ocultaron colaboración para encubrir el caso o impedir que se avance con la investigación", explicaron fuentes oficiales del gobierno porteño.

A casi una semana de los hechos, el cartonero herido continúa internado en terapia intensiva y con pronóstico reservado.

"La oficial detenida será indagada por el delito de homicidio en grado de tentativa", explicó una fuente judicial.

El juez Yadarola espera el resultado de una serie de peritajes balísticos para confirmar si la oficial imputada disparó con su arma. "La pistola 9 milímetros reglamentaria de la oficial imputada fue secuestrada en los allanamientos de hoy", explicaron fuentes policiales.

Por el momento, según fuentes con acceso al expediente, no hay otros imputados. Pero el juez Yadarola investiga si los oficiales que participaron de las primeras diligencias no sabían que la que había disparado era una oficial de la Policía de la Ciudad o si hicieron movimientos para encubrir a su compañera.

"Las pruebas reunidas hasta el momento nos hace presumir que la persona que disparó fue la mujer policía y que el delincuente que le robó el teléfono celular no tenía armas. Y, además, lo que escribieron los oficiales en el sumario no coincide con lo que ocurrió en la realidad", afirmaron investigadores que trabajan en la causa.

Según fuentes policiales, el personal de la Comisaría Vecinal 1 C tomó intervención en el caso después de que vecinos le alertaran a un uniformado que estaba en la zona sobre una persona herida en cercanías de Constitución y San José.

"Cuando se llegó a la zona, el personal policial encontró herido de un balazo a un cartonero que pasaba por la zona juntando material para reciclar y vender", dijo una fuente policial.

Además de investigar si hubo un encubrimiento por parte de personal de la Comisaría Vecinal 1 C, el juez Yadarola también intentará determinar si el robo del que habría sido víctima la oficial de la Policía de la Ciudad se llegó a consumar o solo fue un intento de ilícito.